Soluciona el fallo al intentar conectarte a una unidad de red

Los errores después de actualizar Windows a una nueva versión aparecen en algunas ocasiones. Podemos notar una pérdida de rendimiento, algún programa que ha dejado de funcionar o que incluso no reconozca correctamente los drivers de un dispositivo. En este artículo vamos a centrarnos en cómo solucionar el problema cuando no podemos conectarnos a una unidad de red y hemos actualizado recientemente el equipo.

Qué ocurre si Windows no detecta una unidad de red

El sistema operativo de Microsoft permite que nos conectemos a una unidad de red a través del Explorador. Por ejemplo podemos tener un servidor NAS conectado y acceder a la memoria para intercambiar archivos o crear copias de seguridad de forma periódica en el dispositivo. Básicamente actuaría como si fuera un disco duro más del ordenador.

También podemos tener impresoras de red compartidas o cualquier dispositivo conectado a una unidad de red. El problema llega cuando de repente vemos que no podemos acceder a ella. Antes funcionaba correctamente, pero en un momento dado ocurre algún fallo y no tenemos acceso.

Lo cierto es que en muchas ocasiones esto ocurre después de actualizar Windows, aunque hay que mencionar que no es la única causa. Puede deberse a otros motivos, como una mala configuración del sistema, algún programa que está interfiriendo, etc. Sea cual sea la causa, lo que va a ocurrir es que no vamos a poder conectarnos adecuadamente.

Si por ejemplo has actualizado Windows y ha generado algún conflicto con los drivers de la tarjeta de red o algún componente, puede dar lugar a este tipo de error. Lo mismo que podría ocurrir si hay algún malware, ya que podría afectar al buen funcionamiento al utilizar funciones como esta.

Pasos para que funcione en Windows

Si has llegado hasta aquí es porque has intentado conectarte a una unidad de red en Windows y no ha sido posible. Probablemente hayas actualizado el sistema recientemente. Si es así estarías ante el error más común, por lo que vas a tener que seguir una serie de pasos que vamos a mostrar para que vuelva a funcionar correctamente.

Vamos a tener que acceder a los servicios del sistema operativo y allí llevar a cabo una serie de cambios. Tendremos que pulsar la combinación de teclas Windows+R y ejecutar services.msc. También podemos simplemente ir a Inicio, escribir Servicios y abrir la herramienta.

Cuando estemos dentro vamos a tener que buscar una serie de servicios y hacer un pequeño cambio. Es importante que esto lo hagamos en todos ellos, ya que solo así corregiremos este error que ha podido ocurrir después de haber actualizado el sistema operativo a una nueva versión. Estos son los servicios que hay que buscar:

  • Computer Browser (Browser)
  • Function Discovery Provider Host (FDPHost)
  • Function Discovery Resource Publication (FDResPub)
  • Network Connections (NetMan)
  • UPnP Device Host (UPnPHost)
  • Peer Name Resolution Protocol (PNRPSvc)
  • Peer Networking Grouping (P2PSvc)
  • Peer Networking Identity Manager (P2PIMSvc)

En cada uno de estos servicios que hemos puesto tendremos que hacer doble clic encima del nombre y abrir la ventana de Propiedades. Posteriormente tendremos que cambiar el tipo de inicio por “Automático (inicio retrasado)”. De forma predeterminada lo normal es que esté en Manual.

Una vez hayamos cambiado esto en todos estos servicios, lo que tenemos que hacer es reiniciar el equipo. Esto va a permitir que los cambios tengan efecto y, una vez iniciado de nuevo, deberíamos poder iniciar la unidad de red sin ningún tipo de problema. Si esto no ha tenido ningún efecto positivo, significa que el error probablemente no se deba a una actualización reciente del sistema.

Otras soluciones al problema

Nos hemos centrado en una primera solución en caso de que haya habido un problema después de actualizar Windows. Sin embargo hay otras causas que igualmente pueden impedir que iniciemos la unidad de red correctamente. Vamos a explicar también otras posibles soluciones para que funcione correctamente.

Realizar un gpupdate

Cuando trabajamos con directivas, algunas pueden retrasarse en lo que a la distribución de las mismas se refiere. Se trata de un comando que podemos ejecutar en CMD, y que hará que se actualicen estas directivas, las cuales de no usarlo, se actualizarán dentro del rango por defecto establecido, que suele ser cada 90 minutos. De esta forma, se realiza una solicitud de las mismas, y se procede a establecerlas. En todo caso, cabe la posibilidad de tener que reiniciar el equipo tras realizarlo.

En el caso de las unidades de red, hay casos donde es posible que estas aparezcan tras realizar la actualización de directivas. Incluso si mapeamos las unidades a mano, es posible que si reiniciamos el equipo sin hacer una actualización de directivas, el problema ocurra de nuevo. Por lo cual, es buena práctica realizar un gpupdate de todas formas.

Si se trata de una organización con muchos usuarios, este comando también puede ir acompañado de una actualización de dicha unidad a través de Directorio Activo. Donde accedemos a la ubicación de esas unidades, bien sea en usuarios o genéricos, siempre tendremos un apartado o pestaña donde se establecen estas unidades. Solo tendremos que asignar de nuevo la misma unidad y guardar. Y ahora es cuando ejecutamos un gpupdate.

Otra variante del mismo comando, es usando la extensión /force, que se usa más en grandes dominios de Directorio Activo, ya que supone una gran carga de los controladores del dominio. Si no se trata de una organización con muchos usuarios, es mejor que prevalezca el uso de gpupdate sin el /force.

En todo caso, siempre que accedemos a Active Directory, es mejor estar al tanto de todos los mensajes que se pueden dar en el proceso, pues algunos pueden llevar a confusión y generar un efecto contrario en la unidad de red o incluso en el propio usuario, genérico o grupo el cual estamos manipulando.

Comprobar que el antivirus o firewall no es la causa

También podría ocurrir que no pudiéramos acceder a la unidad de red porque tengamos algún programa de seguridad instalado y no funcione correctamente. A veces el antivirus o incluso el firewall pueden afectar al funcionamiento de determinados servicios, bloquear una actualización o poder acceder a un dispositivo en red.

Lo primero que debemos hacer es comprobar que el antivirus que tenemos instalado está bien configurado y no es la causa. Siempre podremos probar a pararlo momentáneamente y verificar así si puede ser este el problema. Hablamos por ejemplo de Windows Defender, Avast, Bitdefender o cualquier antivirus que tengamos.

Algo similar podría ocurrir con el firewall, en caso de que tengamos instalado alguno. Podría estar bloqueando ciertos servicios de la conexión e incluso impedir que accedamos a la unidad de red. Si usas un cortafuegos que no es de garantías, que no funciona correctamente, puede dar lugar a este tipo de fallos. También podría pasar que hayas realizado alguna configuración errónea. Por tanto, debes comprobar que funciona bien y no es la causa.

Verificar que la VPN funciona bien

¿Tienes alguna VPN instalada? También podría ser la causa por la que no puedes acceder a la unidad de red. Este tipo de programas sirven para cifrar las conexiones y nos permiten conectarnos de forma segura a través de redes Wi-Fi públicas, como puede ser en un centro comercial o aeropuerto. Pero claro, a veces tienen problemas.

Es importante que usemos un buen servicio de este tipo, que esté actualizado y que revisemos periódicamente que funciona correctamente. Solo así podremos estar seguros de que no se trata de un problema relacionado con ello y, si sospechamos que lo sea, siempre podremos parar la VPN momentáneamente.

Aunque hay opciones gratuitas y de pago, lo cierto es que las primeras suelen tener bastantes problemas. Más allá de no funcionar bien, pueden poner en peligro la seguridad del dispositivo. Nuestro consejo es que siempre uses una aplicación de este tipo que sea fiable. Por ejemplo ExpressVPN o NordVPN son algunas buenas opciones que puedes instalar.

Actualizar correctamente Windows

También debemos verificar que tenemos la última versión de Windows y que además se ha actualizado correctamente. En ocasiones estos problemas aparecen cuando se ha quedado colgado algún archivo o ha habido algún fallo durante el proceso de instalación.

Para ello tenemos que ir a Inicio, entramos en Configuración, vamos a Actualización y seguridad y allí veremos si hay algo pendiente, además de conocer la versión que tenemos instalada. Todo lo que haya pendiente conviene actualizarlo lo antes posible. Esto también nos ayudará a evitar problemas de seguridad.

Actualizar Windows

Tener los dispositivos actualizados

Por otra parte, es igualmente importante tener todos los dispositivos conectados correctamente actualizados a la última versión. Esto aplica también a los adaptadores de red, ya sea Ethernet o por Wi-Fi. Esto nos ayudará a reducir el riesgo de sufrir problemas de este tipo.

En este caso tenemos que ir a Inicio, vamos a Administrador de dispositivos, Adaptadores de red y allí seleccionamos el que nos interesa. Tenemos que hacer clic con el segundo botón del ratón y le damos a Actualizar controlador. Posteriormente reiniciamos el equipo para que los cambios surtan efecto.

Actualizar la tarjeta de red

Esto es algo que deberías realizar de forma periódica y no solo cuando aparezca algún fallo. Es una manera más de lograr que el rendimiento sea óptimo y tener siempre una buena conexión de red. Debes actualizar también el adaptador de red Ethernet como también el de la red inalámbrica.

Comprobar que no hay malware

Un problema más que puede aparecer es que haya algún tipo de virus en el sistema. Esto podría afectar a determinados componentes o programas que tengamos instalado y podría dar lugar a fallos para acceder a una unidad de red. Hay muchas amenazas en Internet y pueden infectar nuestro equipo a través de descargas de archivos peligrosos, documentos que han llegado por e-mail y que son maliciosos, etc.

Nuestro consejo es que realices un análisis completo del equipo. Puedes usar un buen antivirus para ello y analizar todos los archivos para detectar posible malware. También revisar cualquier programa que hayas instalado recientemente y que pueda ser software malicioso sin que lo sepas.

En definitiva, si tienes problemas para acceder a la unidad de red puedes seguir estos pasos que hemos mencionado. Tal vez se deba a una reciente actualización de Windows, pero también podría ser la causa de tener mal configurado el antivirus o una VPN, así como los drivers de los adaptadores de red desactualizados. Sea cual sea el motivo, lo normal es que una vez realices estos pasos puedas acceder sin problemas.

¡Sé el primero en comentar!