Trucos para bajar la latencia o ping de Internet

A la hora de navegar por Internet hay que tener en cuenta que no influye únicamente la velocidad. Hay otro factor que se conoce como ping o latencia que puede ser clave para determinadas acciones en la red. Por ejemplo para jugar online, realizar una videollamada, etc. En ocasiones no tenemos lo que nos gustaría y supone un problema importante. Por ello en este artículo vamos a dar algunos trucos y consejos para bajar el ping de Internet.

Por qué es importante tener un buen ping

A la hora de navegar por la red no solo debemos fijarnos en tener una buena velocidad de bajada y de subida. Es cierto que son valores importantes, pero no solo hay que observar estos. También hay otro factor esencial que es la latencia. Lo ideal es que sea lo más baja posible para no tener problemas.

Podemos decir que el ping es el tiempo que tarda en enviarse un paquete dentro de la red. Esto se mide en milisegundos y mientras menor sea, mejor. Tener una menor o mayor latencia va a depender de diferentes factores, como la conexión contratada, el router, si nos conectamos por cable o Wi-Fi…

Jugar por Internet

Puede ocurrir por ejemplo que a la hora de jugar online ese ping sea demasiado alto y nuestra partida no funcione correctamente. La inmediatez la perderíamos. En caso de que haya que llevar a cabo una acción en el juego, tardaría en llegar a otras personas. Incluso podría ocurrir que al intentar iniciar un juego y nos conectemos a un servidor, nos echen debido a que nuestra conexión no es la adecuada y podamos perjudicar a terceros.

Por ello, si nuestro objetivo es jugar por Internet, ya sea desde el ordenador u otro dispositivo, deberíamos tener en cuenta la importancia de reducir el ping lo máximo posible. Debemos tenerlo en cuenta como uno de los puntos clave para determinar si nuestra conexión funciona adecuadamente o no.

Para conocer si tenemos un buen ping, podemos seguir una serie de reglas que nos dicen en que punto estamos, como por ejemplo.

  • Excelente: Aquí hablamos de las veces que el ping se encuentra por debajo de los 20ms, lo cual es lo más óptimo para jugar. Nos podemos encontrar con una imagen más nítida, y no deberíamos encontrarnos con retrasos o fallos en el juego.
  • Bueno: En este caso nos encontramos una variación entre los 20ms y los 50ms. Aquí tampoco tendremos problemas, siendo muy similar a la primera opción.
  • Regular: Nos vamos a una media de entre los 50ms y los 100ms. Este es el promedio para los jugadores que se conectan a servidores a nivel internacional. Es probable que se experimente algún retraso ocasional, pero puede depender de la configuración de nuestro juego.
  • Malo: A partir de los 100ms a los 300ms, empezaremos a experimentar retrasos y problemas de carga en las partidas online. No es muy frecuente que se interrumpa el juego, pero si se pueden experimentar caídas en lo referido al rendimiento y capacidades de respuesta tanto del mismo como lo que vemos de otros jugadores.
  • Imposible: Todo lo que suba por encima de los 300ms, conlleva un retraso muy notable en las acciones del juego, demoras en las respuestas o movimientos los cuales no estamos realizando directamente como jugadores. Puede convertirse en una experiencia frustrante.

Esto también se puede ver afectado dependiendo del tipo de juego que se está ejecutando, pues algunos son más exigentes que otros debido a las acciones que se realizan en los mismos.

  • Juegos de acción en primera persona o carreras: Suelen caracterizarse por ser juegos que requieren tiempos de respuesta muy rápidos, debido a que la acción está directamente relacionada con otros jugadores. Lo más recomendable para estos juegos, son pings que no superen los 50ms.
  • Multijugadores masivos online: Son los llamados MMO, donde el ping no es tan importante como en los casos anteriores, pues muchas de sus acciones se realizan directamente contra IAs, y menos frecuente contra otros jugadores, pero no por ello menos importante. En todo caso, estos juegos pueden llegar a ser jugados de forma eficiente con pings de hasta 200ms. Y si nos fijamos en los momentos que la acción depende de otros jugadores, el ping ideal estaría por debajo de los 150ms.
  • Juegos de estrategia: Este tipo de juegos suelen depender de una serie de acciones que no se ejecutan en tiempo real directamente, si no que pueden «esperar» desde el que el jugador envía la acción y el juego la ejecuta. Se pueden jugar por encima de los 200ms de ping.

Videollamadas

Algo similar ocurriría a la hora de realizar una videollamada. Esto es algo que cada vez está más presente en nuestro día a día. Sin embargo puede ocurrir que haya cortes, que tarda en llegar varios segundos el sonido, etc. Esto es debido a tener una latencia alta, por lo que es fundamental que sea la menor posible.

Si utilizamos programas o servicios como Skype, Zoom y similares, vamos a necesitar que la conexión tenga una buena velocidad tanto de subida como de bajada (vamos a enviar y recibir vídeo constantemente), pero también que ese ping sea lo más bajo posible. Solo así lograremos que no haya retardos molestos que puedan interferir en la buena comunicación. Además, mientras mayor sea la calidad de la imagen, mejor tendrá que ser la calidad de la conexión que tengamos.

Compartir pantalla

Otro tipo de servicio que ha aumentado mucho en los últimos tiempos es aquel que nos permite compartir nuestra pantalla con otros usuarios. Es muy útil para trabajar de forma remota, por ejemplo. También si tenemos algún problema con el ordenador y necesitamos que haya alguien que nos ayude a solucionarlo, con los conocimientos y herramientas necesarios.

Si la latencia es muy alta, el hecho de compartir pantalla y ver los movimientos de ratón o trabajar en común podría verse comprometido. Podríamos tener problemas, cortes y una vez más un mal funcionamiento. Debemos intentar bajar la latencia lo máximo posible para que esto no ocurra.

Internet de las Cosas

Cada vez tenemos más dispositivos conectados a la red. Por ejemplo hablamos de Smart TV, cámaras de vigilancia, reproductores de vídeo… Muchos de ellos los podemos controlar a través de Internet. Incluso podemos hacer que se muevan o lleven a cabo algunas acciones, como por ejemplo dispositivos que sirvan para controlar una mascota, darle de comer, etc.

Para que esto sea posible, para que ese control sea el adecuado, es imprescindible tener una buena conexión de Internet. Aquí vuelve a entrar en juego también la latencia, ya que si es elevada podría haber retardo e impedir que movamos un aparato correctamente o que llevemos a cabo alguna acción concreta con facilidad.

Teletrabajo

Un motivo más por el que resulta importante tener una latencia baja es para el teletrabajo. Vamos a conectarnos a equipos de forma remota y en muchos casos habrá que trabajar sobre esos dispositivos. Básicamente vamos a estar compartiendo pantalla, pero también en comunicaciones remotas a través de aplicaciones de videollamadas o llamadas de voz.

Un ping elevado puede hacer que el teletrabajo, en muchos casos, se haga más complicado. Por ejemplo no poder intercambiar información de manera instantánea, no poder usar una pantalla de forma remota sin que haya ese pequeño lag, que una llamada o videollamada se corte o tenga ese retardo molesto, etc.

Por tanto, estos son algunos de los principales escenarios donde te conviene tener una latencia lo más baja posible. Es importante controlar la conexión para que no aparezcan problemas y para ello vamos a mostrar ciertas recomendaciones y evitar así fallos.

Causas de tener latencia alta

Cuando tenemos una latencia alta, los motivos pueden ser muy variados. Debemos tener en cuenta que una de las claves es el operador que tengamos contratado nosotros, pero hay algunos factores que podemos controlar nosotros, ya que el único control que tendremos en el operador es cambiarnos de ISP directamente.

Mala cobertura WiFi en casa

Generalmente siempre nos conectamos a Internet a través de WiFi, una de las principales causas de una latencia muy alta es que tenemos mala cobertura, o también podría darse el caso de que tengamos muchas interferencias con redes vecinas. La única forma de solucionar esto es acercarnos al router para tener mayor cobertura, y cambiar el canal de emisión WiFI para que no tengamos interferencias con otros vecinos, o al menos, que tengamos las mínimas interferencias posibles.

Si la cobertura no es la adecuada, no solamente tendremos una baja velocidad de Internet y no podremos aprovechar todo el ancho de banda de la fibra, sino que también nos podría afectar a la latencia en la conexión. Siempre que sea posible, es muy recomendable utilizar cable de red Ethernet para no depender de la inestabilidad de las conexiones inalámbricas.

Aquí también podemos incluir que haya intrusos en la red. Eso va a hacer que no funcione correctamente y que pueda haber limitaciones en cuanto a velocidad y una latencia elevada. A fin de cuentas es un usuario más que va a estar consumiendo recursos y si hace un uso intenso, como podría ser descargar archivos o usar la nube, podría lastrar aún más el buen funcionamiento de la red.

Otros equipos usando la red

Si tenemos otros dispositivos conectados a nuestra red local, ya sea vía WiFi o vía cable, y están continuamente enviando datos o descargando a través de P2P, estos equipos pueden provocar que tengamos un ping mucho más elevado. Además, también podría aumentar el jitter, que es la variación de la latencia de la conexión. Esto sucede cuando nuestro router está muy colapsado gestionando el tráfico de los PC que están descargando, con la tecnología QoS en un router podríamos evitar o mitigar este problema tan habitual.

Si tienes uno o varios equipos intercambiando información con Internet de manera intensiva, como las descargas P2P, nuestra recomendación es que habilites el QoS de tu router para que todo funcione correctamente y no tengamos una alta latencia ni tampoco un elevado jitter en nuestra conexión.

Programas en segundo plano

Es posible que en nuestro PC tengamos programas que usan la red de forma intensiva en segundo plano. Por ejemplo, un proceso en segundo plano que consume mucho ancho de banda en la red son las actualizaciones de Windows, si tienes las actualizaciones automáticas y notas que tienes una latencia alta, posiblemente estés descargando nuevas actualizaciones del sistema operativo de Microsoft sin que lo sepas, por lo que deberías revisarlo.

Si nuestra conexión a Internet no dispone de mucho ancho de banda para hacer frente a estas descargas de actualizaciones, tendremos una alta latencia, y no solamente nos afectará a nosotros sino también al resto de dispositivos que están conectados a la red cableada e inalámbrica. En definitiva, conviene observar qué programas tenemos en el PC consumiendo mucho tráfico de Internet.

Malware en nuestro ordenador

Otra causa de tener una alta latencia en nuestra conexión es que tengamos un malware en nuestro ordenador, este malware puede provocar un alto consumo de procesador en nuestro ordenador, y también una alta latencia en la conexión porque nuestro PC está «ocupado» con el proceso del malware. También podría darse el caso de que este malware consuma una gran cantidad de ancho de banda para descargar o subir datos del PC.

Si nuestro equipo está infectado con cualquier tipo de malware, uno de los primeros síntomas es que la navegación por Internet va muy lenta y tenemos una alta latencia en la conexión cableada o inalámbrica, por lo que es recomendable pasarle un escáner antivirus para asegurarnos de que todo está funcionando correctamente.

Navegar desde una VPN

Sin duda el uso de una VPN también va a influir mucho en la latencia. Aunque son herramientas muy útiles para navegar por la red con mayor privacidad, evitar el bloqueo geográfico o usar redes Wi-Fi públicas sin riesgos de que se filtre la información personal, a veces van a hacer que la conexión no funcione correctamente.

Eso, inevitablemente, va a afectar al ping. Especialmente puede hacer que sea más alto cuando estamos usando un servidor que no funciona correctamente y, en general, una VPN que no va bien.

Consejos para tener un ping de Internet más bajo

Podemos hacer uso de diferentes trucos y consejos con los que podremos bajar la latencia de nuestra conexión. El objetivo no es otro que evitar esos problemas que hemos mencionado y que pueden afectarnos en nuestro día a día. Muchas de estas recomendaciones van a ser similares a las que podemos usar para mejorar la velocidad de la red.

Conectados por cable, si es posible

Siempre que sea posible deberíamos conectarnos con un cable de red Ethernet a nuestro router o switch, y dejar la conectividad WiFI en un segundo plano, y usarla únicamente para aquellos dispositivos que no tengan red cableada. Esto nos permitirá descartar cualquier problema con la conexión inalámbrica, interferencias con las redes vecinos y posibles bajadas de señal espontáneas que pueden suceder.

Si queremos descartar que el problema sea la red WiFi, entonces lo mejor es probar por cable de red Ethernet. En el caso de que sigamos teniendo problemas, entonces deberíamos mirar otras opciones como que estemos descargando desde otros equipos al mismo tiempo, malware en nuestro PC etc.

Además, es importante que el cable de red utilizado sea de calidad. Es importante que sea Gigabit Ethernet, al menos de categoría 5e (aunque recomendamos alguna superior) y así no solo alcanzar hasta 1 Gbps de velocidad, sino lograr tener más calidad y evitar los molestos cortes que pueden aparecer.

No descargar con otros dispositivos al mismo tiempo

Un consejo muy importante y básico es no utilizar de forma intensiva otros dispositivos al mismo tiempo. Si por ejemplo estamos descargando archivos desde otro ordenador conectado a la red, podemos experimentar problemas no solo de velocidad, sino también de tener un mayor ping.

Por tanto, si queremos tener la menor latencia posible, es importante evitar hacer uso de otros equipos conectados a la red en ese momento. A fin de cuentas los recursos son limitados. Aunque las conexiones actuales pueden estar más preparadas para hacer frente a un uso más intenso, siempre vamos a tener un mejor rendimiento si concentramos la conexión en un equipo o en pocos.

Mejorar la cobertura inalámbrica

La velocidad de Internet, aunque no es un factor determinante, también puede influir en tener un mayor o menor ping. Pero sin duda la cobertura inalámbrica va a ser fundamental. El objetivo aquí es poder conectarnos al Wi-Fi en las mejores condiciones posibles.

Si vemos que la distancia al router es muy grande, que la señal que nos llega es débil, siempre podemos hacer uso de dispositivos como PLC o amplificadores con los que podremos mejorar en cierta medida nuestra conexión. Son muy útiles y los podemos encontrar a precios muy económicos, con una sencilla configuración. Eso sí, debes configurarlos y colocarlos correctamente. Es importante que reciban buena señal y así poder repartirlas al resto de dispositivos que haya conectados.

2 WiFis

Pero también puedes mejorar la conexión por Wi-Fi simplemente con cambiar la banda que utilizas. Vas a poder conectarte tanto a la de los 2,4 GHz como a la de los 5 GHz. La primera podemos decir que es ideal para conectarte desde más lejos, ya que es menos sensible a la distancia y posibles obstáculos. En cambio, la segunda es la que ofrece más velocidad y calidad de conexión, siempre y cuando estés cerca del router. Por ello, elegir cuál utilizar puede hacer que la conexión de Internet, y también la latencia, mejore.

Evitar programas que puedan interferir

Otro aspecto que puede influir son los programas que tengamos instalados y que hagan uso de la conexión. En ocasiones pueden interferir y afectar seriamente a la latencia, además de la velocidad. Debemos controlar esto y no hacer uso de software que en realidad no nos aporte nada y esté consumiendo recursos. Algunas aplicaciones que van a consumir muchos recursos son las de descargas P2P, subir o bajar archivos a la nube, programas para ver vídeos en alta definición en Streaming, etc.

¿Tenemos una aplicación para subir archivos a la nube y en ese momento está creando una copia de seguridad? Tal vez sea interesante pararla momentáneamente, evitar que llegue a consumir recursos y de esta forma lograr que el ping no se vea afectado y poder tener una buena conexión para jugar online, realizar una videollamada o compartir la pantalla con otros.

Aquí también podemos incluir antivirus y cortafuegos. Especialmente estos últimos podrían estar bloqueando la conexión y provocar un mal funcionamiento. Es cierto que son herramientas muy útiles y que van a ayudar a la protección, pero debemos asegurarnos de que funcionan correctamente y no van a suponer un problema en vez de una solución.

Tener el equipo actualizado y libre de malware

Por otra parte, tener el equipo limpio, en buen estado y correctamente actualizado va a ser fundamental. Evitar el malware puede beneficiarnos a la hora de utilizar nuestros sistemas. Un virus o cualquier tipo de amenaza podría dañar nuestro equipo y afectar también a la conexión. Pero debes utilizar un buen antivirus. Aquí podemos nombrar opciones como Windows Defender, que viene con los sistemas de Microsoft, así como Avast o Bitdefender. No obstante, sea cual sea el que elijas debes comprobar que funciona bien y que no va a bloquear nada.

Igualmente es esencial que estén actualizados correctamente. Por un lado podemos mejorar el rendimiento, pero también la seguridad. En ocasiones surgen vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques. Es vital corregir esos fallos.

Pero el hecho de tener los equipos actualizados no solo debemos tenerlo en cuenta en el ordenador o móvil que usemos. Es importante que nuestro router, el firmware, cuente con la última versión. Así lograremos los máximos rendimientos y también evitar problemas de seguridad que puedan ser explotados por terceros.

Bajar la latencia de Internet

Optar por un router más potente

Una opción costosa, pero que sin duda puede ayudarnos a bajar el ping de Internet. El router que utilicemos va a influir mucho, especialmente si tenemos en cuenta que hay algunos que están más orientados para el gaming. Podemos notar una mejora importante si decidimos cambiar el antiguo que tenemos, que posiblemente no cuente con características suficientes en algunos casos.

Por tanto lo consideramos como una alternativa si notamos que el aparato que tenemos no funciona correctamente y tiene una latencia demasiado elevada. Los más antiguos pueden no estar capacitados correctamente para las necesidades actuales. Además, otro aspecto importante que debemos realizar es controlar los equipos que están conectados a nuestro router, sobre todo si pudiera haber intrusos en nuestra red local y que la ralentizan.

Conectarse a un servidor local si es posible

Esto principalmente está orientado para jugar por Internet. Puede ocurrir que un juego en concreto nos permita conectarnos a diferentes servidores a lo largo del mundo. Lógicamente para que la latencia sea menor debemos intentar conectarnos a un servidor local. Es una opción que podemos tener en determinadas ocasiones.

También podríamos cambiar de servidor y probar otro. A veces el que estamos utilizando no funciona bien, tiene problemas y eso causa una mayor latencia en el juego.

Evitar usar VPN

Las VPN son servicios muy interesantes y lo cierto es que cada vez son más utilizadas. Pero claro, esto va a provocar que nuestra conexión de Internet se vea afectada. Podemos tener problemas de velocidad, pero también de latencia. A fin de cuentas la conexión tiene que pasar por otro servidor.

Nuestro consejo es que a la hora de navegar por Internet y buscar la menor latencia posible, hay que evitar utilizar herramientas VPN. En cualquier caso, si no tenemos más remedio que usar este tipo de servicios, debemos hacer uso de uno de garantías, que funcione correctamente. A ser posible hay que evitar los que son gratuitos, ya que más allá de generar problemas también podrían afectar a la seguridad.

Por tanto, si necesitas un programa VPN para navegar por Internet y quieres que la conexión funcione lo mejor posible, es esencial que optes por alguna opción de garantías. Algunas como NordVPN o ExpressVPN ofrecen resultados muy interesantes para poder navegar por la red sin que aparezcan cortes o pérdida de velocidad.

No utilizar un proxy

Similar a lo que comentábamos anteriormente, otro consejo es no conectarnos a través de un proxy. Es cierto que estos servicios son muy útiles para cifrar la conexión, para poder conectarnos como si estuviéramos en otro lugar y para mejorar la privacidad al ocultar la dirección IP real. Pero también pueden afectar notablemente al rendimiento de nuestra conexión. Por un lado va a afectar a la velocidad de Internet, pero también a la latencia.

Por tanto, siempre que queramos que el ping sea lo más bajo posible debemos evitar el uso de servidores proxy a la hora de navegar por la red. De lo contrario podríamos hacer que la conexión funcione lenta, con pérdida de calidad y dar lugar a errores.

En definitiva, estos son algunos consejos que podemos tener en cuenta para lograr que el ping de la conexión de Internet sea lo más bajo posible. Tener una latencia baja es muy importante para jugar por Internet, evitar problemas al realizar una videollamada, etc. Es un factor tan determinante como lo es la velocidad de bajada o la velocidad de subida.

¡Sé el primero en comentar!