Qué ping o latencia necesito para una videollamada

Cuando navegamos por Internet, utilizamos servicios y plataformas, un factor muy importante para que todo funcione correctamente es la velocidad. A todos los usuarios nos preocupa que nuestra conexión vaya bien, que nos llegue lo que tenemos contratado de subida y bajada. Sin embargo hay otro factor muy importante, especialmente para determinados usos que podemos darle: la latencia. En este artículo vamos a hablar de cuál debe ser el ping correcto para poder realizar una videollamada.

Por qué es importante una buena conexión para realizar videollamadas

Las videollamadas han ganado un peso muy importante en los últimos años. Tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de posibilidades para ello. Muchos programas y servicios online que nos permiten estar en contacto con amigos y familiares a través de un móvil u ordenador.

Este tipo de servicios van a requerir que la conexión de Internet funcione correctamente. Si tenemos un Internet lento, si usamos un dispositivo que no vaya bien, afectará también a la propia llamada de vídeo. Podríamos sufrir cortes, tener una mala calidad de imagen o incluso que ni siquiera llegara a funcionar.

Por ello es muy importante tener una buena conexión, además de tener el software adecuado, actualizado y seguro. La velocidad va a ser fundamental, como todos sabemos. Pero más allá de ello también debemos tener presente la latencia o ping. Es un término que a veces pasa desapercibido pero que es imprescindible para determinados usos que damos a la red, como es para hacer una videollamada.

Ping correcto para una videollamada

Si tenemos un ping muy alto la videollamada no va a ir bien. Podemos tener cortes, retardo y, en definitiva, una mala experiencia de uso. A fin de cuentas la latencia es el tiempo medido en milisegundos que tarda en llegar una solicitud de vuelta de un servidor. Pasa algo parecido con los juegos online. Si el ping es muy elevado, las acciones que realizamos al jugar van con retardo.

A diferencia de la velocidad, mientras más bajo sea el ping va a ser mejor para nuestros intereses. Por tanto podemos decir que básicamente lo que interesa es que esa latencia se acerque lo máximo posible a 1 ms. Es algo que vamos a lograr con las conexiones actuales más veloces y con mejor rendimiento, pero que tendríamos difícil en caso de utilizar conexiones menos potentes.

Si nos conectamos a través de fibra óptica, y especialmente si estamos conectados por cable, la latencia va a ser muy baja, salvo que tengamos algún problema con la línea. En este caso no vamos a tener grandes problemas. Sí podríamos encontrar ciertos fallos cuando nos conectamos desde el móvil a través de datos móviles o una red Wi-Fi con poca cobertura. También si estamos haciendo un uso intensivo de la red y tenemos muchos equipos conectados, ya que podríamos tener ciertos problemas.

Seguro que en alguna ocasión hemos estado en una videollamada y hemos sufrido retardo. Bien el sonido o la imagen nos llegan más tarde de lo que debería, lo que dificulta mucho la comunicación. Esto podría deberse a un problema con la latencia. Esto hace que sea imprescindible tener un ping lo más bajo posible, que cumpla con los requisitos.

Entonces, ¿cuál debe ser el ping para una buena conexión al realizar una videollamada? Podemos decir que toda latencia por debajo de 40 ms es más que suficiente para no tener problemas. No percibiríamos ese molesto retardo a la hora de enviar sonido o vídeo.

Incluso podemos decir que entre 40 y 100 ms ese retardo, ese incremento del ping, no sería bloqueante. No significaría que la videollamada se tuviera que parar. Eso sí, podríamos notar ciertos problemas en determinadas aplicaciones. Podría haber esas molestas interferencias especialmente si se trata de una llamada grupal.

Es a partir de 100 ms cuando sí tendríamos realmente problemas. Mientras más elevada sea esa latencia, peor. Incluso algunas conexiones pueden superar los 200 ms si nos conectamos de forma inalámbrica y estamos lejos de la fuente de la conexión. Podría dificultar mucho poder hacer uso de estos servicios de comunicación.

En definitiva, para poder realizar una videollamada correctamente el ping va a ser muy importante. Debemos conseguir que esa latencia se acerque lo máximo posible a 1 ms. Las conexiones más rápidas y estables de fibra óptica nos ofrecen una cifra que ronda los 5 ms, por lo que es más que suficiente. A partir de 100 ms ya podríamos empezar a tener ciertos problemas. Si hablamos de redes móviles, el 5G supone un paso adelante muy importante en cuanto a latencia se refiere.

Por qué podemos tener una mala latencia

Hay factores que pueden influir en que esa latencia sea mayor o menor. No solo depende de la tarifa de Internet que tengamos contratada, de la operadora o del equipo en sí. También influyen algunos aspectos, como vamos a ver. Muchos de ellos serán controlables por parte del usuario y podremos mejorar el funcionamiento. El objetivo no es otro que conseguir que funcione lo mejor posible y no tener ningún tipo de problema al realizar una llamada de vídeo desde nuestro ordenador o móvil.

Servidor al que nos conectemos

Un punto clave para que ese ping sea mejor o peor también es debido al servidor al que nos conectemos y dónde se encuentre. Mientras más lejos estemos de ese servidor, peor. No es lo mismo conectarnos desde España a un servidor para la videollamada que se encuentre en nuestro propio país, a otro que se encuentre en otro continente.

Por tanto, la distancia con el servidor al que nos conectamos va a influir también para tener una mejor latencia. Es un factor que debemos tener en cuenta y siempre que tengamos la posibilidad de elegir dónde conectarlo hay que tenerlo presente.

Bajar ping videollamada

Tener el sistema limpio y actualizado

Por supuesto el sistema debe estar correctamente seguro, libre de amenazas y actualizado. Cualquier malware puede dañar el funcionamiento de Internet, perjudicar a la velocidad que nos llega y la latencia. Es esencial contar siempre con programas que nos protejan. Tenemos muchas opciones disponibles, tanto gratuitas como de pago, para proteger nuestros ordenadores y dispositivos móviles.

También debemos tenerlo actualizado. Así corregiremos ciertas vulnerabilidades que puedan estar presentes. A veces surgen fallos que mediante parches y actualizaciones los corregimos y mejoramos así el rendimiento de esa aplicación o de ese sistema. Además, a su vez estaríamos reduciendo el riesgo de tener problemas de seguridad que puedan afectarnos seriamente.

Conectarnos por cable o Wi-Fi

Otra cuestión que puede influir mucho al ping que tenemos para realizar una videollamada es según si nos conectamos por cable o Wi-Fi. En el primer caso la estabilidad es mayor, como así la mejora en velocidad y latencia. En cambio las redes inalámbricas suelen ser más inestables y generan ciertos problemas a la hora de conectarnos y obtener un mejor rendimiento.

Si no tenemos más remedio y vamos a conectarnos de forma inalámbrica, siempre podemos hacer uso de dispositivos que mejoren la señal. Existen PLC, sistemas Mesh o repetidores que puedan cubrir esas zonas muertas donde tendremos más dificultades y mejorar sustancialmente la calidad de la conexión.

El programa que usemos

Por último, también debemos incluir el programa que vayamos a usar. Ese software puede influir en tener un mayor o menor ping. Debe estar optimizado y no tener ningún fallo. De lo contrario podría influir en la calidad de esa conexión. Siempre debemos utilizar versiones oficiales, que estén actualizadas y que cumplan con lo que buscamos. Es cierto que en ocasiones podremos agregar aplicaciones de terceros, que puedan tener algunas ventajas y funciones, pero también podría afectar al rendimiento.

En definitiva, estos son algunos aspectos que debemos tener en cuenta y que están relacionados con el ping o latencia a la hora de realizar una videollamada. Es importante siempre mantener la calidad al máximo y reducir el posible impacto que pueda tener a la hora de comunicarnos a través de este tipo de servicios.

¡Sé el primero en comentar!