Bluetooth: mitos, funcionamiento y cómo mejorar la calidad

El Bluetooth, como sabemos, es un sistema de transferencia inalámbrica. No solo podemos enviar y recibir archivos en nuestros dispositivos, sino también controlar otros. Por ejemplo podemos subir el volumen de un dispositivo de audio a través de esta tecnología. También mandar una imagen de un móvil a una Tablet. Es un sistema que lleva con nosotros desde hace muchos años, pero todavía hoy sigue siendo muy utilizado. En este artículo vamos a hablar de ello. Vamos a nombrar algunos mitos, explicar cómo funciona y ver cómo podemos mejorar la calidad.

Cómo funciona el Bluetooth

Como hemos mencionado, se trata de una tecnología que lleva muchos años con nosotros. Fue desarrollada a finales de la década de 1980. Es un protocolo de comunicación por radio a corta distancia. Tanto es así que podríamos decir que solo funciona a unos metros de distancia.

Con el paso del tiempo ha mejorado en prestaciones. Hoy en día requiere mucha menos energía para funcionar. Además los componentes de hardware no necesitan ser muy sofisticados. Esto hace que se abaraten costes.

Cada año aparecen nuevos dispositivos que soportan Bluetooth. Es una tecnología muy viva hoy en día y seguro que todavía continuará muchos años más.

La señal portadora utiliza frecuencias de radio entre 2402 y 2480 MHz para establecer comunicaciones de dos vías entre dos y hasta ocho dispositivos.

Logo Bluetooth

Mitos del Bluetooth

Lo primero y que seguro que más ha tenido en cuenta los usuarios es el consumo de la batería. ¿Consume mucha batería tener el Bluetooth activo? La respuesta es sí y no. Si nos remontamos a unos años atrás o utilizamos dispositivos más antiguos, sí. Pueden consumir bastante batería y conviene tenerlo desactivado. Sin embargo los dispositivos más modernos, a partir de Bluetooth 4.0, están perfectamente optimizados para no gastar más batería de la necesaria.

Otro mito que tiene parte de realidad es que solo funciona en una distancia muy corta. Es cierto que esto puede ocurrir, pero hay que tener en cuenta que hay 3 tipos de Bluetooth. La clase 3 permite conectar dispositivos a menos de 10 metros. Es, como podemos imaginar, el tipo más corto y también el que está presente en dispositivos más pequeños y baratos. También tenemos la clase 2, que alcanza alrededor de 10 metros y puede superarlo. Por último está la clase 1, que permite conectar dos dispositivos a varias decenas de metros (incluso llegar a 100 si las condiciones son óptimas). Estos últimos son los equipos más grandes y que cuentan con una fuente de alimentación propia.

Por último, una tercera cuestión es la seguridad. Siempre ha estado muy presente y por eso muchos usuarios optan por ocultar su dispositivo. Sin embargo un atacante podría llegar a obtener la dirección Bluetooth del dispositivo incluso así. Eso sí, el principal problema son las contraseñas predefinidas. Es muy importante cambiarla.

Cómo mejorar la calidad del Bluetooth

Como casi todo, siempre podemos tener en cuenta algunas mejoras. Una de las causas de una mala conexión por ejemplo al utilizar cascos es que haya otros dispositivos conectados. Un router emitiendo Wi-Fi, un ratón inalámbrico, etc. Esto puede interferir, por lo que igual es aconsejable cambiar de canal si vemos que hay problemas.

Aunque podamos alejarnos varios metros, lógicamente la velocidad de transferencia y la calidad disminuye. Por tanto si vamos a pasar archivos de un dispositivo a otro, es importante que ambos estén lo más próximos posible, que no haya otros equipos que puedan interferir u objetos por el medio.

También es conveniente tener los dispositivos actualizados a la última versión. Especialmente si hablamos de dispositivos de audio o similares que puedan tener actualizaciones. Esto es importante por seguridad, pero también para introducir posibles mejoras.