Por qué proteger los DNS es esencial para el trabajo en remoto

Por qué proteger los DNS es esencial para el trabajo en remoto

Javier Jiménez

Los DNS son muy importantes para navegar por Internet. Permiten que los usuarios, al poner un nombre de dominio, lleguen a la ruta correcta de una página web. Ahora bien, lo cierto es que existen ataques cibernéticos que pueden comprometerlos. Es algo que está presente en Internet y que podría suponer un problema importante. En este artículo nos centramos en explicar por qué es esencial proteger los DNS de cara al teletrabajo.

El teletrabajo está cada vez más presente y hay que protegerse

Hay que tener en cuenta que el trabajo en remoto es algo que cada vez está más presente en nuestro día a día. Son muchos los usuarios que desempeñan sus funciones desde casa, sin necesidad de acudir físicamente a una oficina. La tecnología actual permite esta posibilidad.

Sin embargo esto supone un reto también para la seguridad. No basta simplemente con tener los medios adecuados para teletrabajar, como podría ser una conexión de Internet, un equipo informático y el software necesario. También hay que tener en cuenta la importancia de que todo esté correctamente protegido.

Tener programas de seguridad, mantener los equipos actualizados, proteger nuestra red… Todo ello ayuda a que el teletrabajo no solo sea una opción para muchas empresas, sino que sea segura. De esta forma evitamos que los datos e información de la organización, así como los del propio empleado, puedan verse comprometidos.

Dentro de todo lo que podemos mantener seguro, algo muy importante son los DNS. Debemos evitar ataques que puedan suponer un problema para nuestra seguridad. Ya sabemos que podemos toparnos con envenenamiento de caché de DNS, por ejemplo, que provocaría que el usuario sea redirigido a una página insegura al navegar.

DNS en el trabajo en remoto

Por qué es importante proteger los DNS al trabajar remotamente

Muchas redes empresariales están protegidas contra todo tipo de amenazas. Cuentan con cortafuegos, programas informáticos en los dispositivos, redes inalámbricas perfectamente cifradas, sistemas para evitar ataques a los DNS…

¿Qué ocurre cuando trabajamos desde casa? Es posible que a la hora de entrar en una página web, de acceder a un servicio de la empresa, la seguridad no sea la misma. Puede que nuestra red no esté bien protegida, que haya posibles intrusos, que nuestro ordenador tenga virus, etc. Son muchos los problemas que puede haber.

Pongamos el supuesto que nuestra red ha sufrido un ataque de envenenamiento de DNS. Intentamos entrar en páginas de la empresa y nos encontramos con que nos redirecciona a otra diferente. Incluso este proceso podría pasar desapercibido por parte de los usuarios.

Esto podría suponer la filtración de datos e información importantes de una organización. Podría comprometerse no solo la privacidad de los usuarios, de los trabajadores en remoto, sino también de toda la empresa.

La NSA recomienda evitar DNS de terceros

PDNS Digital Roaming

Es por ello que resulta imprescindible proteger los equipos y evitar ataques que puedan comprometer a los solucionadores de DNS. Existe una aplicación denominada PDNS Digital Roaming, disponible para Windows 10, que detecta cuándo se está utilizando un dispositivo fuera de la red empresarial y redirige el tráfico DNS a PDNS mediante un protocolo de cifrado DNS sobre HTTPS. El objetivo es ofrecer a los usuarios las mismas protecciones de seguridad que si se conectaran desde la red corporativa.

Sus creadores indican que no se trata de una VPN, sino que es aplicación que pretende cifrar y redirigir el tráfico DNS con el objetivo de mantener seguros a los usuarios. Al instalarse en el equipo, los usuarios pueden comprobar que el tráfico DNS se dirige a PDNS y así todo queda cifrado.

Por tanto, como conclusión debemos decir que es muy importante proteger nuestros equipos a todos los niveles. Es esencial tener un buen antivirus y otras herramientas de seguridad, así como mantener los sistemas actualizados. En muchas ocasiones surgen vulnerabilidades que hay que corregir para evitar la entrada de atacantes que nos comprometan.

También, más allá del propio equipo y los programas que tengamos instalados, se hace necesario proteger las redes y, como hemos visto en este artículo, el tráfico DNS. Evitar que seamos redirigidos a páginas fraudulentas, evitar que puedan infectarnos simplemente con entrar en un sitio web, es muy importante. Hemos visto el caso particular de los trabajadores en remoto, que podrían comprometer incluso la información de una empresa, pero también debemos aplicarlo a usuarios particulares.