Trucos para bajar la latencia o ping de Internet

A la hora de navegar por Internet hay que tener en cuenta que no influye únicamente la velocidad. Hay otro factor que se conoce como ping o latencia que puede ser clave para determinadas acciones en la red. Por ejemplo para jugar online, realizar una videollamada, etc. En ocasiones no tenemos lo que nos gustaría y supone un problema importante. Por ello en este artículo vamos a dar algunos trucos y consejos para bajar el ping de Internet.

Por qué es importante tener un buen ping

Como decimos, a la hora de navegar por la red no solo debemos fijarnos en tener una buena velocidad de bajada y de subida. Es cierto que son valores importantes, pero no solo hay que observar estos. También hay otro factor esencial que es la latencia. Lo ideal es que sea lo más baja posible para no tener problemas.

Podemos decir que el ping es el tiempo que tarda en enviarse un paquete dentro de la red. Esto se mide en milisegundos y mientras menor sea, mejor. Tener una menor o mayor latencia va a depender de diferentes factores, como la conexión contrata, el router, si nos conectamos por cable o Wi-Fi…

Jugar por Internet

Puede ocurrir por ejemplo que a la hora de jugar online ese ping sea demasiado alto y nuestra partida no funcione correctamente. La inmediatez la perderíamos. En caso de que haya que llevar a cabo una acción en el juego, tardaría en llegar a otras personas. Incluso podría ocurrir que al intentar iniciar un juego y nos conectemos a un servidor, nos echen debido a que nuestra conexión no es la adecuada y podamos perjudicar a terceros.

Por ello, si nuestro objetivo es jugar por Internet, ya sea desde el ordenador u otro dispositivo, deberíamos tener en cuenta la importancia de reducir el ping lo máximo posible. Debemos tenerlo en cuenta como uno de los puntos clave para determinar si nuestra conexión funciona adecuadamente o no.

Videollamadas

Algo similar ocurriría a la hora de realizar una videollamada. Esto es algo que cada vez está más presente en nuestro día a día. Sin embargo puede ocurrir que haya cortes, que tarde en llegar varios segundos el sonido, etc. Esto es debido a tener una latencia alta, por lo que es fundamental que sea la menor posible.

Si utilizamos programas o servicios como Skype, Zoom y similares, vamos a necesitar que la conexión tenga una buena velocidad tanto de subida como de bajada (vamos a enviar y recibir vídeo constantemente), pero también que ese ping sea lo más bajo posible. Solo así lograremos que no haya retardos molestos que puedan interferir en la buena comunicación.

Compartir pantalla

Otro tipo de servicio que ha aumentado mucho en los últimos tiempos es aquel que nos permite compartir nuestra pantalla con otros usuarios. Es muy útil para trabajar de forma remota, por ejemplo. También si tenemos algún problema con el ordenador y necesitamos que haya alguien que nos ayude a solucionarlo, con los conocimientos y herramientas necesarios.

Si la latencia es muy alta, el hecho de compartir pantalla y ver los movimientos de ratón o trabajar en común podría verse comprometido. Podríamos tener problemas, cortes y una vez más un mal funcionamiento. Debemos intentar bajar la latencia lo máximo posible para que esto no ocurra.

Consejos para tener un ping de Internet más bajo

Podemos hacer uso de diferentes trucos y consejos con los que podremos bajar la latencia de nuestra conexión. El objetivo no es otro que evitar esos problemas que hemos mencionado y que pueden afectarnos en nuestro día a día. Muchas de estas recomendaciones van a ser similares a las que podemos usar para mejorar la velocidad de la red.

No descargar con otros dispositivos al mismo tiempo

Un consejo muy importante y básico es no utilizar de forma intensiva otros dispositivos al mismo tiempo. Si por ejemplo estamos descargando archivos desde otro ordenador conectado a la red, podemos experimentar problemas no solo de velocidad, sino también de tener un mayor ping.

Por tanto, si queremos tener la menor latencia posible, es importante evitar hacer uso de otros equipos conectados a la red en ese momento. A fin de cuentas los recursos son limitados. Aunque las conexiones actuales puedan estar más preparadas para hacer frente a un uso más intenso, siempre vamos a tener un mejor rendimiento si concentramos la conexión en un equipo o en pocos.

Mejorar la cobertura inalámbrica

La velocidad de Internet, aunque no es un factor determinante, también puede influir en tener un mayor o menor ping. Pero sin duda la cobertura inalámbrica va a ser fundamental. El objetivo aquí es poder conectarnos al Wi-Fi en las mejores condiciones posibles.

Si vemos que la distancia al router es muy grande, que la señal que nos llega es débil, siempre podemos hacer uso de dispositivos como PLC o amplificadores con los que podremos mejorar en cierta medida nuestra conexión. Son muy útiles y los podemos encontrar a precios muy económicos, con una sencilla configuración.

2 WiFis

Evitar programas que puedan interferir

Otro aspecto que puede influir son los programas que tengamos instalados y que hagan uso de la conexión. En ocasiones pueden interferir y afectar seriamente a la latencia, además de la velocidad. Debemos controlar esto y no hacer uso de software que en realidad no nos aporte nada y esté consumiendo recursos.

¿Tenemos una aplicación para subir archivos a la nube y en ese momento está creando una copia de seguridad? Tal vez sea interesante pararlo momentáneamente, evitar que llegue a consumir recursos y de esta forma lograr que el ping no se vea afectado y poder tener una buena conexión para jugar online, realizar una videollamada o compartir la pantalla con otros.

Tener el equipo actualizado y libre de malware

Por otra parte, tener el equipo limpio, en buen estado y correctamente actualizado va a ser fundamental. Evitar el malware puede beneficiarnos a la hora de utilizar nuestros sistemas. Un virus o cualquier tipo de amenaza podría dañar nuestro equipo y afectar también a la conexión.

Igualmente es esencial que estén actualizados correctamente. Por un lado podemos mejorar el rendimiento, pero también la seguridad. En ocasiones surgen vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques. Es vital corregir esos fallos.

Pero el hecho de tener los equipos actualizados no solo debemos tenerlo en cuenta en el ordenador o móvil que usemos. Es importante que nuestro router, el firmware, cuenta con la última versión. Así lograremos los máximos rendimientos y también evitar problemas de seguridad que puedan ser explotados por terceros.

Bajar la latencia de Internet

Optar por un router más potente

Una opción costosa, pero que sin duda puede ayudarnos a bajar el ping de Internet. El router que utilicemos va a influir mucho, especialmente si tenemos en cuenta que hay algunos que están más orientados para el gaming. Podemos notar una mejora importante si decidimos cambiar el antiguo que tenemos, que posiblemente no cuente con características suficientes en algunos casos.

Por tanto lo consideramos como una alternativa si notamos que el aparato que tenemos no funciona correctamente y tiene una latencia demasiado elevada. Los más antiguos pueden no estar capacitados correctamente para las necesidades actuales.

Conectarte a un servidor local si es posible

Esto principalmente está orientado para jugar por Internet. Puede ocurrir que un juego en concreto nos permita conectarnos a diferentes servidores a lo largo del mundo. Lógicamente para que la latencia sea menor debemos intentar conectarnos a un servidor local. Es una opción que podemos tener en determinadas ocasiones.

También podríamos cambiar de servidor y probar otro. A veces el que estamos utilizando no funciona bien, tiene problemas y eso causa una mayor latencia en el juego.

Evitar usar VPN

Las VPN son servicios muy interesantes y lo cierto es que cada vez son más utilizadas. Pero claro, esto va a provocar que nuestra conexión de Internet se vea afectada. Podemos tener problemas de velocidad, pero también de latencia.

Nuestro consejo es que a la hora de navegar por Internet y buscar la menor latencia posible, hay que evitar utilizar herramientas VPN. En cualquier caso, si no tenemos más remedio que usar este tipo de servicios, debemos hacer uso de uno de garantías, que funcione correctamente. A saber posible hay que evitar los que son gratuitos, ya que más allá de generar problemas también podrían afectar a la seguridad.

No utilizar un proxy

Similar a lo que comentábamos anteriormente, otro consejo es no conectarnos a través de un proxy. Es cierto que estos servicios son muy útiles para cifrar la conexión, para poder conectarnos como si estuviéramos en otro lugar y para mejorar la privacidad al ocultar la dirección IP real. Pero también pueden afectar notablemente al rendimiento de nuestra conexión. Por un lado va a afectar a la velocidad de Internet, pero también a la latencia.

Por tanto, siempre que queramos que el ping sea lo más bajo posible debemos evitar el uso de servidores proxy a la hora de navegar por la red. De lo contrario podríamos hacer que la conexión funcione lenta, con pérdida de calidad y dar lugar a errores.

En definitiva, estos son algunos consejos que podemos tener en cuenta para lograr que el ping de la conexión de Internet sea lo más bajo posible. Muy importante para jugar por Internet, evitar problemas al realizar una videollamada, etc. Es un factor tan determinante como lo es la velocidad de bajada o la velocidad de subida.