Por qué deberías cambiar tus contraseñas y usar frases ya

Por qué deberías cambiar tus contraseñas y usar frases ya

Javier Jiménez

No hay dudas de que las contraseñas representan una parte muy importante de nuestra seguridad. Es lo que evita que los intrusos puedan acceder a nuestras cuentas y registros. Ahora bien, hay que tener en cuenta la importancia de crear claves que sean realmente fuertes y complejas. De ello hemos hablado en muchas ocasiones. Hemos dado consejos para crear contraseñas que no puedan ser averiguadas fácilmente. Hoy nos hacemos eco de una recomendación que ha dado el FBI donde indican que debemos crear contraseñas que contengan frases más que claves que únicamente tengan símbolos aleatorios y no sean suficientemente largas.

El FBI recomienda usar frases en las contraseñas

El debate en cuanto a cómo deben ser las contraseñas siempre ha estado presente. Podemos hacer uso de claves muy diferentes. Lo ideal es que sean una mezcla entre números, símbolos y letras. Sin embargo también es vital la longitud y para esto puede ayudar el uso de frases. Al menos eso piensa el FBI.

¿Es mejor utilizar contraseñas cortas y que contengan todo tipo de caracteres o mejor una contraseña muy larga aunque no sea tan compleja? Ese debate ha estado presente desde hace años y hay división de opiniones. Sin embargo para el FBI no hay dudas: mejor utilizar contraseñas largas aunque no sean complejas.

De hecho esta semana ha recomendado a los usuarios cambiar todas las contraseñas que sean cortas, aunque contengan letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales. Aseguran que es mejor tener una contraseña que sea más larga y para ello recomiendan el uso de frases.

«En lugar de usar una contraseña corta y compleja que sea difícil de recordar, es mejor considerar usar una frase de contraseña más larga». Así lo aseguran desde el FBI.

Mejorar la seguridad de las claves

Claves de al menos 15 caracteres

Ahora bien, ¿cómo tienen que ser estas contraseñas exactamente? Indican que la clave debe ser una secuencia de palabras. Debe contener al menos 15 caracteres. De esta forma logramos recordar mejor una contraseña al utilizar una frase, pero a la vez estamos agregando caracteres adicionales. Es decir, creen que generar una contraseña de al menos 15 caracteres como puede contener una frase es mejor que utilizar una clave de 8 aunque contenga una mezcla de símbolos.

Básicamente podemos decir que mientras más caracteres tenga una contraseña, ésta será exponencialmente más difícil de averiguar. A fin de cuentas existen herramientas de fuerza bruta que pueden averiguar una contraseña. Sin embargo mientras más dígitos tenga, más tiempo requerirá para poder romper esa clave.

Al menos eso es lo que opinan desde el FBI, donde han recomendado a los usuarios cambiar sus contraseñas más cortas por frases más largas. Nuevamente el debate está presente y habrá división de opiniones entre los que piensan que mejor una clave con todo tipo de símbolos que una contraseña donde simplemente haya una frase con letras y números. ¿Qué opinas tú de esto? ¿Crees que, como dice el FBI, es mejor poner frases en las contraseñas?

Nosotros os dejamos un artículo donde dimos consejos para crear contraseñas seguras.