Por qué van lentas las descargas y cómo mejorar la velocidad

Tener una buena conexión de Internet, que la red vaya rápida y no tener cortes, es algo muy importante hoy en día. Podemos conectarnos a la red a través de servicios muy diversos, desde muchos tipos de dispositivos y hacer un uso muy variado. Sin embargo en ocasiones no funciona bien y los motivos pueden ser muy diferentes. Vamos a explicar en este artículo por qué van lentas las descargas y qué podemos hacer para intentar que funcionen lo mejor posible.

La conexión de Internet, algo fundamental en nuestro día a día

Hoy en día es casi imprescindible contar con una buena conexión de Internet. Lo necesitamos para comunicarnos con amigos y familiares, utilizar las redes sociales, informarnos… Sin embargo es fundamental que la velocidad sea buena, que no haya cortes ni problemas de estabilidad.

Esto también es algo muy importante cuando vamos a realizar una descarga. Hablamos por ejemplo de descargar un programa de Internet, de la nube, recibir un archivos adjunto por e-mail… En caso de tener una conexión pobre, limitada, podríamos tener problemas para todo esto que mencionamos.

Por ello, es muy importante cuidar la conexión de Internet, identificar posibles problemas que puedan surgir y, lo más importante, saber cómo solventar complicaciones que puedan estar presentes. Daremos algunas recomendaciones para mejorar la velocidad de descargas.

Por qué van lentas las descargas

Como decimos, las causas por las cuales las descargas de Internet no funcionan bien pueden ser muy variadas. Vamos a mostrar algunas de las principales y que pueden estar presentes en los usuarios a la hora de descargar algo de la red.

Problemas con la conexión

Uno de los problemas principales es tener algún problema con la conexión. Esto ocurre especialmente si estamos navegando a través de la red inalámbrica. Tener una mala cobertura con el Wi-Fi es muy común y esto puede causar una pérdida de velocidad y, en definitiva, que las descargas de Internet no vayan como nos gustaría.

Sin duda una de las causas más habituales de los problemas al descargar de Internet tes justo lo que mencionamos. Debemos asegurarnos de que la conexión funciona bien y no hay ningún tipo de problema. De lo contrario estaríamos limitados y habría fallos constantes de este tipo al navegar.

Malware en el equipo

También podría afectar en gran medida el software malicioso. Son muchas las amenazas que podemos sufrir a la hora de navegar por la red. Muchos tipos de virus, troyanos y otras variedades de malware que pueden perjudicar el buen funcionamiento de los sistemas.

Por tanto, tener malware en el sistema puede afectar también a la velocidad de las descargas que hagamos en Internet. Podría interferir en el buen funcionamiento de las aplicaciones que usamos para realizar esas descargas.

Qué es el malware híbrido

Uso de programas desactualizados

Por supuesto también podría ser un problema del programa que estamos usando y, más concretamente, de que se encuentre desactualizado. Usar software sin actualizar no solo es peligroso, sino que también podría estar limitando las funciones y generando problemas. Esto también se aplica a los navegadores y cualquier herramienta que usemos.

Pongamos que estamos descargando desde el navegador. Podríamos estar usando una versión obsoleta. Algo similar ocurriría si estamos haciendo uso de un programa de terminado que podemos usar para descargar.

Software que crea conflicto

Otra causa puede ser alguna instalación que hayamos realizado recientemente. Por ejemplo el uso de algún programa que pueda estar interfiriendo en la conexión de Internet y, también, en los programas que usemos para descargar. En ocasiones agregamos software con el objetivo de que pueda mejorar nuestras descargas pero tal vez lo que haga es perjudicar aún más.

Siempre debemos comprobar qué estamos instalando y de qué manera podría ayudarnos realmente. De lo contrario estaríamos consumiendo recursos que pueden ser necesarios para bajar archivos de la red con buena velocidad.

Antivirus o firewall provoca errores

Los programas de seguridad son muy importantes para no tener problemas en la red. Son esenciales para evitar la entrada de intrusos que puedan comprometer nuestros datos. Sin embargo un antivirus o cortafuegos también podrían estar bloqueando las descargas o limitando la velocidad.

Es importante tener en mente siempre que estos programas pueden generar problemas si no están bien configurados. De ahí que sea imprescindible asegurarnos de que el software que hemos agregado cumple con sus funciones y no va a lastrar el funcionamiento de la red y de las descargas de Internet.

Cómo mejorar la velocidad de descarga

Hemos visto algunos de los principales motivos por los que las descargas pueden ir lentas. Ahora vamos a dar algunos consejos para evitar esto y lograr que funcione lo mejor posible. Una serie de recomendaciones interesantes que podemos poner en práctica.

Mejorar la conexión

Uno de los principales consejos que podemos dar es el de intentar mejorar la conexión. Especialmente debemos conseguir que funcione lo mejor posible si nos conectamos de forma inalámbrica. Por ejemplo podemos instalar repetidores Wi-Fi, dispositivos PLC y cualquier otro aparato que pueda ayudar a amplificar la señal.

Tener una conexión lenta, que tenga poca cobertura y mala estabilidad puede afectar seriamente a la hora de descargar de Internet. Sin embargo, como hemos mencionado, podemos tener en cuenta algunos cambios básicos que pueden venir muy bien.

Mantener los equipos seguros y actualizados

Este consejo puede servir para evitar muchos de los problemas que tenemos en nuestros equipos. Es esencial que estén protegidos. Son muchas las herramientas de seguridad que tenemos a nuestra disposición. Muchos programas que de una u otra forma pueden protegernos.

Pero también es vital mantenerlos actualizados. En muchas ocasiones surgen vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por los piratas informáticos y también afectar al rendimiento de la navegación. Debemos instalar todos los parches disponibles y solucionar así estas complicaciones que aparezcan.

Mejorar la seguridad de una página web

Usar programas seguros y adecuados

Las descargas en Internet pueden ser simplemente descargar un archivo a través del navegador o incluso usar programas específicos para ello. En este último caso hay que indicar la importancia de utilizar programas que sean seguros, que funcionen adecuadamente, que sean legítimos y por supuesto que elijamos una buena opción dentro de las que tenemos.

El software para descargar debe estar lo más optimizado posible y evitar instalar aplicaciones que no sean fiables. El uso de software oficial va a ayudarnos en todo momento a preservar el buen funcionamiento.

Intentar concentrar la conexión

¿Estamos descargando un archivo desde un ordenador y va muy lento pero estamos usando al mismo tiempo otros dispositivos? Cualquier equipo que tengamos conectado a la red puede influir en la velocidad de Internet. Puede hacer que esa descarga que estamos intentando realizar se vea afectada, se produzcan cortes y funcione mal.

El consejo en este caso es intentar concentrar la conexión cuando estamos realizando una descarga. Es importante que evitemos estar usando otro ordenador y descargando al mismo tiempo o subiendo archivos a la nube. Un uso intensivo de la conexión puede afectar a todos los dispositivos conectados.

Configurar las aplicaciones

Por otra parte, las aplicaciones que usemos para descargar pueden tener configuraciones que podemos modificar. A veces un pequeño cambio que hagamos va a ayudar a que la velocidad sea mayor y que no haya ningún tipo de problema. Esto lo podemos aplicar también al propio navegador, que es el software más común para bajar archivos.

Este punto hay que tenerlo presente siempre. Nunca debemos dejar algo mal configurado, ya que podría afectar seriamente también a nuestra seguridad y permitir la entrada de intrusos.

En definitiva, siguiendo estos pasos que hemos mencionado podemos evitar problemas de velocidad al descargar de Internet. Es esencial que todo funcione lo mejor posible, que no cometamos errores y que nuestros equipos estén preparados para ofrecer un servicio óptimo, sin que surjan problemas.