Error 403 Forbidden al navegar: así puedes solucionarlo

A la hora de navegar por Internet en ocasiones surgen problemas que nos impiden acceder a páginas o tener un funcionamiento normal. Esto es algo que ocurre en cualquier navegador y las causas son muy diferentes. A veces el problema está en el software que utilizamos, otras en la conexión de Internet que no funciona bien, tal vez sea el sistema operativo que tenga algún tipo de malware… En cualquier caso, son muchos los problemas que pueden hacer que no podamos entrar en una página web. En este artículo vamos a hablar de qué es el error 403 Forbidden y qué podemos hacer para evitarlo.

Qué es el error 403 Forbidden

El error 403 Forbidden puede aparecer al navegar. Se trata de un código de estado HTTP que nos indica que no tenemos la aprobación necesaria para poder acceder a una determinada página web por algún motivo. Básicamente significa que el servidor recibe la solicitud que hacemos para acceder, pero no la acepta.

Este error puede aparecer en determinadas circunstancias. También podemos encontrarlo no solo como error 403 Forbidden, sino en un mensaje donde nos aparece Acceso denegado, Acceso prohibido, Error 403 prohibido…

Si simplificamos las cosas podemos decir que este error ocurre cuando intentamos entrar en un sitio para el cual no tenemos permiso. Ahora bien, ¿esto debería de ser así o realmente tenemos permisos pero por algún problema no nos deja? Puede ocurrir por algún ajuste incorrecto en el archivo .htaccess o por cambios que haya habido por parte del proveedor o hosting.

Hay que tener en cuenta que este error, así como otros similares, pueden ocurrir en un momento concreto o permanecer. Es decir, puede que se trate de un fallo momentáneo y si entramos unos minutos después ya no aparece o puede que se haga permanente y siga mostrándonos el mismo error.

¿Cómo funciona el error 403 Forbidden?

Cuando un usuario trata de acceder a una página web, este envía la solicitud mediante el protocolo HTTP. Una vez llega al servidor, este se encargará de generar una respuesta. Para ello, primero debe examinar la solicitud, y si todo está correcto, responde al usuario con un código de acceso para poder cargar la página.

Esto sucede muy rápido, de forma que es prácticamente imperceptible para los usuarios. En cambio cuando el servidor encuentra algún problema en la solicitud, los cuales pueden ser por diferentes motivos, nos mostrará un error como el 403 del que hablamos. Estos códigos, se generan de forma automática según las razones que lo originen. Incluso debemos tener en cuenta que puede deberse a algún cambio en el alojamiento del sitio web. Por lo cual también podemos ver algunas variantes del mismo.

Entre ellas podremos encontrarnos las siguientes, que si bien cada una tiene sus características, por lo general todas significan que el acceso está denegado.

  • Error 403
  • HTTP 403
  • Prohibido
  • 403 Prohibido
  • 403 Error Prohibido
  • Error 403 – Prohibido
  • Error HTTP 403 – Prohibido
  • Error HTTP 403.14 – Prohibido
  • Nginx 403 Prohibido
  • 403 Nginx Prohibido
  • Prohibido: No tienes permiso para acceder a [Directorio] en este servidor.

Su principal cometido es ayudarnos a identificar un problema, siendo los más comunes los errores 403 y 404. En este caso el 403 nos indica que la URL es válida, pero la solicitud no se pudo resolver. Pero estas pueden variar de unos casos a otros. Es posible que para algunos sitios web, la búsqueda de ciertos contenidos esté directamente prohibida por el estado 403, y no tiene que ser en el sitio web completo, si no que puede ocurrir en una sola sección del mismo o varias de estas, de modo que el error solo se muestra si accedemos de forma concreta.

Evitar el fallo 403 Forbidden por parte del usuario

Vamos a explicar algunos aspectos que podemos tener en cuenta para intentar evitar este problema. Como hemos indicado puede que se trate de algo momentáneo o puede que permanezca en el tiempo. Eso sí, siempre y cuando realmente no estemos intentando acceder a un sitio que realmente esté restringido. Veremos algunos puntos que deberíamos realizar e intentar solucionarlo. Una serie de recomendaciones que podemos poner en práctica fácilmente.

Actualizar la página

Lo primero y más básico es actualizar la página o volver a entrar unos minutos después. Tal vez haya sido un fallo momentáneo y pronto vuelva a estar disponible con normalidad. Por tanto lo primero, aunque es lo más básico, sería actualizar la página y en caso de que no funcione volver a entrar unos minutos después.

A veces puede ocurrir que haya algún problema momentáneo con el servidor de ese sitio y se puede corregir simplemente con volver a entrar pasado un momento. Es lo primero que haremos si nos encontramos con este error o alguno similar. Simplemente con «un F5» en muchos casos salimos de problemas similares.

Probar otro navegador

También podemos probar con otro navegador. A veces estos fallos surgen por algún problema con el software que estamos utilizando. Sin embargo al probar con otro navegador diferente ese error se elimina y podemos navegar con normalidad. Esto nos indicaría que el fallo no es de la web, ni tampoco que realmente tengamos prohibido el acceso, sino que por algún motivo nuestro navegador no actúa correctamente.

Son muchos los navegadores que podemos utilizar. Algunos de los más comunes son Chrome o Firefox, pero podemos tener instalado cualquier otro y así usarlo en caso de que queramos revisar algún tipo de error que pueda surgir, como este que mencionamos en este artículo. Con esto podremos descartar o no que el fallo resida en este tipo de programa.

Revisar la URL correctamente

Otro punto básico sería revisar correctamente la URL. ¿Hemos introducido la dirección exacta o nos hemos equivocado en algún parámetro? Tal vez estemos intentando acceder a alguna sección restringida, por ejemplo. De esta forma podremos descartar que no se trata de un simple fallo a nivel de usuario, que no hemos puesto mal la dirección a la que intentamos entrar.

Es común que nos confundamos al poner una dirección. Puede que hayamos copiado la URL de otra página pero nos hayamos «olvidado» parte de la misma. Esto podría provocar este fallo típico en el navegador e impedir que la web cargue con normalidad. Por tanto, es otro de los puntos a tener en cuenta para evitar este tipo de error.

Borrar la caché y cookies

Por otra parte, algo muy interesante que podemos hacer para evitar este tipo de problemas es borrar la caché y cookies del navegador. Esto es algo que podemos hacer fácilmente en navegadores como Google Chrome o Mozilla Firefox, por nombrar algunos de los más utilizados. En muchas ocasiones se pueden solucionar problemas similar simplemente con borrar la caché y cookies.

Los navegadores bloquean las cookies de terceros

A veces el navegador puede no estar enviando correctamente las credenciales necesarias. Esto podríamos solucionarlo al borrar la caché y las cookies, como hemos indicado. Un proceso sencillo y rápido.

Utilizar un proxy

También podríamos probar a conectarnos mediante un proxy. Actúa de forma similar a una VPN y lo que hace es ocultar nuestra dirección IP real, algo que podría evitar problemas en caso de que esa dirección haya sido bloqueada por algún motivo. Nuevamente podemos optar por una versión gratuita, dentro del amplio abanico de posibilidades que encontraremos en Internet.

Nuestro consejo es elegir un proxy que tenga una buena velocidad y estabilidad. Hay muchas alternativas en la red, como hemos indicado, pero lógicamente no todas funcionan de la misma manera. Es también vital que sean seguros y que no comprometan en ningún momento nuestra privacidad al navegar por Internet.

Solucionar el error 403 Forbidden si no es nuestro problema

hemos mostrado una serie de métodos o pasos para intentar solucionar el problema 403 Forbidden en caso de que sea de parte del usuario. Sin embargo no siempre es así, ya que podría ocurrir que se trate de un error de la propia página o incluso de nuestra operadora. Tenemos también un par de soluciones si todo lo que hemos explicado anteriormente no ha tenido ningún efecto positivo.

Contactar con el sitio web

Sin embargo lo normal es que el problema no esté en nuestro equipo. Es decir, el error 403 Forbidden suele aparecer por algún problema con la página que visitamos. Por tanto algo más que podemos hacer es directamente contactar con ese sitio. Informarles de que tenemos el acceso denegado por algún motivo y que podría tratarse de algún plugin mal configurado que tengan, por ejemplo.

Es posible que incluso hayan sufrido algún ataque cibernético o algún problema al cambiar algo del sitio. Lo normal es que este error le pueda pasar a muchos usuarios que intenten acceder al sitio, por lo que podemos contactar con los responsables y que puedan llevar a cabo alguna acción y solventarlo lo antes posible.

Entre las diferentes accesiones que pueden llevar a cabo los administradores de un sitio web, nos podemos encontrar:

  • Revisar el archivo htaccess: Se trata de un archivo que permanece oculto en el directorio de los sitios web. Este contiene parámetros de la configuración del servidor, y lo podemos encontrar en prácticamente todos los sitios web. En todo caso, si nuestro sitio no dispone de uno, podemos crearlo de forma manual. Lo que se puede llevar a cabo para tratar de solventar el error, es crear uno nuevo por parte de los administradores.
  • Reiniciar permisos de archivos y directorios: El error 403 puede venir porque los permisos de son incorrectos en los archivos o carpetas del sitio web, y lo más probable es que se origine en nuevos ficheros, los cuales estarán de inicio con unos permisos predeterminados. Se encargan de controlar lo que podemos leer, escribir y ejecutar.
  • Deshabilitar plugins: Esto puede ser otra de las causas, un plugin en conflicto o en desuso. Lo mejor es desactivar todos los que tenemos instalados en lugar de ir uno por uno. De tal forma que nos llevará menos tiempo conocer si el problema radica en este paso. También puede funcionar darle un nuevo nombre a la unidad donde se almacenan.
  • Utilizar una página Index: Debemos revisar el nombre del archivo de nuestra página principal, ya que debería tener un nombre específico. Si esto no es así, podemos tomar dos caminos, la más sencilla que es renombrar la página de inicio, o subir una nueva página al directorio y crear una nueva dirección a la misma.
  • Propiedad de archivos: Una incorrecta propiedad de los archivos también puede generar este error. Por lo general, los archivos y carpetas se asignan a un propietario, un grupo a ambos.
  • Buscar Malware: Si nuestro sitio web se infecta con algún tipo de software malicioso, puede dar lugar a muchos errores. Por lo cual realizar un análisis en busca de estos intrusos, puede ayudarnos a arreglar muchos fallos, ya prevenirlos. Si encontramos alguno guardado en la página, podemos dar uso de los plugins que nos permiten eliminarlos, o hacer una restauración del sitio web desde una copia de seguridad completa.

Contactar con la operadora

Una última opción sería contactar con nuestra operadora. Puede que por algún motivo nuestra IP pública o la operadora por completo estén en la lista negra de un sitio web y prohíben el acceso. Aquí, además, podríamos mencionar la posibilidad de utilizar una VPN para intentar conectarnos a ese sitio y evitar posibles problemas.

Si nuestra IP ha sido bloqueada podríamos conectarnos a través de otra diferente gracias a este tipo de herramientas que tenemos disponibles para todo tipo de sistemas operativos. Hay opciones tanto gratuitas como de pago. Algo similar podríamos mencionar en el caso de utilizar un proxy, que también podría saltarse este tipo de fallos.

En definitiva, estos son algunos pasos que podemos llevar a cabo para intentar corregir el Error 403 Forbidden al acceder a una página web. Hemos visto algunas opciones sencillas que podemos realizar en nuestro sistema y así ver si se trata de algo que podamos solucionar de nuestra mano. Pero recordemos que en algunas ocasiones, es posible que el error no tenga una solución que esté en nuestra mano.

¡Sé el primero en comentar!