Empalma un cable de red con poca pérdida con estos trucos

El cable de red Ethernet es la forma de conexión a Internet que mejor aprovecha todo el ancho de banda de nuestra conexión. En tiendas físicas y online podemos encontrar una gran variedad de cables ya fabricados de diferentes categorías y tamaños. No obstante, tenemos usuarios que prefieren hacer sus propios cables de red para adaptarlos a sus necesidades, y también en algunos casos, ahorrar dinero. Lo único que necesitan son el cable Ethernet, conectores RJ45, una crimpadora y seguir un esquema de colores para que funcione todo correctamente. Lo que sucede es que en algunas ocasiones, el cable de red que tenemos se nos queda corto y tenemos que buscar soluciones. En este tutorial vamos a hablar sobre cómo empalmar un cable de red con la menor pérdida posible de rendimiento.

Lo primero que vamos a ver es una serie de cuestiones sobre el cable de red y en qué pueden tener influencia a la hora de realizar la unión entre esos dos cables. Luego veremos si nos conviene empalmar un cable de red uniendo sus dos extremos. Por último, también veremos otra serie de soluciones que nos puedan facilitar el empalme de un cable de red con otro de una manera muy sencilla.

Aspectos a tener en cuenta

Los cables de red no son todos iguales, aunque sus elementos parecen iguales como el conector RJ45 y el propio cable. Los que hacen sus propios cables de red Ethernet, saben que hay muchas diferencias que los distinguen. Una de las cosas que determinan a los cables de red, es su categoría, ya que en base a ella se establece la velocidad máxima que pueden alcanzar. Esta sería una tabla con las categorías de los cables Ethernet más utilizados actualmente.

Además, en función de su categoría vendrán con más o menos apantallamiento, que le puede proteger del ruido y las interferencias. Hoy en día, tanto si piensas hacer tu cable de red Ethernet o comprar uno, lo ideal es que mínimo tenga categoría 6. Por otra parte, si no sube mucho el precio y pensando de cara al futuro, quizás os pudiera interesar la categoría 7 ya que cada vez tenemos más routers y tarjetas de red que soportan conectividad Multigigabit e incluso 10GBASE-T.

Otra cosa que hay saber antes de empalmar un cable de red, es identificar la categoría a la que pertenece. Normalmente viene serigrafiado en el propio cable y son fáciles de distinguir. Este sería un ejemplo de un cable de red de categoría 5E.

Cable de red Ethernet del router 4G NETGEAR Nighthawk R7100LG

Esto es un factor muy importante, porque al empalmar un cable de red, si uno de ellos es de categoría inferior se puede terminar perdiendo velocidad. Por lo tanto, antes de empezar conviene averiguar la categoría que tienen ambos cables.

Utilizar conectores RJ45, ¿sí o no?

¿Merece la pena unir un cable manteniendo los dos conectores RJ45? En el hipotético caso de que necesitáramos un cable de red de 12 metros y tuviésemos un cable de 7 metros y otro de 5 metros podríamos tener la idea de unirlos en un único cable. A pesar de que algunos usuarios cortan los extremos de los dos cables y los empalman es una práctica que no debemos hacer nunca. La razón por la que no deberemos hacerlo es porque en muchas de las ocasiones no va a funcionar, pero si en algún momento lo hace, tenemos bastantes probabilidades de tener problemas de velocidad, latencia o estabilidad.

En resumen, lo ideal es que un cable de red sea continuo, es decir, que no tenga cortes ni empalmes, ni tampoco nada que pueda interferir desde cada una de las clavijas RJ-45 situadas a cada extremo del cable. Por lo tanto, cualquier corte, empalme o cortocircuito que tenga el cable va dar lugar a grandes pérdidas de la velocidad e incluso también a cortes de conexión.

Entonces tenemos dos formas de actuar correctas. Una sería optar por comprar uno nuevo del tamaño que necesitemos, o también fabricarlo nosotros mismos en caso de tener las herramientas y el material adecuado. La otra forma para empalmar un cable de red y aprovechar esos que ya tenemos, sin necesidad de hacer empalmes, sería la utilización de adaptadores u otro equipamiento como veremos a continuación.

Métodos para unificar el cable

Actualmente hay varias herramientas y dispositivos que podemos utilizar para «empalmar» un cable de red Ethernet sin perder señal ni rendimiento, debemos recordar que no se recomienda «empalmar» los diferentes hilos dentro de un cable de red, como hemos explicado anteriormente. Si quieres «empalmar» varios segmentos de cables de red Ethernet con su conector RJ-45, lo mejor es que compres los siguientes adaptadores y dispositivos.

Adaptador hembra-hembra: lo más barato

La manera más sencilla y eficiente de empalmar un cable de red es utilizando adaptadores hembra-hembra que también puede recibir el nombre de acopladores. Este aparato viene con dos clavijas RJ-45 hembra conectadas entre sí, de tal forma que podemos conectar dos cables de red a cada uno de los extremos. De esta forma, operará como si fuera uno solo. Aquí tenéis un ejemplo de un acoplador:

acoplador RJ45

También hay que señalar que estos adaptadores son totalmente pasivos y no requieren de ninguna alimentación ni tampoco influyen en la conexión. Además hay que señalar que si utilizamos un dispositivo de buena calidad la pérdida será muy pequeña. Además pueden contar con un blindaje metálico en el interior que les permite minimizar la interferencia electromagnética y evitar así la pérdida de señal para ofrecer un entorno de red más estable.

Estos acopladores podemos encontrarlos en Amazon desde unos 5 €. No obstante, a veces por la baja diferencia de precio compensa más comprar un kit para tener alguno de reserva de cara al futuro. Un ejemplo de este tipo, de buena calidad y compatible con las categorías 5, 6 y 7 sería este de UGREEN:

Esta es la forma más barata de «empalmar» un cable de red, y la más fácil de realizar, pero también tenemos otras opciones.

Switch: la mejor forma

Un acoplador es la forma más rápida y económica de empalmar un cable de red sin que tengamos pérdidas, aunque hay que reconocer que hay alternativas mejores que ofrecen más. En el caso de necesitar unir dos cables de red, especialmente si estos son bastante largos, la mejor opción es utilizar un equipamiento de red adicional como un Switch.

Este tipo de dispositivos permiten «regenerar» la señal del propio cable, llegando a mucha más distancia sin pérdida de señal. Debemos recordar que en el estándar Ethernet, no se permite tener cables de más de 100 metros de longitud, pero utilizando un switch normal y corriente, podríamos tener dos segmentos de 100 metros sin ningún problema. El inconveniente que tienen es que dependen de la alimentación de corriente, pero hoy en día incorporan funciones de ahorro de energía por lo que no consumen mucho. Este tipo de equipamiento nos ofrece una mayor fiabilidad en la conexión.

Un ejemplo de switch que podríamos utilizar es el D-Link DGS-105 , con él podremos alargar perfectamente dos cables de red y mejorar la conexión.

Por supuesto, si necesitas interconectar en la red local diferentes equipos que ya tienen un cable de red, con un switch podrás hacerlo de forma fácil y rápida sin tener que comprar equipamiento adicional.

Router viejo: velocidad limitada

Otro dispositivo que podríamos utilizar para empalmar un cable de red puede ser un router viejo que tengamos guardado en una caja. Uno de los inconvenientes que puede tener es que si es demasiado antiguo, no será Gigabit Ethernet y no podremos sobrepasar velocidades superiores a 100 Mbps. Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que ese router viejo, es posible que necesite hacer algunas configuraciones, como, por ejemplo, ponerlo dentro del mismo rango de red actual y asignarle una IP fija local. Por lo tanto, el switch mencionado anteriormente puede ser una opción más sencilla de implementar ya que no requiere de configuraciones.

Comtrend AR-5381u funcionando en ADSL Jazztel

La parte positiva de un router viejo que ya no estamos utilizando, es que es totalmente gratis porque ya lo tenemos en nuestro hogar, y podemos darle una segunda vida para alargar un cable de red Ethernet. En este tipo de dispositivos también se regenerará la señal, tal y como ocurre en el switch.

Tal y como habéis visto, disponemos diversas formas de empalmar un cable de red, la más barata y rápida es usar un adaptador RJ-45 hembra-hembra, no necesita ningún tipo de alimentación y podremos unir dos cables de red de forma fácil y rápida. Las otras formas usando un switch o un router viejo tiene sus ventajas, como la regeneración de la señal y que podremos llegar más lejos, sin embargo, necesitan alimentación, y en el caso del router deberemos realizar una configuración específica para que funcione adecuadamente.

¡Sé el primero en comentar!