Por qué puede haber un conflicto de IP y cómo solucionarlo

Por qué puede haber un conflicto de IP y cómo solucionarlo

Javier Jiménez

Tener un conflicto de dirección IP es una de las causas por las cuales no podemos navegar por la red. Uno de los problemas comunes que en ocasiones puede afectar a nuestros dispositivos. Como sabemos, un conflicto de IP significa que dos dispositivos tienen asignada la misma dirección IP para comunicarse. Esto provoca que uno de esos equipos no pueda acceder a la red o que incluso afecte a los dos. En este artículo vamos a explicar por qué puede ocurrir un conflicto de IP y qué podemos hacer para solucionarlo.

Tenemos que tener en cuenta que esto podemos compararlo, por ejemplo, con el correo ordinario, ¿os imagináis al cartero buscando la dirección de una casa y que existan dos casas con el mismo número en la misma calle? Pues de esta misma manera actúan las direcciones IP, extrapolando el ejemplo, el número de la casa sería la dirección IP y la calle sería nuestra red, dos equipos dentro de la misma red tampoco pueden tener la misma dirección IP porque esto causaría una confusión en el sistema a la hora dejar entrar o salir los paquetes de datos.

También tenemos que tener claro que este tipo de problemas suelen darse casi en la totalidad, salvo algún caso extraño, en redes que son privadas, sean domésticas o de empresas, ya que las direcciones IP públicas son las que nos facilita nuestro proveedor de servicio y únicamente para conectarnos con el exterior directamente a Internet y no dentro de nuestra red.

Por qué aparecen conflictos de IP

Una de las causas es que un administrador de sistema asigne una misma dirección IP a dos o más dispositivos. Esto ocurre cuando le otorga la misma dirección dentro de un área local y a través de IP estática. Ya sabemos que existe un rango que se le puede dar a los dispositivos para que tengan una dirección IP fija. El hecho de tener una IP estática puede tener sus beneficios, pero también podría generar algunos problemas como el que mencionamos de crear conflictos de IP. Por ello hay que estar atento a la hora de asignar direcciones.

Podría darse el caso incluso en el que un administrador asigna una dirección IP de forma manual y estática, al mismo tiempo que es asignada automáticamente por un servidor DHCP. También podría deberse a un problema con el servidor DHCP. Esto ocurriría cuando va a asignar varias direcciones de manera automática a varios dispositivos. Por ejemplo si un dispositivo móvil se apaga y posteriormente se inicia de nuevo.

Problemas de conflicto con la dirección IP

Generalmente esto ocurre cuando decidimos poner una dirección IP de forma manual en nuestros dispositivos. Usamos direcciones estáticas y asignamos una de manera manual, sin comprobar previamente que ya está siendo utilizada. Esto supone un problema y no podremos conectarnos correctamente a Internet. Perderemos conexión y tendremos que poner otra IP para que pueda funcionar correctamente.

Si tienes muchos equipos conectados al router y vas a asignar direcciones IP de forma manual, es posible que en algún momento te equivoques y pongas la misma en varios aparatos. Ahí es cuando empezaría el problema y no podrían funcionar al mismo tiempo. Lógicamente si esto lo tienes configurado para que el router asigne direcciones de forma automática no vas a tener este problema.

Tipos de conflictos de dirección IP

En este ámbito, nos podemos encontrar dos tipos diferentes de conflictos, uno es ocasionado por direcciones IP fijas, y otro provocado por direcciones IP automáticas.

En el caso de las IP fijas, es probable que el propio sistema nos avise sobre ello rápidamente. Pero si se produce por IP dinámicas, puede ser mucho más complicado, ya que estas van rotando a través de un servidor DHCP, dentro de un rango asignado. Cuanto mayor sea el rango, más complicado de detectar.

Cuando una IP dentro del rango del servidor DHCP se asigna, el conflicto se dará en el momento donde el servidor establezca esta dirección IP a algún otro dispositivo. Para solucionarlo, en muchas ocasiones basta con apagarlo y encenderlo de nuevo, de forma que se le asigne una nueva dirección, pero tarde o temprano el problema aparecerá de nuevo. Lo más recomendable será revisar las direcciones IP fijas que ya están en uso en la red, y quitarlas de la lista de posibilidades del rango establecido en el servidor, o directamente crear un rango diferente para las IP estáticas y las dinámicas. De esta forma los dispositivos pueden verse, pero nunca cruzarán direcciones entre sí.

Estos conflictos son más improbables que aparezcan cuando tratamos con IP estáticas, ya que por lo general es un servidor quién las asigna. Como este tiene un rango para establecerlas, las asignará cuando sea necesario hasta que llegue al número máximo de direcciones servidas. Como en este caso siempre es la misma dirección para cada dispositivo, no corremos el riesgo de que se repita.

Cómo evitar el conflicto de dirección IP

Tenemos algunas opciones para evitar el riesgo de que haya un conflicto de dirección IP. Es importante evitar que dos dispositivos estén usando la misma dirección al mismo tiempo y eso provoque fallos, que básicamente se traduce en que no podremos navegar por Internet desde los equipos afectados.

Confirmar la dirección IP

Lo primero que hay que hacer es confirmar correctamente la dirección que estamos asignando a un equipo. Si vamos a poner una IP fija a los dispositivos, antes de asignar una nueva necesitamos comprobar en la lista que realmente está libre. Como vimos anteriormente puede ocurrir que tengamos un servidor DHCP con problemas. Podemos probar a actualizar el firmware del router y evitar así este tipo de fallos. A veces puede haber problemas que se resuelven fácilmente con parches y actualizaciones. También mejoraremos de esta forma la seguridad de nuestro dispositivo.

En ocasiones conviene tener una IP fija asignada a un equipo en concreto y esto podría provocar que sin darnos cuenta estemos poniendo una misma a dos a la vez. Por tanto, debemos confirmar esa dirección y asegurarnos que estamos poniendo la correcta y no generar conflictos que puedan lastrar el buen funcionamiento de los equipos.

Por tanto, el primer paso básicamente es de observación. Es simplemente tener cuidado a la hora de asignar direcciones de forma manual y no cometer el error de estar poniendo la misma a más de un dispositivo. De esta forma evitarás conflictos y todo funcionará correctamente sin este error.

Asignar direcciones IP de forma automática

Por otra parte, si nuestro equipo asigna direcciones IP automáticamente, podemos probar a liberar y renovar las direcciones. De esta forma podremos evitar posibles conflictos de direcciones IP. En definitiva, en ocasiones puede haber conflictos con la dirección IP de nuestros dispositivos. Esto puede derivar en la imposibilidad de conectarnos a la red. Puede afectar a todo tipo de equipos que tengamos conectados, ya sean dispositivos móviles o equipos de escritorio. Sin embargo podemos llevar un control como hemos visto. Tener siempre presente las direcciones IP asignadas y evitar así que, en caso de que las pongamos de forma manual, afecte a otros equipos. También es interesante actualizar los equipos.

Los pasos a seguir para liberar y renovar las direcciones IP de nuestro equipo son bastante sencillos y no nos llevará prácticamente nada de tiempo hacerlo. Lo primero que debemos hacer es ir al inicio de Windows y aquí buscaremos el símbolo del sistema o cmd, una vez allí el primer comando que deberemos introducir en la consola es «ipconfig /release» y presionar intro, este comando lo que hará es liberar la dirección IP que tenemos asignada.

Después de esto, el siguiente comando que debemos introducir es «ipconfig /renew» y nuevamente presionamos la tecla intro, este último comando, lo que hace es una renovación de nuestra dirección IP y que se nos asigne una nueva. En la mayoría de casos suele ser diferente a la anterior que teníamos, por lo que acabaría con el problema de la duplicidad de direcciones IP y por lo tanto con el resto de problemas relacionados.

Podemos decir que esto es lo más aconsejable, salvo circunstancias concretas en las que debamos tener una IP fija como por ejemplo para usar un servidor. Por tanto, podemos asignar directamente direcciones IP automáticas y así evitar problemas. Reduciremos el riesgo de que haya fallos que afecten a los dispositivos conectados.

Gestionarlo mediante el servidor DHCP

La mejor forma de evitar conflictos de IP, es no utilizar la opción de IP fija en los PCs, sino que todo lo gestione el servidor DHCP del router. En los servidores DHCP de los routers, tenemos la opción de Static DHCP, esta opción consiste en proporcionar siempre la misma dirección IP fija privada a los PCs, pero proporcionada de manera completamente automática por el servidor DHCP. Con esta funcionalidad, no tendremos problemas de conflicto de IP porque el servidor DHCP sabe en todo momento qué IPs ha proporcionado y también a quién (dirección MAC). Si te vas a comprar un router nuevo, asegúrate de que esta opción esté disponible en el firmware, con el objetivo de poder usarla y disfrutar de todas sus ventajas.

Esto nos ayudará incluso a niveles organizativos, pues podemos generar diferentes rangos de direcciones IP, mezclados con filtros MAC, de forma que podemos separar ciertos dispositivos de otros. Como puede ser ordenadores o teléfonos, de los dispositivos que podemos catalogar dentro de el Internet de las cosas.

Hoy en día es la mejor solución cuando vas a tener que gestionar muchos equipos en una red. Es ideal para empresas, por ejemplo, pero también de cara a usuarios particulares. Cada vez tenemos más dispositivos conectados a la red, principalmente por el Internet de las Cosas, y conviene hacer usos de opciones de este tipo para no tener problemas. Actualmente configurar estos parámetros es sencillo, y gran cantidad de routers en el mercado nos ofrecen esta herramienta con altos niveles de configuración.

Reiniciar router y ordenador

Una opción más si nos encontramos con este problema es la más sencilla de todas: reiniciar tanto el ordenador como el router. A veces se producen problemas a nivel de sistema operativo. Esto podría derivar en fallos de este tipo que se pueden solucionar de una manera sencilla, simplemente reiniciando correctamente los equipos y volver a conectarlos.

Con esto logramos que las direcciones IP se renueven. Eso sí, hay que tener en cuenta que lo ideal es reiniciar correctamente el router. Esto quiere decir que debemos mantenerlo apagado por al menos durante 30 segundos antes de volver a encenderlo. Así lograremos un reinicio completo y que sea efectivo.

Muchos de los errores más básicos en nuestras conexiones se solucionan reiniciando. Es algo a tener en cuenta siempre que notemos que el router no funciona bien, que la velocidad de Internet no es la adecuada y que por algún motivo hay cortes. Lo mismo ocurre en el caso de un ordenador o cualquier otro dispositivo que utilicemos.

Usar aplicaciones para gestionar la conexión

Además de todo lo anterior para poder solucionar de forma más o menos directa el problema con el conflicto de direcciones IP, una alternativa es utilizar aplicaciones para administrar una red. Lo que vas a hacer con esto es escanear la conexión y ver qué dispositivos hay conectados, así como información de cada uno de ellos como puede ser la dirección IP, MAC, etc.

Hay muchas opciones. Una de las más populares es Fing, que además sirve también para detectar posibles intrusos que haya en esa red y poder tomar medidas. Este tipo de programas te permitirán tener siempre un mayor control sobre los aparatos que haya conectados y evitar complicaciones.

Actualizar el router

Actualizar el router es una de las tareas más importantes que podemos realizar en nuestro router, al menos en lo que al mantenimiento se refiere. Esto a parte de librarnos de muchos posibles errores que pueden aparecer en la conexión, nos ayuda de muchas otras formas. El principal cometido de estas actualizaciones, es resolver posibles fallos, eliminar vulnerabilidades y mejorar la calidad del sistema de forma general. Lo cual protege tanto el router, como los dispositivos conectados de posibles ataques. Al igual que ocurre con los sistemas operativos de los ordenadores o móviles.

La mejora de rendimiento es uno de los principales motivos de estas actualizaciones. Todo hardware necesita el software más adecuado para poder funcionar de forma correcta, y esto es algo que puede resultar complicado de conseguir en algunos casos. Es por esto que muchas veces los sistemas no salen todo lo depurados que deberían salir, pero esto no es un impedimento en la mayoría de los casos. Por lo cual, esto les da margen a las compañías para seguir trabajando en el firmware del router, y con las actualizaciones mejorar el rendimiento en casi todos los sentidos.

Otra de las posibilidades es la de recibir nuevas funciones. Esto suele ocurrir porque en el desarrollo no fue posible incorporarlas, y con la posibilidad de lanzar actualizaciones, se pueden incorporar en fases posteriores del desarrollo. Estas nuevas funciones pueden estar destinadas a diferentes cosas, bien sea el rendimiento del equipo o funciones que nos permiten alguna configuración nueva en beneficio de la red de nuestra casa. Con todos estos elementos, podemos ver de forma clara que las actualizaciones son muy importantes. Lo cual hace que sea una buena práctica el revisar de vez en cuando si hay alguna pendiente. En todo caso, estas siempre son gratuitas, por lo cual es algo que podremos hacer sin problema alguno en todo momento.

En definitiva, estas son algunas acciones importantes que debemos realizar para evitar el conflicto de direcciones IP. Esto es algo relativamente común cuando usamos direcciones estáticas y las configuramos manualmente en los dispositivos. Podemos añadir por error una misma dirección que ya está siendo utilizada en otro ordenador de la misma red.

¡Sé el primero en comentar!