Flipper Zero, el tamagochi para hackers

Flipper Zero, el tamagochi para hackers

Javier Jiménez

Podemos hacer uso de muchas herramientas y dispositivos que están encaminados en permitir realizar pruebas de hacking, comprobar la seguridad de las redes y, en definitiva, explorar el mundo digital. Hay sistemas operativos que cuentan con múltiples aplicaciones que están dirigidas a ello. También incluso hardware que puede formar parte de nuestro día a día para realizar las pruebas. En este artículo hablamos de Flipper Zero, el tamagochi para los hackers. Vamos a explicar en qué consiste.

Flipper Zero, el dispositivo para pruebas de hacking

Como decimos, Flipper Zero es un dispositivo que puede servir para realizar pruebas de hacking y poner a prueba las redes. Es un pequeño hardware que recuerda mucho a un tamagochi, aquel juguete que se hizo tan popular en los 90 y que todos los niños y jóvenes tenían uno.

El objetivo de los desarrolladores de este aparato es combinar una gran variedad de herramientas en un único dispositivo y además de un tamaño muy pequeño. Hay que mencionar que es de código abierto y totalmente personalizable. Viene para sustituir los aparatos voluminosos e independientes, para concentrar todo en un único lugar.

Está diseñado para interactuar con una gran variedad de sistemas digitales, sistemas de control de acceso, RFID, protocolos de radio y poder piratear diferentes tipos de hardware. La idea principal es tener un gran abanico de posibilidades en un mismo dispositivo y además totalmente manejable. En otras palabras podemos decir que busca convertir la piratería en un juego.

La manera en la que se controla Flipper Zero es principalmente a través de su panel circular de cinco botones. Funciona de forma totalmente independiente, por lo que no tendremos que conectarlo a un ordenador o móvil para que funcione. Los principales ataques y scripts están disponibles en el menú.

La pantalla de este dispositivo es de 1,4 pulgadas y se ve perfectamente a la luz del sol. Además consume muy poca batería.

Flipper Zero

Alcanza un radio de hasta 100 metros

Flipper tiene un chip CC1101 incorporado que puede transmitir y recibir, y una antena de frecuencias de 433MHz integrada, lo que lo convierte en un potente aparato capaz de alcanzar un rango de hasta 100 metros. CC1101 es un transceptor universal diseñado para aplicaciones inalámbricas de muy baja potencia. Admite varios tipos de modulaciones digitales como 2-FSK, 4-FSK, GFSK y MSK, así como OOK y conformación ASK flexible. Puede realizar cualquier comunicación digital en sus aplicaciones, como conectarse con dispositivos de IoT y sistemas de acceso.

Cuenta con diferentes opciones para analizar algoritmos de control remoto y decodificar algunos de los más populares como Keeloq, Came o Doorhan. Además, como curiosidad, utiliza los 433 MHz para comunicarse con otros dispositivos Flipper Zero. De esta forma podríamos interactuar con otros usuarios que tengan también este tamagochi para hackers.

También permite detectar tarjetas de baja frecuencia. Son muy utilizadas en sistemas de acceso. No son hoy en día para nada seguras, como sabemos. Podrían ser clonadas fácilmente y leer la información. Gracias a una antena de 125 KHz este dispositivo podría leer las tarjetas EM-4100 y HID Prox, almacenarlas en la memoria y emularlas.

Flipper Zero tamagochi

Transmitir señal a muchos dispositivos

Hay que mencionar también que tiene la capacidad de transmitir señal a una gran cantidad de dispositivos. Por ejemplo podemos mencionar televisiones, aparatos de aire acondicionado o sistemas de reproducción de vídeo.

Flipper Zero cuenta con una amplia librería con toda la información de las principales marcas y modelos. Puede servir como mando a distancia y controlar este tipo de aparatos de forma remota.

Por otra parte, podemos ampliar la funcionalidad de Flipper Zero escribiendo nuestro propio código utilizando el conocido software Arduino IDE o PlatformIO. Sería tan sencillo como hacerlo en una placa Arduino normal.

Hardware del Flipper Zero

Si nos centramos en el hardware que compone este pequeño dispositivo que podemos guardar en un bolsillo, hay que mencionar que dispone de una pantalla LCD de 1,4 pulgadas de bajo consumo, tiene un panel direccional con cinco botones, una antena de 433 MHz con un rango de alcance de 100 metros y funciona por 5V.

Precio

Este dispositivo, se puede comprar en su página web oficial a un precio de 169 dólares, junto con unos protectores de pantalla a 7.50 dólares. El tiempo de entrega no es inmediato, pues debido a la demanda pueden tardar hasta dos semanas en ser entregados a los usuarios que lo adquieren.

Este no es un simple dispositivo, sino que en la propia página tenemos a nuestra disposición diferentes accesorios para expandir sus funciones, como por ejemplo una placa de desarrollo Wi-Fi a un precio de 29 dólares, y unas placas de prototipos con los pines correspondientes a 10 dólares. Luego tenemos packs de protectores de pantalla y una funda de silicona para protegerlo a 15 dólares.

La ley ante este dispositivo

Si bien es un producto que cualquiera puede comprar, y no se está haciendo nada ilegal si decidimos disponer de uno. En cambio sí pueden ser ilegales las funciones que se realicen con este dispositivos, sobre todo si se utilizan para tratar de hackear o conocer información privada de otras personas.

En España, el código penal recoge el hackeo y robo de información como delitos, los cuales están castigados con penas de prisión a partir de seis meses. Acceder a datos bancarios, datos médicos, descubrir secretos a nivel empresarial, cuestiones relacionadas con la seguridad nacional, entre otros, están considerados en el artículo 197.1 del Código Penal, como hacking o intrusismo. Lo cual va contra los derechos a la intimidad e imagen, los cuales se garantizan en el artículo 18.1 de la CE.

Por lo cual, si bien podemos tener uno de estos dispositivos en posesión, estos no deben utilizarse con fines maliciosos, ya que puede traer muchos problemas en todos los ámbitos, tanto a la persona afectada, como al atacante que utiliza el dispositivo para ir contra la intimidad de la víctima.

También hay que indicar que tiene un speaker y un motor de vibración, USB tipo C y lo que es más sorprendente: batería de 2.000 mAh que le otorga hasta 30 días de autonomía. También tiene una serie de pines inalámbricos y una antena de 125 KHz de proximidad. Esto hace de este dispositivo, algo muy útil a nivel educativo, tanto en cuestiones de seguridad, como electrónica.

¡Sé el primero en comentar!