Esto puede hacer un ciberdelincuente si averigua dónde vives

A la hora de navegar por Internet o usar cualquier servicio online compartimos una gran cantidad de datos. Esa información a veces termina en malas manos. Puede servir para que un pirata informático llegue a controlar nuestros dispositivos, robar contraseñas o incluso acceder a terceros. En este artículo vamos a hablar de qué puede ocurrir si un atacante averigua dónde vivimos. Vamos a explicar qué posibilidades tiene y qué hacer para evitarlo.

Un pirata informático puede usar la dirección

Es común que un pirata informático utilice nuestra dirección de e-mail o incluso las redes sociales para estafarnos. Puede lanzar ataques Phishing una vez sabe esos datos, intentar suplantar la identidad o llegar a terceros a través de la lista de contacto. Pero hay un dato que también pueden llegar a averiguar y es la dirección física de nuestra vivienda. Y sí, también pueden usarla en nuestra contra.

Antes de nada, ¿cómo puede saber un pirata informático dónde vivimos? Lo cierto es que hay múltiples opciones y no es muy complicado. Podemos decir que es un dato bastante usado y que pueden llegar a él por algún error que cometamos o filtración en algún servicio que usemos. Estas son las causas principales:

  • Exponer la dirección de forma pública
  • Filtración en alguna página o servicio
  • Copia del DNI o cualquier documento filtrada

Por tanto, como has podido ver hay diferentes causas por las que pueden averiguar la dirección física de nuestra vivienda. Ese dato, una vez lo obtienen, lo pueden utilizar en nuestra contra. Un ejemplo claro es a través del chantaje o extorsión. Por ejemplo contactar a través de correo electrónico o redes sociales inventando algún problema y escribiendo nuestra dirección para decirnos que debemos llevar a cabo alguna acción. Esto puede ser también por teléfono, por ejemplo haciéndose pasar por la compañía eléctrica o de teléfono.

También podría usar el dato de la dirección para llegar a otro tipo de información. Podrían usar bases de datos públicas para averiguar también nuestro DNI, por ejemplo. Esto podría hacer que suplanten nuestra identidad.

Además, podría llegar a enviar cartas físicas. Un ejemplo claro es hacerse pasar por un banco en el que nos solicita cierta información para solucionar un problema. Un ataque Phishing, pero más creíble por parte de la víctima al recibir un sobre físico a su domicilio. Pueden crear una carta que parezca legítima.

Aumento de ataques contra consumidores

Cómo estar protegido

Entonces, ¿qué podemos hacer para estar protegidos? Es importante siempre evitar exponer más datos de los necesarios. Por ejemplo no hacer pública la dirección física, el teléfono o datos personales a través de redes sociales, foros de Internet o cualquier lugar al que puedan acceder terceros.

También es importante revisar muy bien dónde nos registramos y qué aplicaciones usamos. Esto puede ser clave para no caer en la trampa y que datos como la dirección física puedan quedar expuestos en la red. Siempre debemos registrarnos en plataformas que son fiables y donde no haya riesgo para nuestra privacidad.

Por otra parte, conviene contar con programas de seguridad. Los piratas informáticos podrían espiarnos a través de troyanos y spyware. Esto les permite averiguar ciertos datos personales, como puede ser la dirección física. Después podrían usar esa información en nuestra contra, por lo que usar un buen antivirus puede ayudar a eliminar el problema.

Igualmente, tener los sistemas actualizados va a ayudar a prevenir muchos de estos ataques. Un ciberdelincuente podría explotar un fallo conocido y que no hayamos solucionado. Por ello conviene tener las últimas versiones en todo momento.

En definitiva, como has podido ver un pirata informático puede usar en nuestra contra nuestra dirección física si averiguan dónde vivimos. Es conveniente tomar ciertas medidas y siempre mantener la privacidad al navegar.

¡Sé el primero en comentar!