Cómo tener WiFi en vacaciones

Cómo tener WiFi en vacaciones

Javier Jiménez

Hoy en día contar con una buena conexión de Internet en todo momento es fundamental para muchos usuarios. Tenemos a nuestra disposición múltiples servicios y plataformas que forman parte de nuestro día a día y que sin estar conectados a la red no podrían funcionar. Por ello en ocasiones debemos buscar alternativas para seguir navegando. En este artículo vamos a hablar de cómo tener Wi-Fi cuando estamos de vacaciones. Algunas opciones que podemos utilizar para contar con una conexión en cualquier lugar.

Cómo tener Internet de viaje

Cuando vamos de viaje es posible que necesitemos contar con una conexión a Internet para poder trabajar desde diferentes dispositivos. Ahora bien, contar con una red Wi-Fi disponible no siempre es posible. Puede que estemos en movimiento en un tren o autobús. Tal vez incluso estemos en un alojamiento que no cuenta con este recurso.

Todo esto hace que debamos buscar alternativas para tener Wi-Fi de vacaciones o de viaje y de esta forma poder conectar todos nuestros equipos a la red. No hablamos solo de navegar desde el ordenador, sino de poder aprovechar esa conexión para utilizar dispositivos móviles muy variados.

Cada vez son más los equipos que utilizamos en nuestro día a día con acceso a la red. Debemos actualizar datos, ver contenido en la nube, enviar información entre dispositivos… Por este motivo, en ocasiones se hace casi imprescindible tener una red disponible para navegar. Especialmente si no estamos en casa puede ser un problema en ocasiones. Por suerte, como veremos, hay opciones que podemos tener en cuenta para navegar desde casi cualquier lugar sin demasiadas preocupaciones.

Router 4G portátil para tener Internet siempre

Sin duda una opción muy interesante es la de contar con un router 4G portátil. De esta forma vamos a poder tener conexión a Internet en cualquier lugar donde haya cobertura móvil. Este tipo de dispositivos además suelen traer incorporada una batería que permite utilizarlo durante horas sin necesidad de conectar a la red eléctrica.

Un router portátil funciona de forma muy sencilla. Básicamente tenemos que utilizar una tarjeta SIM compatible y tener cobertura de red. A partir de ahí el dispositivo ofrecerá conexión como si estuviéramos en casa. Lógicamente la velocidad dependerá de la calidad de la conexión. Si vamos a viajar a un país extranjero, algo muy interesante es comprar una SIM en el destino. De esta forma podremos conectarnos a las redes locales de una manera económica.

De esta forma podremos conectar diferentes dispositivos al mismo tiempo. Según el tipo de router 4G que estemos utilizando admitirá más o menos equipos conectados, pero lo normal es que acepten al menos 10 dispositivos a la vez. Hay que tener en cuenta que los hay más sofisticados, con antenas externas, como si fuera un router normal. Es una alternativa a opciones más pequeñas como la que vemos en la imagen, pero sería peor para poder llevarlo de un lugar a otro fácilmente.

Frontal del router MiFi 4G NETGEAR Nighthawk M2 con los botones de acción

Dongles USB

Una opción alternativa son los dongles USB. Son dispositivos pequeños que conectamos al ordenador al puerto USB y que nos permiten tener Internet. Normalmente cuentan con más limitaciones en cuanto a velocidad y estabilidad, además de poder navegar únicamente desde equipos que acepten este tipo de conexiones.

Sin embargo, a diferencia de los routers 4G no vamos a tener problema de autonomía, ya que se conectan directamente al portátil. También son más económicos. Igualmente vamos a tener que utilizar una tarjeta SIM. No obstante, esto tiene también un problema importante: generalmente solo ofrece Internet al dispositivo en el que está conectado. Sería útil si solo vamos a usarlo en un ordenador y no necesitamos conectar tablets y otros equipos similares.

No sería viable si necesitamos tener Internet en móviles. En este caso la opción sería compartir datos desde el ordenador, creando una red compartida. Pero esto no sería práctico realmente y sería mejor optar por simplemente tener la tarjeta SIM conectada al teléfono y poder conectarnos a la red.

Compartir conexión con el móvil de vacaciones

Esta alternativa es muy utilizada por los usuarios. Es muy sencillo y además no vamos a necesitar comprar ningún aparato, ya que únicamente basta con tener un móvil compatible. A través de nuestro teléfono podemos realizar Tethering y compartir Internet con otros equipos al mismo tiempo.

Uno de los problemas es que va a consumir mucha batería del móvil, lógicamente. Además de que cuenta con más limitaciones a la hora de conectar otros equipos. Sin embargo es interesante como opción económica y sencilla. No requiere mucha configuración, más allá de los parámetros básicos de seguridad.

Hay que indicar que podemos compartir datos de forma inalámbrica, que sería el método más común hoy en día por su facilidad, pero también a través de cable. Podemos conectar los dispositivos entre sí de forma alámbrica y en ocasiones esto puede hacer que tengamos mayor velocidad y estabilidad.

MiFi vs Tethering

Alquilar un Wi-Fi portátil

¿Vas a viajar al extranjero? Alquilar un Wi-Fi portátil es algo que está muy extendido en determinados países como Japón. En ocasiones incluso sale más barato que comprar una tarjeta SIM local. Es algo que podemos contratar desde casa, antes de llegar al destino, y recogerlo una vez allí. También en el propio aeropuerto suele haber empresas que ofertan este tipo de servicio.

Básicamente lo que tenemos es un dispositivo que nos permite navegar por Internet en cualquier lugar con cobertura móvil. Pagamos una tarifa por día o semana y podemos navegar todo lo que queramos (salvo que en la tarifa haya algún límite).

Es una opción interesante para un viaje puntual a un país extranjero y no tener que adquirir tarjetas SIM locales, ni tampoco comprar nuestro propio router 4G. Para aquellos que viajan en grupo, es además más económico. Es posible conectar varios dispositivos y no tener que comprar diferentes tarjetas para datos móviles.

Usar redes Wi-Fi públicas pero con seguridad

Por último, algo básico es utilizar redes Wi-Fi públicas. Están muy presentes en todo tipo de lugares, como sabemos. Eso sí, es muy importante que las utilicemos con total seguridad y que no pongamos en riesgo nuestros datos. Las podemos encontrar fácilmente en hoteles, restaurantes y zonas turísticas, aunque algo más difícil en zonas con menos tránsito de personas.

Para usar este tipo de redes nuestro consejo es utilizar un servicio VPN. Así nuestra conexión irá cifrada y no habrá posibles intrusos que recopilen datos. Estos programas los podemos instalar fácilmente en nuestro ordenador o móvil y hay un amplio abanico de opciones. Eso sí, recomendamos utilizar servicios de pago, ya que los gratuitos podrían ser un problema para nuestra privacidad, además de que ofrecen un rendimiento muy inferior.

Como ejemplos de servicios VPN que funcionan bien y que son seguras podemos nombrar ProtonVPN, ExpressVPN o NordVPN. Hay muchas más, y debemos analizar algunos aspectos como la cantidad de servidores que tienen o los países desde los cuales podemos conectarnos para por ejemplo ver contenido que pueda estar restringido si nos encontramos de viaje.

En definitiva, estas son algunas de las principales opciones para tener Wi-Fi de vacaciones. Una serie de posibilidades para estar siempre conectados en todo momento. Así podremos seguir utilizando aplicaciones, servicios y plataformas que requieran de acceso a la red. Por ejemplo podremos ver nuestras series y películas favoritas por Streaming mientras estamos montados en un autobús.

¡Sé el primero en comentar!