Comprar dominio y hosting por separado: ¿es posible?

Cuando vayamos a crear una página web hay dos aspectos muy importantes que debemos tener en cuenta: el dominio y el hosting. Aunque a veces pueden confundirse, hay que tener en cuenta que son dos cosas diferentes. El dominio básicamente es el nombre de la página y la extensión, como podría ser por ejemplo redeszone.net. En cambio el hosting es donde vamos a alojar la página, el contenido, para que los visitantes puedan entrar. ¿Podríamos comprar el dominio y hosting en dos empresas diferentes?

¿Qué es un dominio?

Se trata del nombre que recibe nuestro sitio web en internet. Este nos va a identificar de una forma concreta sin que podamos ser confundidos con otro sitio a ojo de los ordenadores. Esto nos permitirá poder buscar cualquier página web en internet por un nombre, en lugar de tener que recordar una dirección IP y movernos por todo internet de forma sencilla.

De estos existen varios tipos, que pueden darnos a conocer algunos detalles sobre los sitios a los que accedemos.

  • Genéricos: que podrían ser los más conocidos como por ejemplo .com, .es o .org
  • Geográficos: Estos podrán ubicar un dominio en la geografía, como por ejemplo .es, .fr o .pt
  • De tercer nivel: Estos serían una combinación de los anteriores, como por ejemplo .com/es
  • Subdominios: Estos nos describirán en una palabra el servicio a utilizar, como por ejemplo mail.

¿Qué es un hosting?

Se trata del lugar donde estará alojada nuestra página web. Este contendrá todos los contenidos para que puedan ser visitados en todo momento desde cualquier dispositivo. De este también podemos encontrarnos con diferentes tipos, los cuales nos pueden facilitar diferentes características dependiendo de lo que necesitemos.

  • Hosting compartido: Es el formato más empleado. Dentro de un mismo servidor, es posible compartir recursos como la CPU o la RAM. Está pensando sobre todo para proyecto más ligeros, como páginas personales, que no necesitan una cantidad de recursos tan elevados.
  • Hosting VPS: Se trata de un servidor virtual con unos recursos de CPU y RAM garantizados. Esto nos evitará problemas de rendimiento que pueden venir derivados de un uso compartido. Se trata de un paso intermedio en un hosting compartido y uno dedicado.
  • Hosting dedicado: Contaremos con un servidor físico totalmente dedicado a nuestro proyecto. Esto quiere decir que la CPU y RAM estarán a nuestra disposición al 100%. Este es el más recomendado para páginas con alto consumo de recursos.
  • Hosting Cloud: En este servicio los recursos de nuestra máquina dependerán de la web. Así, esta no usará toda la potencia cuando no le haga falta, de igual forma que podrá aumentar sus recursos cuando detecte alta carga de trabajo. Esto está pensado para ofrecer una cantidad de recursos superior a la habitual a sitios más exigentes o en determinados eventos.

Cómo tener dominio y hosting en diferentes sitios

El dominio es clave para cualquier página. También lo va a ser el alojamiento, lógicamente. Sin embargo el nombre que elijamos, la extensión que vayamos a utilizar, va a ser algo fijo que no podremos cambiar salvo que decidamos crear otra web nueva. Es algo que debemos tener muy en cuenta cuando iniciemos un proyecto de creación de un sitio web.

En cambio el hosting es algo que podemos elegir en cualquier momento y cambiarlo si así lo deseamos. Por ejemplo en caso de haberlo contratado con una empresa y posteriormente encontrar otra oferta que nos interesa más, con mejores prestaciones y precio. Uno de los factores que podría hacer que optemos por otra alternativa es la capacidad de almacenamiento.

Entonces, ¿podríamos contratar el dominio y hosting por separado? La respuesta es que sí. Podemos contratar el dominio con un registrador y el almacenamiento con otra plataforma totalmente distinta. De esta forma tendríamos un dominio apuntando a un hosting que se encuentra en otra empresa diferente.

Muchos usuarios comienzan con un hosting sencillo, un alojamiento compartido que permita lo básico para el funcionamiento de la web. Con el paso del tiempo puede que eso se le quede pequeño y necesiten más recursos. Esto podría hacer que opten por un hosting dedicado, que sería más caro pero con más posibilidades.

Por ello puede que en un primer momento hayamos contratado el dominio y hosting con empresas diferentes o puede que en la misma y nos interese más adelante cambiar el almacenamiento web a otra distinta. Esto es algo que podemos hacer en cualquier momento. Además, es algo relativamente común y que muchos responsables de páginas tienen en cuenta.

Transferencia de dominio web

Apuntar los DNS al hosting adecuado

Pongamos que hemos contratado un dominio web con una empresa, pero queremos utilizar el alojamiento en otro hosting diferente. Ese dominio va a apuntar los DNS al hosting de esa empresa, pero nos interesa que apunten al alojamiento donde realmente vamos a guardar los archivos de nuestro sitio.

Para que esto sea posible lo que tenemos que hacer es cambiar los DNS del dominio y hacer que apunten hacia ese servidor que tenemos en otro lugar. Estos datos los debemos tener al contratar un almacenamiento web. Lo normal es que la empresa nos envíe un correo electrónico indicando que el hosting está activado y los datos de acceso. En caso de que no los tengamos simplemente habría que contactar con ellos.

Una vez tenemos estos datos, lo que tenemos que hacer es entrar en el panel de control de la empresa donde hemos contratado el dominio, seleccionar el dominio en concreto y buscar la opción de modificar DNS, DNS o Nameservers. Dependerá de la empresa, pero el proceso es similar.

Cuando estemos en este punto simplemente hay que cambiar los datos que previamente hemos obtenido del hosting al que queremos apuntar. Esto permitirá que el sitio web funcione correctamente y que los visitantes no tengan ningún tipo de problema para visualizarlos.

Tener dominio y hosting por separado

Nos debería de aparecer algo similar a la imagen de arriba. Allí simplemente tendríamos que poner los datos correspondientes y pinchar en Cambiar Nameservers o Cambiar DNS, según la empresa en la que estemos.

El cambio de DNS en un hosting no es inmediato

Hay que tener en cuenta que este cambio no se produce de inmediato. Una vez pongamos los DNS correspondientes y le demos a aplicar, habrá que esperar un tiempo hasta que se propaguen por Internet y realmente los cambios tengan efecto.

Normalmente suele ser un proceso que tarda menos de un día, pero podríamos tener que esperar incluso más de 24 horas. Por tanto no es algo que tenga efecto inmediato nada más después de haberlo cambiado en el dominio correspondiente. Esto ocurrirá independientemente del hosting que tengamos contratado.

¿Es mejor contratar el dominio y hosting en la misma empresa?

Hemos visto que es posible tener el dominio web con una empresa y el hosting con otra totalmente distinta. Es un proceso habitual y además es sencillo de llevar a cabo, como hemos explicado anteriormente. Pero, ¿tiene ventajas tener el dominio y hosting en el mismo lugar?

Es más práctico

Si tenemos en cuenta la practicidad, lo cierto es que sí merece la pena. Vamos a tener todo en un mismo lugar, con las ventajas que ello conlleva en cuanto a poder acceder fácilmente, solventar posibles problemas que aparezcan, etc. Tendremos una mejora al tener todo en el mismo lugar. Evitamos también tener que contactar con diferentes empresas en caso de que aparezca algún problema o necesitemos algún tipo de información.

Precio más económico

Pero también podemos obtener beneficios en cuanto al precio. Especialmente esto ocurre si contratamos ambas cosas al mismo tiempo. En muchos casos incluso nos hacen un descuento para el dominio o nos ofrecen el primer año gratis. Podemos encontrar, por tanto, mejores ofertas a la hora de contratar todo el pack en vez de cada cosa por separado.

Mejora en velocidad y SEO

Además, puede haber ventajas para mejorar la velocidad y de cara al SEO. Si tenemos contratado un dominio en España, es importante que el hosting esté en el mismo país. Esto lo podemos lograr si ambos están en la misma empresa. Ya sabemos que es muy importante cuidar todo lo relacionado con el SEO y que nuestro sitio esté correctamente posicionado para que llegue al mayor número de visitantes posible.

Inconvenientes

Por otro lado también nos podemos encontrar con algunas contradicciones, que lo mejor es que conozcamos para prevenir posibles problemas. Si bien se trata de una práctica muy habitual, no conviene despistarse en estos aspectos.

Algunos inconvenientes pueden ser tales como que tendremos más tareas de configuración. Si tenemos todo en el mismo servicio, será más sencillo gestionar todo, pero por separado tendremos más paneles de configuración.

Otro puede ser el soporte que el suministrador del servicio nos puede dar. Al tener todo separado, tendremos que tratar con dos soportes. Por eso es recomendable tener cierta experiencia con la gestión hosting / dominios para llevar a cabo todas estas tareas. Si no contamos con ella, lo más recomendable podría ser tener todo en el mismo servicio.

En cuanto a la velocidad de conexión, debemos aclarar que incluso hablando de medidas prácticamente inapreciables o prácticamente no podemos notar, existe una diferencia en este ámbito. Si contamos con todo en el mismo sitio, podremos tener una respuesta en solo 0,09 segundos, contra los 0,30 si tenemos estos apartados por separado.

En definitiva, es posible tener un dominio y hosting en empresas separadas. No obstante, hay que tener en cuenta también las ventajas de tenerlos en un mismo lugar.

¡Sé el primero en comentar!