Así funciona un sensor de gas inteligente para vigilar si hay fugas

Así funciona un sensor de gas inteligente para vigilar si hay fugas

Javier Jiménez

La domótica no solo sirve para automatizar tareas o ahorrar energía, sino que también es muy útil para mejorar la seguridad. Hay dispositivos muy variados que son capaces de detectar amenazas que afecten a nuestra vivienda o a nosotros mismos. Por ejemplo detectores de movimiento, sensores de agua, etc. En este artículo vamos a hablar de cómo funciona un sensor de gas inteligente y por qué es interesante.

Cómo funciona un sensor de gas inteligente

¿En qué consiste un detector de gas inteligente? Se trata básicamente de un sensor que es capaz de detectar gases inflamables o explosivos. Si ha habido algún escape, es capaz de lanzar una advertencia para que tomemos medidas, como es ventilar la vivienda y buscar dónde está el problema antes de que pueda provocar un incendio.

Se encarga de monitorear continuamente el flujo de aire. El objetivo es la detección temprana de cualquier aparición de gases que puedan ser un problema para la seguridad. Por ejemplo gas natural, gas metano, etc. Es muy útil especialmente en lugares como una cocina. Los puedes instalar en casa, en un restaurante, un garaje, una tienda…

El hecho de ser un dispositivo inteligente es muy útil ya que va a conectarse por Wi-Fi. De esta forma podemos recibir una alerta en cualquier momento y en cualquier lugar. Simplemente recibiremos un mensaje al móvil a través de una aplicación y nos indicará el problema. Así podremos tomar medidas lo antes posible para solventar esa situación.

Normalmente van a contar con una pantalla LCD, aunque siempre podremos consultar los valores desde el móvil. Podremos configurar valores también para que sea más o menos sensible y pueda lanzar un aviso en cuanto detecte que algo no va bien y haya alguna irregularidad.

Alarma en cualquier lugar

Si cuentas con un sensor de gas en tu vivienda y lo único que hace es lanzar una señal luminosa o acústica, realmente no vas a poder hacer nada si estás fuera. Salvo que suele lo suficientemente fuerte y algún vecino lo escuche y te llame, es muy probable que el problema pase desapercibido y no puedas solucionarlo a tiempo.

En cambio, un sensor o detector de gas inteligente va más allá de eso. No solo puede avisar si estamos al lado, ya sea con un pitido o mostrando en pantalla que los niveles no son correctos, sino que nos alertará a través del móvil. Es en ese momento cuando vamos a poder tomar medidas lo antes posible y ver por qué hay un escape de gas y solucionarlo.

Una alerta temprana puede ayudar a evitar un problema mayor. Un escape de gas puede dar lugar a un problema muy serio, ya sea en una vivienda o en cualquier otro lugar cerrado. Por tanto, contar con dispositivos inteligentes de este tipo es interesante para mejorar la seguridad del hogar y estar más tranquilos.

Hay que tener en cuenta que existen muchos dispositivos de este tipo, por lo que vas a poder incluso vincularlos entre sí. Por ejemplo sensores de humo, de agua, de temperatura… Vas a poder controlar los valores de tu vivienda en cualquier lugar.

¡Sé el primero en comentar!