Por qué puede haber un conflicto de IP y cómo solucionarlo

Por qué puede haber un conflicto de IP y cómo solucionarlo

Javier Jiménez

Tener un conflicto de dirección IP es una de las causas por las cuales no podemos navegar por la red. Uno de los problemas comunes que en ocasiones puede afectar a nuestros dispositivos. Como sabemos, un conflicto de IP significa que dos dispositivos tienen asignada la misma dirección IP para comunicarse. Esto provoca que uno de esos equipos no pueda acceder a la red o que incluso afecte a los dos. En este artículo vamos a explicar por qué puede ocurrir un conflicto de IP y qué podemos hacer para solucionarlo.

Por qué puede ocurrir un conflicto de IP

Una de las causas es que un administrador de sistema asigne una misma dirección IP a dos o más dispositivos. Esto ocurre cuando le otorga la misma dirección dentro de un área local y a través de IP estática. Ya sabemos que existe un rango que se le puede dar a los dispositivos para que tengan una dirección IP fija. El hecho de tener una IP estática puede tener sus beneficios, pero también podría generar algunos problemas como el que mencionamos de crear conflictos de IP. Por ello hay que estar atento a la hora de asignar direcciones.

Podría darse el caso incluso en el que un administrador asigna una dirección IP de forma manual y estática, al mismo tiempo que es asignada automáticamente por un servidor DHCP. También podría deberse a un problema con el servidor DHCP. Esto ocurriría cuando va a asignar varias direcciones de manera automática a varios dispositivos. Por ejemplo si un dispositivo móvil se apaga y posteriormente se inicia de nuevo.

Problemas de conflicto con la dirección IP

Cómo evitar el conflicto de dirección IP

Lo primero que hay que hacer es confirmar correctamente la dirección que estamos asignando a un equipo. Si vamos a poner una IP fija a los dispositivos, antes de asignar una nueva necesitamos comprobar en la lista que realmente está libre. Como vimos anteriormente puede ocurrir que tengamos un servidor DHCP con problemas. Podemos probar a actualizar el firmware del router y evitar así este tipo de fallos. A veces puede haber problemas que se resuelven fácilmente con parches y actualizaciones. También mejoraremos de esta forma la seguridad de nuestro dispositivo.

Por otra parte, si nuestro equipo asigna direcciones IP automáticamente, podemos probar a liberar y renovar las direcciones. De esta forma podremos evitar posibles conflictos de direcciones IP. En definitiva, en ocasiones puede haber conflictos con la dirección IP de nuestros dispositivos. Esto puede derivar en la imposibilidad de conectarnos a la red. Puede afectar a todo tipo de equipos que tengamos conectados, ya sean dispositivos móviles o equipos de escritorio. Sin embargo podemos llevar un control como hemos visto. Tener siempre presente las direcciones IP asignadas y evitar así que, en caso de que las pongamos de forma manual, afecte a otros equipos. También es interesante actualizar los equipos.