¿Te llega mal el Internet a tu Smart TV? Recomendaciones y trucos

¿Te llega mal el Internet a tu Smart TV? Recomendaciones y trucos

José Antonio Lorenzo

Cada día es más habitual tener conectada una Smart TV o Android TV a Internet. Sin embargo, a veces llega mal el Internet a la televisión debido a varias causas. Lo más normal, es que te este fallo se deba a una mala colocación del router, o la falta del equipamiento adecuado, aunque puede haber más causas. Hoy en RedesZone os vamos a realizar una serie de recomendaciones y trucos, para que puedas disfrutar del contenido multimedia sin problemas de conexión a Internet.

En este tutorial vamos a hacer un repaso a cómo debemos colocar y situar el router en nuestra casa. También daremos algunos consejos básicos de cómo configurar el router. De todas formas, si aún así nos llega mal el Internet a la televisión, explicaremos qué dispositivos podremos usar para solucionar este problema.

Elegir la mejor ubicación para nuestro router

Hoy en día todos los que tenemos una conexión a Internet disponemos de un router Wi-Fi, ya sea propio o cedido por nuestro proveedor. En el momento que contratamos Internet decidimos dónde debemos colocar ese router, y no siempre elegimos el sitio más adecuado. Los problemas comienzan cuando decidimos esconderlo, en vez de pensar en cuál sería su ubicación ideal de manera que no obtenemos la mayor velocidad de conexión posible vía Wi-Fi.

Los instaladores de fibra óptica, si tenemos claro el sitio donde queremos ubicar el router, lo colocarán allí sin problemas. Eso no quiere decir que ese sitio vaya a ser el mejor posible. Sin embargo, para hacerlo bien tenemos que seguir unos criterios que explico a continuación.

Si queremos garantizar la mejor señal posible es necesario que el router esté lo más libre posible. El primer criterio que tenemos que tener en cuenta es que debemos situar el router en un lugar lo más más céntrico posible de nuestra casa. Da lo mismo que sea el salón, el pasillo o una habitación. Esto debemos hacerlo así, salvo que, por motivos de trabajo necesitemos tenerlo en una habitación en concreto para usarlo con un PC vía cable. De esta manera, las antenas omnidireccionales de nuestro router emitirán una señal WiFi que llegará aproximadamente por igual a todos los lugares de la casa.

Frontal del router D-Link DIR-3060 en detalle

Una vez que ya tenemos clara la ubicación vamos a explicar cómo debemos colocar ese router. El primer factor que debemos tener en cuenta es la altura. El router debe estar a una altura media, ni cerca del techo ni del suelo. Lo segundo es colocarlo encima de una mesa o un mueble, preferiblemente de madera con el menor el menor número posible de obstáculos alrededor. En ese sentido nada de ocultarlo o meterlo en un cajón o vitrina que pueda dificultar la propagación de nuestro WiFi. Tampoco debemos taparlo ni ponerle objetos encima o en los alrededores, debe estar completamente libre.

En la medida de lo posible, otra cosa que es aconsejable hacer es colocar nuestro router lo más alejado de paredes y muros. Otro punto importante es que debes evitar tener cerca otros dispositivos electrónicos. Éstos también pueden emitir ondas de radio que pueden interferir con las señales de Wi-Fi. Por lo tanto, es mejor colocar nuestro router en un lugar donde esté más alejado de otros elementos electrónicos. Especialmente podríamos destacar el microondas porque emite una señal en la misma banda de 2.4GHz en la que opera el router. Otros electrodomésticos que también debemos mantener alejados son los teléfonos inalámbricos, los altavoces Bluetooth y monitores para bebés. Con esta clase de aparatos conviene dejar una distancia de al menos 1 metro.

También deberemos evitar colocarlo cerca de superficies metálicas. Por si no lo sabéis, el metal produce problemas en las redes inalámbricas. En este caso, cualquier plancha de metal, objetos metálicos que puedan cubrirlo, es algo muy negativo. Tenemos que evitar colocar el router cerca de este tipo de objetos.

En cuanto a cómo colocar las antenas, teniendo en cuenta que las antenas Wi-Fi omnidireccionales irradian en todas las direcciones horizontalmente, y tienen un cierto ángulo en vertical, si vivimos en un piso de una planta, sería recomendable ponerlas de manera vertical, si tenemos varios pisos, sería buena idea colocarlas con un ángulo de 45º algunas de ellas. Lo que no es una buena idea es colocarlas en posición horizontal, ya que entonces la señal se va al piso de arriba y tendremos el techo.

Soluciones si te llega mal Internet a tu TV

En primer lugar, si tenemos nuestra Smart TV y el router muy juntos, lo más recomendable es hacer uso de cable de red Ethernet. Fundamentalmente te ofrece dos ventajas:

  1. Puede aprovechar todo el ancho de banda, sobre todo si tienen una tarjeta Gigabit ethernet. No obstante, con velocidades de 100 Mb podríamos tener un buen streaming de Netflix, Amazon, HBO o Disney+ sin problemas. El problema está en que los fabricantes no siempre especifican que tipo de tarjeta de red Ethernet incorporan sus TV.
  2. Evita interferencias con las redes WiFi de tus vecinos.

Esto habitualmente no suele ser posible, por lo que tendremos que conectar nuestra smart TV por WiFi. Aquí nos encontraríamos con dos posibilidades en función de la banda WiFi a la que nos conectásemos.

SmartTv Philips con TeamViewer

Cuál es la mejor banda Wi-Fi para la Smart TV

Podemos decir que la televisión es uno de los muchos dispositivos que podemos conectar a Internet en nuestros hogares, pero es además uno de los que mejor conexión necesita. Piensa que la conexión que llegue va a servir para poder ver series o películas en Streaming, por ejemplo. Si vas a ver contenido en alta calidad, en caso de tener una mala velocidad de Internet podría haber cortes.

Elegir una banda Wi-Fi u otra va a ser fundamental. Pero no podemos decir que haya una mejor que otra, sino que va a depender de las circunstancias en las que estemos. Por ello conviene saber cuándo es mejor cada opción. Si tienes la televisión cerca del router, por ejemplo si está en la misma habitación, lo ideal sería que te conectaras a la banda de los 5 GHz. Es la que ofrece la máxima velocidad y además es menos sensible a posibles interferencias con otros aparatos y electrodomésticos, como podría ser un microondas.

En cambio, si la televisión está lejos del router lo mejor seguramente sea que te conectes a la banda de los 2,4 GHz. Es más estable y menos sensible a posibles obstáculos y a la propia distancia. Vas a poder conectar la Smart TV a esta banda Wi-Fi y no tener problemas con cortes, aunque estés más lejos del router. Pero claro, el punto negativo es que la velocidad es inferior a la banda de los 5 GHz, por lo que debes ponerlo en una balanza siempre y ver si te compensa.

Para ver contenido en alta calidad y sin cortes, lo ideal es recibir la máxima velocidad posible. Al menos es aconsejable tener 25 Mbps. Por tanto, para alcanzar una buena velocidad sin duda lo mejor sería conectar la televisión a la banda de los 5 GHz. Si estás muy lejos del router, no tendrás más remedio que usar la de los 2,4 GHz para que no haya problemas.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

Las smart TVs requieren de un ancho de banda importante para su correcto funcionamiento. Visionar contenido en streaming de las cadenas nacionales o de las plataformas de pago está a la orden del día. En este caso, la recomendación que haríamos sería utilizar el Wi-Fi 5GHz para los casos en que el router está ubicado en la misma habitación o en alguna de las de al lado. Lo podemos utilizar sobre todo si visionamos contenido en 4K, ya que obtendremos un rendimiento óptimo.

Optimizar la conexión Wi-Fi

Existen ciertas recomendaciones para optimizar al máximo la conexión inalámbrica, con el objetivo de que nuestra Smart TV consiga una mejor cobertura, más estabilidad e incluso más velocidad para que el streaming en resolución 4K no tenga ningún problema.

Cambiar el canal Wi-Fi

La otra opción consistiría en utilizar la red de 2.4 GHz, siempre que el streaming no supere la resolución Full HD, o si está bastante lejos de nuestro router. También nos quedaría la opción de probar a cambiar los canales del WiFi.  Si falla de vez en cuando, y una gran parte del tiempo funciona bien puedes ser una solución. Para hacerlo, hay que entrar por web a la configuración del router, algunos routers más modernos y de marca ya lo hacen automáticamente.

En caso de no hacerlo, puedes utilizar apps como WiFi Analyzer está disponible en la tienda oficial de Android, la podéis descargar gratuitamente desde aquí:

Estas son las recomendaciones que nos haría la app para nuestra red Wifi de 2.4 GHz:

Si aún así probando con ambas bandas y cambio de canal, llega mal el Internet a la TV lo más probable es que toque comprar equipamiento adicional.

Evitar interferencias

También debes tener en cuenta la importancia de evitar que haya interferencias con otros dispositivos. Si quieres que el Wi-Fi llegue lo mejor posible a la televisión, evita que haya aparatos cerca que puedan interferir. Por ejemplo reproductores de vídeo que también se conecten al router o cualquier otro dispositivo.

Pero estas interferencias las pueden causar también otros equipos electrónicos y electrodomésticos. Por ejemplo un microondas, que funciona en una frecuencia cercana a los 2,4 GHz, podría llegar a interferir y hacer que la señal inalámbrica no llegue bien a la Smart TV.

Usar otro adaptador Wi-Fi

Una alternativa más para mejorar la conexión inalámbrica en la televisión es utilizar otro adaptador Wi-Fi. Esto no siempre será posible, ya que dependerá del modelo, pero en muchos casos vas a poder utilizar otro distinto. De esta forma podrás tener una mejor cobertura, con más potencia, y lograr que la velocidad aumente.

Este tipo de dispositivos lo podrás conectar a un puerto USB de la televisión y podrá mejorar a la tarjeta inalámbrica que tenga interna. Es una opción interesante y que puedes tener en cuenta, ya que incluso puede que te permita conectarte a las dos bandas del Wi-Fi y no solo a una, como ocurre en algunas televisiones.

Comprobar la velocidad que llega a nuestro Smart TV

Antes de comenzar, debemos asegurarnos de que el router de nuestra casa tenga una velocidad mínima de 10Mbps porque la pantalla del del Smart TV funciona de manera eficiente a esa velocidad de descarga de 10Mbps para el contenido de transmisión. Primero, lo que debemos hacer es una prueba de velocidad, esto podemos hacerlo de una manera muy sencilla realizando los siguientes pasos:

  • Primero debemos ir al navegador de Internet de nuestro Smart TV.
  • Luego, bien podemos escribir directamente en el navegador «PRUEBA DE VELOCIDAD» en la barra de búsqueda y hacer clic en buscar o si lo preferimos podemos ir primero a Google y luego escribir lo mismo si nuestro navegador predeterminado no realiza la búsqueda en la primera opción.
  • Luego, en el test de velocidad que hayamos elegido, solo tendremos que hacer clic a iniciar test o comenzar prueba según sea el caso y a continuación, comenzará la prueba.

Versión de software actualizada

Si eres usuario de un Smart TV un poco antiguo y sufres un problema de conectividad a Internet, debes asegurarte de tener el último firmware y su versión actualizada. Las últimas versiones siempre tienen una mayor capacidad para captar señales de Internet que un Smart TV con una versión de software anterior. Puedes actualizar de forma segura la versión del software de tu televisor inteligente buscando la última versión. Únicamente debes descargarlo y extraer los archivos descargados a un USB vacío, y eliminas los símbolos y números adicionales que vinieron con él durante la descarga.

Ahora conectamos nuestro USB al Smart TV y presionamos el botón «menú» del control remoto. Aparecerá una opción que dice «Actualización de software», lo seleccionamos y elegimos la opción «por USB» de la lista, le damos a «ok» y así se actualizará. Luego verificaremos si el problema conectándonos a internet persiste o no.

Realizar un reinicio del Smart TV

Otra de las soluciones simples que podemos aplicar es hacer un reinicio de nuestro televisor por si hubiese algún parámetro que esté impidiendo que nuestra conexión a internet sea la correcta, en casi todos los Smart TV suelen seguirse los mismos pasos o muy parecidos, tenemos dos opciones, hacer un reinicio simple y un reinicio de fábrica.

Para realizar un reinicio simple de nuestro televisor, simplemente bastaría con encenderlo, mientras está encendido, dejamos pulsado el botón de encendido en nuestro mando remoto durante unos segundos, veremos que por ejemplo en los TV Samsung, empezará a parpadear el logotipo de la marca en la pantalla, luego si nos fijamos en el led de encendido empezará también a parpadear mientras se está reiniciando, y cuando termine, el televisor volverá a encenderse automáticamente y es aquí cuando debemos probar nuevamente si nuestro internet ahora funciona correctamente en el o si sigue sin funcionar del todo bien.

Si después de un reinicio simple, sigue sin funcionar correctamente, podemos probar también realizar un reinicio completo de fábrica a nuestro Smart Tv, esto restablecerá todo tipo de configuración que se haya establecido previamente, así como sus aplicaciones y programación en general, todo quedará como el primer día.

Para realizar un reinicio completo de fábrica, debemos ir a los ajustes de nuestro televisor, posteriormente en la pestaña general tendremos una opción que justamente se llama restablecer, allí nos pedirá que coloquemos un PIN, este PIN solemos establecerlo nosotros mismos, pero si no lo hemos hecho en ningún momento, lo más probable es que tenga de fábrica el 0000.

Luego de colocar el PIN, el televisor restablecerá su configuración, se reiniciará y volverá a encenderse, cuando esté nuevamente encendido, debes realizar nuevamente la configuración de red si lo tenías conectado mediante Wi-Fi y volver a probar si ahora por fin te funciona correctamente.

Qué podemos comprar para mejorar la señal WiFi

Cuando nos va mal el Internet a nuestra Smart TV, es el momento de mejorar la infraestructura de nuestra red doméstica. Para solucionar el problema podríamos recurrir a dos tipos de aparatos:

  1. PLC con Wi-Fi o sin Wi-Fi
  2. Punto de acceso o repetidor Wi-Fi universal.

En los dispositivos PLC, los datos viajarían por nuestro cableado eléctrico. La ventaja que tiene esta tecnología es que no sufre interferencias, como, por ejemplo, sucede con las redes WiFi. Para usarlo se requiere de un kit de dos PLC. En un extremo conectado al router por cable de red estaría uno, y en el otro lado conectado por cable de red o WiFi tendríamos la smart TV. Cuanto más alejados estén los PLC, más velocidad pierden y algunos de muy buena calidad equivalen casi a una conexión de cable de red.

Como ejemplo de PLC con cable tenemos los siguientes:

El Kit NETGEAR PL1000 ofrecería una velocidad máxima de 1000 Mbps que con la distancia se iría reduciendo. Además, tiene un puerto Gigabit Ethernet preparado para Streaming de vídeo en HD y un sistema de ahorro de energía. Otro modelo muy recomendable sería el devolo Magic 2 LAN Triple que cuenta con varios puertos Gigabit Ethernet y una velocidad de más del doble que el anterior.

En caso de que estés interesado en un PLC con Wi-Fi, el NETGEAR PLW1000 viene con puerto Gigabit ethernet con una velocidad de 1000Mbps. Además de proporcionarnos una conexión por cable de red integra un punto de acceso Wifi ac 1000. Este además de poder conectar nuestra Smart TV podría permitir que lo utilizásemos con smartphones y otros dispositivos.

Otra alternativa realmente buena es el devolo Magic 2 Next, que, además, incorpora Wi-Fi Mesh y con tecnologías incorporadas muy avanzadas.

Por último, este sería el ejemplo de punto de acceso o repetidor WiFi con una gran relación calidad-precio

Este modelo ofrece una velocidad de hasta 867 Mbps en la banda de 5 GHz y 400 Mbps en la banda de 2.4 GHz. Además, también tiene 1 puerto de red Gigabit para que los datos se transmitan a la máxima velocidad. También cuenta con indicadores LED de colores para indicar la calidad de la señal inalámbrica y es compatible con WPS.

Tal y como habéis visto, lo más importante es primero intentar conectarnos con el router principal, si no funciona nuestra Smart TV correctamente, debemos modificar la ubicación y configuración del router, y si sigues con problemas, entonces tendrás que comprar equipamiento adicional.

Evita pérdidas de calidad

Cuando estamos viendo algún contenido en alguna plataforma de streaming, puede ocurrir que en algunos momentos se pierda la calidad. Esto puede restar inmersión en el contenido y llegar a generar malestares. Por lo cual lo mejor es buscar un sistema que tenga la menor pérdida posible, y sea capaz de distribuir la cobertura de forma uniforme.

Para esto tenemos los Wi-Fi Mesh como hemos comentado anteriormente. Con este este sistema podremos conectar nuestra televisión a internet, y el propio dispositivos Mesh se encargará de que todo funcione de forma adecuada. Para ello, elegirá cual es el punto de acceso que mejores prestaciones puede proporcionar.

Esto puede ser de gran ayuda con las pérdidas de calidad, pues son menos propensos a los micro cortes, los cuales podemos ver cuando un dispositivo pasa de estar conectado en un alargador a la propia cobertura del router. En caso de que alguno de los nodos se caiga, si se da el caso de que es en el que tenemos conectada la Smart TV, este derivará el tráfico hacia el siguiente que mejor convenga a la conexión de la televisión, por lo cual no llegaremos a tener una gran pérdida en estos sentidos.

Pero incluso con uno de estos sistemas, tendremos que prestar atención a los obstáculos que se pueda encontrar, como pueden ser las paredes demasiado gruesas o de materiales que puedan afectar a la propagación de la cobertura, u otros obstáculos que son dañinos para las redes Wi-Fi en general. El precio también puede ser un inconveniente, puesto que no es hardware que por el momento se pueda encontrar a precios reducidos, como sí puede ser un router o un alargador. Y a la hora de utilizarlos, puede que se generen confusiones para los dispositivos sobre cuál de los nodos es mejor para un determinado momento.

En todo caso, salvando esos problemas, los Mesh son sistemas que pueden ser de gran ayuda para nuestras Smart TV, y poder visualizar el contenido con la mejor calidad posible.

Cable Ethernet, una alternativa para la TV

Aunque nos hemos centrado en explicar a qué banda Wi-Fi conectar la televisión, lo cierto es que tienes también la opción de conectarla por cable Ethernet y puede ser una alternativa interesante. De esta forma tendrás mayor estabilidad y, en muchos casos, velocidad. No va a importar la distancia a la que estés del router, siempre y cuando utilices un buen cable Ethernet.

No obstante, debes tener en cuenta algunos factores. Uno de ellos es que el cable sea bueno y esté en perfecto estado. De lo contrario podrías tener cortes y una mala conexión. Pero también conviene que el adaptador de la TV y el cable sean compatibles con Gigabit Ethernet. De esta forma la velocidad puede alcanzar 1 Gbps y no estar limitados a 100 Mbps.

Puedes conectar también la televisión por cable a dispositivos PLC. Estos aparatos que sirven para llevar la conexión de un lugar a otro de la vivienda, no solo funcionan por Wi-Fi sino que también cuentan con puertos Ethernet en muchos casos y de esta forma podrás pasar un cable a la televisión.

Ventajas y desventajas de conectar por cable

Ahora bien, no todo es positivo en cuanto a conectar la televisión por cable de red. Vas a encontrar tanto ventajas como desventajas. La principal ventaja es evidente y va en relación con lo que acabamos de mencionar: utilizar puerto Gigabit Ethernet. Al conectar la Smart TV por cable, vas a poder aprovechar mejor la velocidad. Vas a poder disfrutar con más garantías de velocidades superiores a los 900 Mbps. Eso siempre y cuando sea Gigabit, ya que si es Fast estarás limitado a máximo 100 Mbps, aunque te llegará siempre algo menos.

Otra ventaja es la estabilidad y poder conectarte desde más lejos. Puedes isntalar un cable de red que vaya de un lugar a otro de la vivienda y evitar así tener que utilizar redes inalámbricas, lo cual puede afectar a la estabiliad y velocidad. El cable de red siempre va a ser más estable en este caso.

Pero tiene sus puntos negativos y uno de ellos es precisamente la distancia. ¿Vas a conectarte lejos del router, aunque solo sea en otra habitación? A veces no es tan sencillo o no es posible utilizar cable Ethernet. Eso es algo que debes tener en cuenta si quieres conectar así la televisión.

Puntos positivos y negativos de conectar por Wi-Fi

Respecto a las ventajas de conectar la televisión por Wi-Fi, una de las principales es la movilidad y no depender de un lugar fijo. Incluso puedes trasladar la televisión de un lugar a otro de la vivienda, ya que al conectarse de forma inalámbrica no va a depender de cables o instalación previa que tengas hecha.

Una de las desventajas principales es que en muchos casos la interfaz Wi-Fi no va más allá de 200-300 Mbps. Por ello, no vas a poder aprovechar al máximo la capacidad de la tarifa de Internet que tienes contratada. Eso sí, para reproducir vídeos en máxima calidad realmente con eso vas a poder sin problemas.

En definitiva, como ves es importante elegir bien la banda Wi-Fi a la que vas a conectar la televisión. Puedes optar entre los 2,4 GHz y los 5 GHz. Para tener la máxima velocidad, esta última opción es la ideal. En cambio, la primera es la que da más estabilidad cuando te conectas más alejado del router. También hemos mostrado algunos consejos para mejorar la conexión inalámbrica.

¡Sé el primero en comentar!