¿Buscas un NAS para Plex? Esto debes tener en cuenta

Escrito por Rubén Velasco

Los servidores NAS son cada vez más populares en las casas. Estos dispositivos permiten a cualquier usuario tener un pequeño servidor doméstico que pueden utilizar para todo tipo de tareas, como, por ejemplo, descargar archivos de Internet, centralizar todo el almacenamiento y compartir datos con otros usuarios y, por supuesto, como servidor multimedia que nos permita reproducir cualquier archivo de vídeo, película o serie guardado en el servidor en cualquier equipo o televisión utilizando herramientas como, por ejemplo, Plex.

Aunque podemos encontrar versiones de Plex prácticamente para cualquier marca y modelo de NAS, no en todos los dispositivos funciona igual, y es que para poder garantizar una estabilidad y un rendimiento del servidor es necesario que el hardware de este sea capaz de mover tanto el servidor como el vídeo, especialmente si estamos pensando en reproducir vídeos en alta calidad.

Configuración Plex

Qué requisitos tiene que tener un NAS para poder mover Plex sin problema

Muchos de los servidores NAS de bajo coste utilizan procesadores ARM. Estos procesadores ofrecen mucho menos rendimiento que otros como Intel en arquitectura x64, por lo que no son recomendables para montar nuestro propio servidor multimedia. Es cierto que si nuestro equipo tiene un ARM de gama alta será capaz de mover sin muchos problemas este servidor, aunque no es lo óptimo, y por poco más podremos comprar otro servidor con un procesador mayor.

Lo mejor, sin duda, es buscar un procesador Intel, pero sin olvidarnos de que no todos ofrecen las mismas características, y es que la gama baja de estos procesadores carece de muchas funciones y optimizaciones relacionadas, por ejemplo, con la decodificación de vídeo, lo que puede dar problemas. Un procesador Intel Celeron 3060 o superior ya debería ser capaz de mover Plex sin problemas incluso para ver contenido 4K.

Otro factor importante a la hora de montar el servidor multimedia es la memoria RAM. La gama baja de los NAS suele tener 1 GB o 2 GB de memoria RAM, insuficiente para poder disfrutar de Plex sin problemas. Si queremos exprimir al máximo este servidor necesitamos buscar una alternativa que tenga, por lo menos 4 GB de memoria RAM, y cuanta más tenga mejor funcionará.

También es muy importante el dispositivo de almacenamiento y la configuración del RAID, ya que cuanto mayor sea la velocidad de lectura más rápidamente accederá el NAS a los datos guardados en el disco, en este caso, nuestras series y pelis.

Por último, debemos ser conscientes de las limitaciones del hardware de nuestro NAS. Si nos hemos gastado 150 o 200 euros en un servidor no podemos esperar que nos reproduzca sin problemas vídeo a 4K en streaming con sonido DTS, igual que con un portátil de 300 euros tampoco podemos jugar a juegos como The Witcher 3 en calidad máxima. Por ello, si no hemos podido invertir más en el NAS y hemos optado por uno de gama baja, podemos mejorar el rendimiento limitando la calidad de la reproducción, por ejemplo, a 720p para que todo pueda funcionar de manera mucho más fluida.

Lo mismo ocurre si queremos utilizar el servidor al mismo tiempo para ver series en streaming y descargar archivos de la red torrent, simplemente su hardware no dará de sí.

¿Tienes un servidor NAS con Plex? ¿Puedes ver todo tipo de contenido sin problemas?