Por qué deberías cambiar el router de tu operador

Por qué deberías cambiar el router de tu operador

Javier Jiménez

El router es una pieza fundamental para conectarnos a Internet en nuestro día a día. Normalmente los propios operadores nos proporcionan uno, ya sea pagando o de forma gratuita. Sin embargo tenemos a nuestra disposición un gran abanico de posibilidades. Son muchos los dispositivos que podemos utilizar, con características y funciones diferentes. En este artículo vamos a hablar de ello. Vamos a explicar por qué puede ser interesante cambiar el router de nuestro operador por otro diferente.

La importancia del router en nuestro día a día

Es una realidad que hoy en día el router forma parte importante de nuestra vida tecnológica. Es el dispositivo que nos permite acceder a la red a través de los diferentes equipos que tengamos. Los actuales permiten conectarnos tanto por cable como de forma inalámbrica. Esto último hace que sea posible conectar una gran variedad de dispositivos móviles.

La cuestión es que en ocasiones el router que tenemos puede no ser suficiente para lo que buscamos. Es cierto que si tenemos un uso cotidiano, básico y sin necesitar grandes cosas, el que nos ofrece nuestra operadora va a ser suficiente. Ahora bien, si necesitamos algo más vamos a tener que adquirir uno por nuestra cuenta.

Contar con un router que se adapte correctamente a nuestras necesidades va a ser fundamental para nuestro día a día. Especialmente si somos usuarios exigentes vamos a necesitar un aparato que funcione correctamente y no ponga nunca en riesgo nuestra seguridad.

Por qué deberíamos cambiar el router de nuestra operadora

Mejorar la señal inalámbrica

Uno de los motivos principales por los que deberíamos cambiar el router de nuestra operadora es para mejorar la señal inalámbrica. Hoy en día tener una buena conexión Wi-Fi es fundamental para todo lo relacionado con el Internet de las Cosas y los dispositivos móviles. Ahora bien, hay que tener en cuenta que no todos los routers funcionan bien en este sentido.

Comprar un router que se adapte mejor a lo que necesitamos puede suponer que incremente considerablemente la señal inalámbrica. Pueden tener varias antenas externas, por ejemplo, así como una mayor capacidad para conectarnos desde otras distancias.

Mayor seguridad y control

También pueden mejorar la seguridad. Es cierto que los routers modernos tienen unos estándares que pueden ser suficientes en la mayoría de casos, pero podrían quedarse cortos en otros. Hay routers que cuentan con más funciones adicionales que nos protegen en la red, como puede ser un firewall o contar con un VPN.

Algo similar ocurre con el control. No todos permiten crear una red de invitados o tener control parental, por ejemplo. Son aspectos valorados por muchos usuarios.

Más cantidad de puertos Ethernet

¿Vamos a conectar muchos equipos a través de cable? Los routers de nuestra operadora suelen estar limitados. Incluso puede que solo cuenten con uno Gigabit Ethernet y el resto sean Ethernet, por lo que la velocidad no será la máxima.

Al adquirir un router nuevo podremos elegir un modelo que disponga de más puertos Gigabit Ethernet y poder conectar así todos los dispositivos que necesitemos.

Optimizados para jugar online

Sin duda es una de las razones por la que muchos usuarios compran un router nuevo. A la hora de jugar por Internet necesitamos que la latencia la mínima posible, así como mantener siempre una buena velocidad y estabilidad de la señal. Esto no siempre ocurre con los routers convencionales y una buena idea puede ser comprar un router específico para jugar.

conexiones ftth fomentan la adquisición de dispositivos NAS

Más libertad para instalar otro firmware

También tendremos más libertad a la hora de modificar el firmware. Muchos routers de las operadoras no permiten el cambio de firmware o no hay tantas opciones en este sentido. Si compramos uno nuevo tendremos más libertad en este sentido.

Aumento de la velocidad

Lógicamente la velocidad es un factor también vital para los usuarios de Internet. Todos los routers no ofrecen la misma velocidad. Puede haber diferencias tanto por cable como a nivel de Wi-Fi. Este puede ser un factor determinante para acabar comprando un router nuevo y no seguir con el de nuestra operadora.