Por qué reiniciar el router puede acabar con tus problemas de Internet

Hay que mencionar que el router es una pieza fundamental para cualquier conexión. Es el aparato que va a repartir red a otros muchos dispositivos que estén conectados ya sea por cable o por Wi-Fi. Sin embargo en muchas ocasiones pueden surgir problemas. Pueden aparecer dificultades para poder navegar correctamente, fallos de velocidad, cortes, mala estabilidad… Esto hace que a veces pueda ser necesario reiniciarlo. Vamos a explicar cómo podría ayudarnos.

Reiniciar el router puede ayudarnos a solucionar fallos

Seguro que en alguna ocasión nos hemos encontrado con el problema de que la conexión de Internet es lenta, tenemos cortes al intentar navegar, la cobertura llega y se va y, en general, fallos que impiden que tengamos un correcto funcionamiento del aparato. Esto puede hacer que sea necesario reiniciar el router, ya que podría ayudarnos a solucionar muchos de estos errores.

El router es como cualquier otro sistema

En primer lugar hay que tener en cuenta que el router es como cualquier otro sistema. Es decir, lo podemos comparar con un ordenador, aunque tenga menos capacidades. Cuenta con un firmware para administrar las solicitudes, tiene un procesador, memoria RAM y otros componentes que van a permitir conectarnos a Internet.

Sin embargo podría ocurrir que haya algún problema con ese sistema. Algún proceso se cuelga o empieza a funcionar mal. Es exactamente igual que nos podría pasar en el ordenador o en el móvil y nos vemos en la obligación de apagarlo para volver a encenderlo posteriormente. Eso sí, hay que indicar que para reiniciar bien el router hay que mantenerlo apagado al menos 30 segundos.

Solucionar conflicto de IP

También podría haber un conflicto de direcciones IP. Cada vez tenemos más equipos conectados a la red, especialmente si tenemos en cuenta lo que se conoce como el Internet de las Cosas. Esto puede provocar que haya saturación, que haya conflictos.

Sin duda una manera de evitar esto es dar un respiro al router y reiniciarlo. Va a volver a asignar direcciones IP a los diferentes equipos que haya conectados y de esta forma podremos solucionar posibles conflictos que pueda haber y lograr que todo funcione correctamente de nuevo.

Reiniciar el router

Sobrecalentamientos

Como cualquier otro dispositivo, el router puede sufrir sobrecalentamientos. Es cierto que este tipo de aparato está diseñado para estar funcionando constantemente, durante semanas o meses, sin sufrir problemas. Pero a veces los usuarios lo colocan en un mal lugar, como podría ser cerca de otros dispositivos, cerca de una ventana por donde entre luz directa del sol, etc.

Todo esto podría afectar al funcionamiento. Podría generar problemas y derivar en sobrecalentamiento que genere fallos. Una vez más, si reiniciamos el router podremos evitar ciertos problemas como este que mencionamos. Una vez más, es importante resetear correctamente el router.

Problemas al gestionar las solicitudes

Por supuesto también podría haber problemas para gestionar todas las solicitudes que enviamos al router. Pueden ser demasiados los aparatos que tengamos conectados y saturen literalmente el sistema. De ahí que sea imprescindible tener que apagarlo y volver a encenderlo.

En definitiva, por estos motivos puede ser necesario reiniciar el router. Puede venir muy bien para lograr que nuestra conexión funcione mejor, tener una velocidad correcta, estabilidad y no sufrir cortes. Siempre que tengamos fallos de este tipo podemos contar con esta opción.