Cómo podrían acceder a tu red desde la Smart TV o dispositivos similares y qué hacer para evitarlo

Escrito por Javier Jiménez

Hoy en día son muchos los dispositivos que podemos conectar a Internet en nuestro hogar. Es lo que conocemos como el Internet de las Cosas. Un gran abanico de posibilidades que tenemos a nuestra disposición. Sin embargo estos dispositivos también pueden representar una amenaza importante para nuestra seguridad. Vamos a explicar cómo podrían acceder a nuestra red a través de una Smart TV y otros dispositivos similares. Vamos a dar también algunos consejos interesantes para prevenir.

Uno de estos dispositivos a través de los cuales podrían acceder a nuestra red, obtener datos personales y, en definitiva, comprometer la seguridad y privacidad, son las televisiones. Como sabemos, en una vivienda es posible que incluso tengamos varias Smart TV. Esto abre una puerta a la posible entrada de los piratas informáticos.

Pero además de las Smart TV hay otros muchos dispositivos relacionados que también podrían representar una amenaza. Un ejemplo son los reproductores de vídeo en Streaming. En todos estos casos hay que tener en cuenta que son equipos conectados a nuestra red, con acceso a Internet.

Cómo podrían atacar a través de una Smart TV

Un pirata informático puede atacar de formas muy diversas y con múltiples objetivos. Pueden introducir malware para robar contraseñas. También es posible que lo que busquen es cifrar el dispositivo para posteriormente pedir un rescate. Incluso puede que lo único que busque es obtener datos personales de la víctima para posteriormente utilizarlo en campañas de Spam, por ejemplo.

A través de una televisión o dispositivos de este tipo podría llevar a cabo todos estos ataques que mencionamos. Generalmente se basan en vulnerabilidades que existen en estos equipos o en el hecho de que los usuarios utilicen contraseñas genéricas o directamente los tengan desprotegidos.

Es sin duda la forma más común de acceder a una red a través de una televisión o reproductor de vídeo en Streaming conectado a Internet. Muchos usuarios optan por dejar los valores de fábrica o no poner contraseñas. También es bastante frecuente que no cuenten con las últimas versiones disponibles. Esto es algo que muchos usuarios pasan por alto.

En ocasiones los usuarios habilitan ciertas configuraciones que pueden abrir la posibilidad de sufrir un ataque. Utilizar protocolos inseguros, mantener los puertos abiertos, usar servicios que realmente no necesitan y pueden provocar fallos, etc.

Entre las vulnerabilidades podríamos mencionar las que permiten realizar ataques y ejecutar comandos de forma arbitraria todo remotamente. También poder tener permisos de administrador para instalar software malicioso que pueda comprometer la seguridad del equipo.

Un ciberdelincuente podría controlar otros dispositivos de lo que conocemos como el Internet de las Cosas mediante comandos de voz que podrían ejecutar a través de los asistentes que tienen las televisiones.

Mejorar la seguridad de dispositivos IoT

Cómo podemos evitar este tipo de ataques

Lo primero y más importante es asegurar nuestros dispositivos. Una Smart TV, como es el caso que nos centramos en este artículo, puede suponer un riesgo de seguridad importante si no tomamos medidas. Con esto nos referimos a poner siempre una contraseña que sea fuerte y compleja,  que contenga letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales. También evitar utilizar claves genéricas y por supuesto no mantener la que viene de fábrica.

Es vital que las aplicaciones y complementos que instalemos sean siempre de fuentes oficiales. Un error importante es bajarlas de sitios de terceros o instalar programas que no sean de garantías. Es una forma por la cual puede entrar malware en el dispositivo y expandir el problema a otros equipos conectados en la red.

Muy importante es también tenerlos actualizados. Hemos visto que pueden aprovecharse de vulnerabilidades que pongan en riesgo la seguridad del sistema. Contar siempre con los últimos parches y actualizaciones puede librarnos de problemas importantes.

Por último, el sentido común. A veces estos problemas llegan con un mensaje por e-mail o, en cuanto a dispositivos IoT, mediante links falsos a través de aplicaciones o servicios. Hay que tener cuidado con esto.