Descubre qué es el protocolo SIP para llamadas VoIP y cómo funciona

El protocolo SIP es utilizado en las llamadas de voz sobre IP o VoIP. Esto permite que dos usuarios puedan conectares entre sí y realizar una comunicación. Vamos a explicar cómo funciona, qué se necesita para ello y también los usos que tiene la telefonía IP hoy en día. Un repaso a lo más importante de este protocolo.

En qué consiste el protocolo SIP

Para poder comunicarnos en Internet, para poder conectarnos a la red o utilizar alguno de los múltiples servicios y plataformas que hay, es necesario hacer uso de diferentes protocolos. Esto va a permitir que esa conexión se establezca o poder utilizar un determinado programa, por ejemplo. Hablamos de protocolos como HTTP, TCP, IP, FTP… En este caso SIP es un protocolo relacionado con la VoIP.

Sus siglas vienen de Session Initiation Protocol, que en español lo podemos traducir como Protocolo de inicio de sesión. Va a permitir establecer una comunicación entre dos equipos y poder establecer así una comunicación a través de una red IP, junto a otros dos protocolos: SDP y RTP/RTCP.

El primero de ellos, el protocolo SDP, son las siglas de Session Description Protocol y se encarga de establecer los parámetros para el intercambio multimedia. RTP, por su parte, significa Real Time Transport Protocol o Protocolo de transporte en tiempo real. Lo que hace es definir un paquete para el envío de audio y vídeo, algo necesario en las comunicaciones.

Básicamente consiste en que el protocolo SIP permite que dos usuarios puedan comunicarse entre sí. Va a permitir establecer una comunicación por voz o vídeo por ejemplo entre dos usuarios utilizando un ordenador. Se encarga de establecer la localización, la disponibilidad o los recursos utilizados.

Este protocolo no se limita a permitir la entrada de audio, como sería para una llamada de voz, sino que también permite transportar vídeos o mensajes. Entre otras cosas se encarga de conocer si un usuario ya ha establecido una llamada previamente y, por tanto, está ocupado.

Protocolo SIP en las llamadas VoIP

Cómo funciona el protocolo SIP y qué se necesita

El funcionamiento consiste en establecer esa comunicación entre dos equipos. Pero este protocolo simplemente se encarga de que esa comunicación sea posible, ya que no se trata de un programa por sí mismo o dispositivo como si fuera un teléfono.

Entonces, ¿qué necesitamos para que funcione el protocolo SIP? Es imprescindible que haya una serie de puntos para que se pueda establecer la comunicación y funcionar correctamente. Si algo de esto falla, no podríamos realizar una llamada VoIP.

Conexión de Internet

Lo primero y más importante es que haya una conexión de Internet. Sin esto no se puede establecer la comunicación y por tanto no podemos usar el protocolo SIP ni ningún programa que se base en él para realizar una llamada de voz o de vídeo.

Lo ideal es que esa conexión de Internet sea de calidad. Mientras mayor sea el ancho de banda, mejor. A fin de cuentas para que las comunicaciones de este tipo sean de calidad, van a requerir de un consumo de recursos mayor. Si podemos conectarnos por cable, mejor que por Wi-Fi.

Cuenta SIP

Es imprescindible también tener una dirección SIP. Esta cuenta la vamos a tener que contratar con algún servicio de telefonía. Esto puede ser tanto gratuito como de pago y normalmente basta con registrarnos a través de Internet.

Esa cuenta va a ser necesaria para poder comunicarnos con otros usuarios. Es básicamente como tener un número de teléfono o una dirección de e-mail. Se necesita para saber con quién estamos contactando y de qué manera. Esta dirección la vamos a tener que compartir con la otra persona, de la misma manera que si estuviéramos dándole el número de teléfono móvil.

Dos dispositivos compatibles

Otro punto básico es tener dispositivos que sean compatibles. Al establecer una comunicación entre dos usuarios, es imprescindible que cada uno de ellos utilice un equipo que permita usar el protocolo SIP y esté configurado correctamente para ello.

Podemos nombrar ordenadores, móviles o teléfonos IP, por ejemplo. Tienen que tener altavoz y micrófono, además de cámara de vídeo en caso de que queramos realizar videollamadas.

Software

Más allá del hardware, también es necesario tener software que nos permita realizar la comunicación. Estos programas suelen ser proporcionados por el propio servicio que estamos usando. Lo instalamos en el equipo, por ejemplo una aplicación para ordenador o móvil, y de esta forma podemos iniciar la comunicación.

El software es fundamental. Es como si quisiéramos utilizar el correo electrónico sin tener una aplicación para iniciar la cuenta o entrar en la página para poder enviar y recibir e-mails. Lo mismo ocurre con el protocolo SIP, que va a necesitar que instalemos aplicación.

Tecnología VoIP

Usos de la telefonía IP

¿Para qué podemos utilizar la telefonía IP? Vamos a mostrar los usos más habituales y sus ventajas si lo comparamos con la telefonía normal, por ejemplo. Ofrece a los usuarios una serie de posibilidades que pueden resultar interesantes para uso particular y también de cara a empresas.

Poder realizar múltiples llamadas

Una de las ventajas principales es que la telefonía IP permite responder a múltiples llamadas al mismo tiempo. Esto evita las esperas a la hora de tener que atender una llamada de un usuario y tener en cola a otros.

Esto es así ya que no depende de un cableado, como sí ocurriría con una llamada telefónica tradicional. De esta forma podemos atender variadas llamadas sin que la calidad se vea afectada.

Ahorro de costes

También es evidente el ahorro en costes. No es necesario tener tantos dispositivos, como pueden ser teléfonos, ya que lo podemos usar en ordenadores y móviles. Simplemente será necesario tener una conexión de Internet.

Además, otra reducción de costes tiene que ver con las propias llamadas. Especialmente para una empresa que necesite realizar llamadas internacionales, si lo comparamos con la telefonía tradicional la diferencia es importante. Podremos llamar a cualquier lugar sin preocuparnos por su coste.

Usar en cualquier lugar

Precisamente poder utilizar esta tecnología desde cualquier lugar es otra de las ventajas. No vamos a estar atados a un lugar físico, como sería en el caso de la telefonía fija. Podremos conectarnos y realizar llamadas VoIP desde cualquier lugar siempre y cuando tengamos conexión de Internet y un dispositivo compatible.

Esto es muy interesante por ejemplo para el trabajo en remoto. Los empleados pueden realizar llamadas durante su jornada laboral sin necesidad de estar físicamente en la empresa. Lo mismo que si tuvieran que estar viajando a otro lugar.

En definitiva, el protocolo SIP sirve para poder establecer llamadas VoIP. Esto tiene ventajas frente a la telefonía tradicional, como hemos visto. Básicamente va a ser necesario tener una cuenta, un dispositivo compatible, un programa instalado y una conexión a Internet.

¡Sé el primero en comentar!