Así podrías quedarte sin tu cuenta de Google por un hackeo

Los registros y cuentas en Internet pueden sufrir ataques muy variados y que un intruso logre acceder o recopilar información. En este artículo vamos a centrarnos en la cuenta de Google y en cómo podrían robarla. Algunos aspectos básicos a tener en cuenta y que conviene conocer para evitar que esto ocurra y aumentar así la seguridad. Hay que tener en cuenta que tenemos muchos servicios vinculados a Google, como puede ser el correo electrónico, almacenamiento en la nube, etc.

Métodos habituales para robar una cuenta de Google

Los ciberdelincuentes suelen actualizarse y perfeccionar los métodos que usan para atacar un servicio online. Por ejemplo cuentas de correo electrónico, redes sociales, etc. Sin embargo hay algunos comunes y que son los que están más presentes, como es el caso de robar una cuenta de Google.

Simple adivinación de contraseñas

Uno de los métodos clásicos y más sencillos es simplemente adivinar la contraseña. Aunque sea un error muy importante, son muchos los usuarios que siguen utilizando claves como 123456 y similares. Los piratas informáticos no tienen más que probar una serie de contraseñas simples y robar la cuenta.

Por ello es fundamental crear contraseñas que sean realmente fuertes y complejas. Lo ideal es que contengan letras (tanto mayúsculas como minúsculas), números y otros símbolos especiales. Todo ello siempre de forma aleatoria y nunca utilizar palabras o dígitos que nos relacionen, como nuestro nombre, número de móvil, etc.

Ataques Phishing

Sin duda otro método muy habitual para robar una cuenta de Google es el Phishing. En este caso el atacante va a utilizar un cebo, que suele ser un e-mail donde nos indican que ha habido algún error, que tenemos que cambiar la clave o hacer algo. Lo que buscan es que hagamos clic en un enlace que ellos nos envían y al poner la contraseña se la enviamos directamente a un servidor controlado por el ciberdelincuente.

Para combatir este tipo de ataques va a ser imprescindible el sentido común. Nunca debemos hacer clic en enlaces que nos llegan a través de direcciones desconocidas, más aún cuando nos invitan a iniciar sesión. Podríamos estar claramente ante una trampa y que la cuenta de Google se viera comprometida.

Evitar el Phishing en tiempo real

Keyloggers

En este caso estamos ante un malware. Es básicamente un software que instalamos pero que es malicioso y tiene como misión registrar todas las teclas que pulsamos y de esta forma recopila las contraseñas. Pueden venir al instalar un programa que en realidad es falso, al descargar un archivo adjunto por correo, etc.

Lo mejor para evitar esto, más allá de nuevamente el sentido común, es contar con programas de seguridad. Un buen antivirus puede bloquear la descarga de un archivo malicioso o ayudarnos a analizar el sistema y eliminar cualquier virus que pueda haber y no lo sepamos. Esto nos ayudará a proteger bien la cuenta de Google.

Fuerza bruta

Un método más habitual para robar una cuenta de Google es mediante fuerza bruta. Los piratas informáticos van a utilizar una serie de claves probables y combinaciones que suelen ser habituales. Todo esto lo consiguen gracias a una herramienta de diccionario, que prueba una y otra vez distintas opciones.

Aquí, una vez más, va a ser imprescindible tener una contraseña que realmente sea fuerte, que no cuente con palabras o dígitos típicos. La longitud, el hecho de ser totalmente aleatorias y contar con caracteres variados, va a ser imprescindible para evitar esto.

¡Sé el primero en comentar!