No te fíes de las actualizaciones; así puedes comprobar si es oficial y no poner en riesgo tu equipo

Escrito por Javier Jiménez

Mantener nuestros sistemas y programas actualizados es muy importante. No solo porque puede mejorar notablemente el rendimiento, sino también por seguridad. Si utilizamos herramientas obsoletas pueden comprometer el buen funcionamiento de nuestro equipo. Podrían permitir la entrada de malware y otras amenazas. Ahora bien, cuando vayamos a instalar actualizaciones hay que hacerlo correctamente. En este artículo vamos a explicar cómo asegurarnos de que una actualización que vamos a instalar es oficial y no conlleva ningún riesgo.

Cómo comprobar si una actualización es legítima o no

Es muy frecuente que al navegar nos topemos con mensajes, información que nos indica que debemos de actualizar un programa o servicio. Esto no siempre es legítimo. De hecho es una de las amenazas que podemos encontrarnos a la hora de navegar por la red. Hay que tener mucho cuidado con esto y no picar en el anzuelo.

Normalmente este tipo de amenazas se disfrazan de software muy utilizados por los usuarios. Puede ser un lector de PDF, Flash o incluso el propio navegador. Nos alertan con un mensaje falso donde se indica que nuestro equipo está en peligro y que hay que actualizar. Los navegantes más inexpertos pueden tener la tentación de hacer clic. Esto podría descargar software malicioso que comprometa seriamente nuestro sistema.

Una actualización no va a aparecernos en una ventana emergente de manera insistente y utilizando el tiempo como premisa para hacer clic. Precisamente con esto lo que buscan es que el usuario no tenga tiempo de reacción y caiga en la trampa. Hay que evitar descargar programas de esta forma.

Para comprobar si una actualización es oficial o no, tenemos que observar muy bien de dónde procede. En el caso de querer actualizar algo como nuestro navegador o algún programa, en ocasiones se actualizan directamente desde la aplicación. Puede ocurrir que sea de forma automática o activándolo de forma manual.

Si necesitamos descargar la aplicación e instalarla, siempre hay que hacerlo desde sitios oficiales. Nunca hay que optar por páginas de terceros, pues podría tratarse de software modificado de forma maliciosa. Por tanto, cuando vayamos a descargar un programa para actualizarlo, hay que acudir a su página oficial.

También podemos acudir a tiendas oficiales. Por ejemplo en el caso de dispositivos móviles, podemos ir a Google Play o Apple Store.

Evitar problemas con las actualizaciones

Siempre que vayamos a realizar una gran actualización, como puede ser de Windows, conviene crear una copia de seguridad. Nunca sabemos si puede haber algún problema durante la instalación. Tal vez incluso algún fallo de compatibilidad.

Por tanto, cuando vayamos a modificar nuestro sistema con alguna actualización, ya sea del propio sistema operativo o algún programa importante, es conveniente crear copias de seguridad. Ya vimos cómo debemos de hacer una copia de seguridad correctamente.

En caso de que tras una actualización notemos algún problema, lo mejor es volver a la versión anterior y encontrar el problema. En ocasiones simplemente se debe por problemas de esa versión en concreto. Seguramente el propio fabricante lance una nueva edición para corregir posibles incompatibilidades.