Comprueba cuándo cambia tu IP pública y cómo cambiarla

Siempre que navegas por Internet, abres una página o usas cualquier servicio online, vas a dejar un rastro. Tu dirección IP pública va a ser visible por parte de una web o cualquier plataforma a la que entras. Puede ser fija o dinámica y según el caso puede interesar más una u otra opción. A veces puede interesar que la IP cambie. Por ello en este artículo vamos a explicar cada cuánto tiempo cambia la IP pública y de qué manera podríamos forzar ese cambio para que sea antes.

Qué es la IP pública y la privada

Lo primero que debes saber es que no todas las direcciones IP son iguales. Una IP es un identificador lógico y único para cada uno de los dispositivos que tengas conectados a la red. Por ejemplo un ordenador, móvil, la televisión… Pero vas a tener tanto IP privada como pública en tu red.

Cuando hablamos de dirección IP privada es aquella que identifica cada dispositivo que tienes conectado a tu red local. Esa dirección la va a asignar el router. Va a asignar una diferente a cada ordenador, tablet, móvil y cualquier otro aparato que haya conectado y de esta forma evitar que haya conflicto.

En cambio, la IP pública es aquella que asigna el proveedor de Internet. Es la IP con la que vamos a salir cuando nos conectemos a la red, cuando entremos a cualquier página o usemos algún servicio online. Además, hay dos tipos:

  • IP pública estática: en este caso no va a cambiar nunca. Siempre va a ser la misma y es muy útil para, por ejemplo, acceder a un servidor FTP.
  • IP pública dinámica: esta dirección sí va a cambiar. El proveedor de Internet puede establecer cuándo va a cambiar por otra distinta.

Cómo saber si la IP pública es estática o dinámica

Puede que te preguntes si tu dirección IP pública es estática o dinámica. Esto te permitirá saber si cambia o permanece siempre la misma. Vas a necesitar saberlo si quieres crear un servidor FTP, por ejemplo. Esto lo vas a poder averiguar de una manera sencilla y podrás hacerlo desde Windows, Linux o cualquier sistema operativo para móviles. Simplemente tienes que usar algún servicio para ver la IP.

Como ves en la imagen de arriba, allí encontrarás información sobre esa dirección IP. Podrás ver cuál es la dirección, el proveedor el país o incluso si navegas o no a través de un proxy. Pero lo que nos interesa en este caso es lo de “Static IP”. Significa que la dirección IP pública es estática. Eso sí, esta información no siempre es exacta y podrías no tener una dirección fija.

En este segundo ejemplo verás que no aparece lo de “Static IP”. Significa que esa dirección pública va a cambiar. Lo normal es que te encuentres en este segundo caso, ya que hoy en día la mayoría de usuarios en Internet tienen una IP pública dinámica. En caso de que quieras una fija normalmente tiene un coste adicional.

Pasos para cambiar la IP pública

¿Puedo cambiar la IP pública? Puede que te hagas esa pregunta y la respuesta es que sí que puedes cambiarla si es dinámica, aunque en determinadas ocasiones podría no ser algo tan rápido de hacer. No obstante, vamos a explicar qué pasos tienes que seguir para que cambie y utilizar otra.

  • Lo primero es apagar el router. En caso de que te conectes por fibra óptica y tengas una ONT independiente, tendrías que apagar solamente la ONT.
  • Debes esperar al menos medio minuto una vez has apagado el router y posteriormente lo enciendes.
  • Posteriormente vuelves a encender el router o la ONT, según proceda.

Es importante que no apagues y enciendas el router de inmediato. Si haces esto la dirección IP pública va a seguir siendo la misma. Es esencial que se apague por completo y esperar al menos ese tiempo. No obstante, incluso esperando ese tiempo puede que se te vuelva a reasignar la misma dirección. No es algo que podamos controlar, ya que depende de la operadora y de si en ese periodo de tiempo ha asignado o no esa IP a otro usuario.

Aunque lo normal es que simplemente con hacer esto ya te cambie la IP pública, en caso de que sigas teniendo la misma lo mejor es que aguantes con el router apagado unos minutos. Después de 5-7 minutos vuelves a encenderlo y así compruebas si ha reasignado otra IP. Casi con total seguridad será así.

Como puedes ver en nuestro ejemplo de arriba, la dirección IP pública ha cambiado una vez reiniciamos el router. Es un proceso que podríamos hacer siempre que queramos y ver si el cambio se realiza correctamente.

Pero hay un caso en el que esto no sería así. Esto afecta a los usuarios cuyo proveedor utilice CG-NAT. En este caso no podrás cambiar la IP tan fácilmente, sino que tendrás que esperar a que pase un tiempo hasta que el proveedor decida cambiarlo. Incluso puede que tuvieras que mantener el router y la ONT apagados durante algunas horas, según la operadora.

Si tienes una conexión del Grupo MásMóvil, una forma muy efectiva para cambiar la IP es utilizar un router neutro y cambiar su dirección MAC de la WAN. De esta forma, el proveedor creerá que es otro cliente diferente y nos cambiará la dirección IP pública.

Cuándo cambia según el operador

La dirección IP puede cambiar o no fácilmente según el operador. Hemos explicado de qué manera podemos cambiarla de forma manual. Ahora bien, ¿va a ser siempre así? Los operadores que utilizan DHCP la dirección IP puede cambiar una vez al mes. No obstante, en estos casos cada 14 días se produce una renovación de la concesión DHCP. Básicamente la operadora comprueba si la conexión sigue siendo válida y, de ser así, no realiza ningún cambio. Esto puede hacer que tengamos la misma IP incluso durante meses.

Por otro lado, las operadoras que utilizan PPPoE, como es el caso de Movistar, van a cambiar la dirección IP siempre que reiniciemos el router de la forma en la que lo hemos explicado. Es, por tanto, más sencillo tener una nueva dirección siempre que queramos y tan solo hay que seguir esos pasos.

Cómo navegar con otra IP

¿Tenemos anonimato por cambiar la IP pública? La respuesta es no. Aunque cambiemos la dirección IP dinámica, el proveedor va a saber que somos nosotros. Va a guardar un registro con todas las direcciones que ha ido asignando a un determinado cliente. Esto lo hacen para prevenir delitos informáticos, por ejemplo. Por tanto, no vas a navegar de forma anónima por Internet.

Si quieres navegar de forma anónima y aparecer con otra dirección distinta, vas a tener que utilizar otros métodos. Uno de ellos es utilizar una VPN. Es sin duda lo más habitual y funciona bastante bien. Este tipo de programas lo que hace es derivar tu conexión a través de un servidor y accedes a la red con otra IP distinta.

Hay aplicaciones VPN tanto gratuitas como de pago. Sin embargo, si quieres que funcione correctamente y además de forma segura, lo ideal es que cuentes con una de pago. Por ejemplo ExpressVPN o NordVPN son dos opciones muy populares y que funcionan bastante bien.

También puedes utilizar un proxy. La conexión va a pasar también por un intermediario y así ocultar tu dirección IP real. Incluso puedes usar servidores de otros países o cambiar cada vez que quieras y tendrías una dirección diferente. También encontrarás opciones gratuitas y de pago.

Una tercera opción muy sencilla y gratuita para navegar con otra dirección IP es utilizar el navegador Tor. Lo puedes descargar para sistemas operativos como Windows, Linux o Android. En este caso tus datos van a viajar a través de múltiples nodos hasta acceder al servidor.

En definitiva, como has podido ver existen diferentes tipos de direcciones IP públicas. Es posible que la puedas cambiar en determinados casos y el proceso es muy sencillo. No obstante, siempre puedes navegar ocultando esa información si utilizas una VPN, proxy o el navegador Tor.

¡Sé el primero en comentar!