No tires tu viejo router: usos sencillos que puedes darle

Todos tenemos un viejo router en nuestra casa. Es algo muy común, ya que cuando cambiamos de operadora lo normal es que nos den un aparato nuevo. También hay que tener en cuenta el cambio de tecnología que muchos hemos realizado en los últimos años al pasar del ADSL a fibra óptica. Todo esto hace que sea frecuente disponer de al menos un router que no usamos. Muchos optan incluso por tirarlo, ya que el valor económico en realidad no es muy elevado, salvo que se trate de un terminal potente. Ahora bien, podemos darle uso a nuestro viejo router y poder aprovecharlo. De ello vamos a hablar en este artículo.

El router, pieza principal para nuestras conexiones

Hoy en día vimos en una sociedad muy conectada. Tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de posibilidades para ello. Especialmente ha aumentado el uso de las redes inalámbricas, para lo cual es necesario contar con un router competente que nos ofrezca una buena velocidad, calidad y estabilidad de la señal.

Hay que indicar que el router es una pieza fundamental para nuestro día a día. Podemos conectar nuestro ordenador por cable, pero también una gran variedad de dispositivos a través del Wi-Fi.

En ocasiones este aparato puede quedarse corto. Tal vez por antigüedad nos dé problemas que generalmente se traduce en una señal débil y, por tanto, una mala velocidad de Internet. Ya sabemos que contar con unas buenas conexiones inalámbricas es algo que valoran mucho los usuarios.

Esto puede empujar a los usuarios a cambiar de router. Tenemos un gran abanico de posibilidades a nuestra disposición y algunos incluso pueden estar especialmente diseñados para el juego. Pero claro, si adquirimos un router nuevo, ¿qué hacemos con el antiguo? Podemos darle una segunda vida.

Qué usos podemos darle a nuestro viejo router

Un router viejo, aunque ya no nos sirva porque no cuente con ciertas prestaciones que podemos necesitar como es el hecho de tener determinados puertos, tecnología Wi-Fi 6 o cualquier otro motivo que nos haga optar por cambiarlo, sigue siendo útil. Podemos darle ciertos usos en nuestro día a día, como vamos a ver a continuación.

Vamos a mencionar interesantes funciones que podemos tener gracias a un aparato de este tipo. El objetivo es poder aprovechar un router antes de tirarlo a la basura o venderlo por un precio muy bajo por Internet.

Tener un repetidor

Uno de los usos más comunes y a la vez útiles es tener un repetidor Wi-Fi o incluso para poder conectar dispositivos por cable. Sin duda es una manera muy interesante de aprovechar nuestro viejo router siempre que sea compatible con lo que queremos hacer.

Si tenemos una instalación de cable en nuestro hogar, mejor. Simplemente tenemos que conectar el router en otro lugar de nuestra vivienda y aunque esté a bastante distancia del router principal, el que realmente está conectado a Internet, podemos ofrecer conexión a otros puntos de la vivienda.

De esta forma podemos conectarnos por Wi-Fi a través de este router secundario. Algo muy interesante si a una determinada habitación no nos llega la cobertura de forma adecuada y esos equipos no se pueden conectar por cable, como pueden ser los móviles, por ejemplo.

Pero también podremos conectar equipos a través de un cable de red. De esta forma incluso mantendremos mejor la velocidad y estabilidad de la conexión. Podremos conectar una televisión, un ordenador o cualquier dispositivo compatible, directamente a este viejo router que hemos convertido en un repetidor.

Usarlo como un switch

Nuestro viejo router puede ser utilizado como un switch sin tener que comprar uno. De esta forma podemos conectar más dispositivos por cable. Lo normal es que un router tenga cuatro puertos Ethernet disponibles. Tal vez necesitemos conectar más equipos y no tengamos ya puertos libres y tengamos que recurrir a la red inalámbrica, que a veces no es la mejor solución.

Un viejo router puede conectarse por cable al router principal y de esta forma poder conectar otros tres dispositivos a sus tres puertos que quedan libres. Un switch económico y, en definitiva, una utilidad más que podemos dar a un router antes de tirarlo. Hay que tener en cuenta además que no es necesario que se encuentre cerca del aparato nuevo, por lo que podemos tirar un cable a otra habitación y que se encuentre en otra ubicación, con el beneficio que esto supone.

Crear un servidor

Otro punto a destacar es la posibilidad de crear un servidor NAS gracias a un viejo router. Esto podríamos hacerlo siempre y cuando tenga puerto USB y podamos conectar un disco duro. De esta forma podríamos acceder a esos archivos desde cualquier lugar de una manera sencilla y rápida.

Es, una vez más, una forma de ahorrar dinero. No necesitamos comprar un servidor NAS, ya que simplemente tendremos que tener un disco duro que podamos conectar por cable USB y de esta forma conectarlo al router viejo. El uso de la nube tiene un papel hoy en día muy importante. Sirve para crear copias de seguridad, crear nuestro propio disco para reproducir vídeos en Streaming, liberar espacio en otros dispositivos o simplemente poder acceder al contenido desde cualquier otro lugar.

Convertir un router viejo en un servidor

Red de invitados

Nuestro router permite crear una red de invitados para que otras personas se conecten. Sin embargo también podemos hacer uso de otro router que tengamos sin utilizar para tener precisamente esa función. Es muy interesante para facilitar la conectividad y que cualquiera tenga un acceso más rápido a esa red.

Podemos hacer uso de un viejo router para crear una red alternativa con otro nombre, por ejemplo. Así podremos usarla para invitados. De esta forma no tendremos que dar la clave del router Wi-Fi principal y evitar problemas que puedan afectar a nuestra seguridad y privacidad. El hecho de tener una red alternativa puede ser muy interesante en este sentido.

Prueba de sistemas alternativos

¿Quieres instalar sistemas operativos diferentes en el router y realizar pruebas? Qué mejor que utilizar un router viejo que no queramos antes de poner en riesgo el principal y quedarnos sin conexión.

Básicamente es como si tuviéramos otro ordenador en el que queremos realizar diferentes pruebas sin comprometer nuestros archivos, pero en este caso estamos hablando de un router. Eso sí, lo interesante es que ese aparato permita sistemas operativos alternativos, ya que algunos no son compatibles. En ocasiones vamos a tener que conformarnos con el que trae incorporado.

Aprovechar la compatibilidad con dispositivos antiguos

Algunos dispositivos más antiguos pueden tener problemas para conectarse a los routers más modernos. Esto sin duda es algo que puede lastrar en gran medida todos esos equipos que queremos utilizar pero que no podemos conectar a Internet.

Si tenemos un router viejo podemos usarlo para que esos dispositivos más antiguos puedan conectarse a Internet y recibir actualizaciones o simplemente disfrutar de sus funcionalidades. Por ejemplo si tenemos un ordenador viejo o cualquier dispositivo que necesite conectarse a Internet pero no sea compatible con los cifrados y tecnologías más modernos.

Crear una red privada virtual

Una característica más que nos permite tener en cuenta al contar con un router viejo es la de crear una red privada virtual (VPN). Ya sabemos que esto es algo que nos permite mejorar nuestra privacidad y seguridad a la hora de navegar por la red. Podemos crear una para que la conexión pase a través de este router.

Ya sabemos que el uso de las VPN ha crecido mucho en los últimos tiempos. Podemos utilizar muchas herramientas tanto gratuitas como de pago, pero también podríamos crear la nuestra propia a través de un router viejo. Es una opción más para aquellos usuarios que quieran aprender sobre el funcionamiento de estos servicios.

Impresora en red

Si tenemos una impresora compatible la podemos conectar al router y así tener una impresora en red. Una manera económica de poder imprimir desde otros dispositivos conectados a la red. Es, en definitiva, una de las funcionalidades que nos permite un viejo router antes de tirarlo a la basura o malvenderlo.

Por tanto podemos decir que nuestro viejo router tiene muchas funcionalidades. Antes de tirar un aparato de este tipo que creamos que no sirve ya para nada conviene tener en cuenta algunas de las funciones que hemos indicado. De esta forma aprovecharemos un dispositivo que puede ser bastante útil.

Realizar pruebas de hacking ético

Los ataques a routers, especialmente intentar romper la contraseña Wi-Fi, están muy presentes en la red. Si tenemos un router viejo podemos realizar pruebas de este tipo y ver de qué manera podríamos proteger otros equipos. Así tendremos un mayor conocimiento sobre las posibilidades que tendría un hipotético atacante. Podemos realizar pruebas de todo tipo sin comprometer la red principal y no quedarnos sin Internet o exponer de alguna manera nuestra información personal.

Tenemos a nuestra disposición muchas herramientas que podemos usar en el ordenador y otros dispositivos para poder a prueba las redes inalámbricas. Si tenemos un router viejo con el que poder probar estos programas, podemos aprender y realizar pruebas de hacking ético.

¿Qué os ha parecido estos usos que podemos darle a nuestro viejo router? Sin duda la vida útil de este tipo de dispositivos no termina cuando nos compramos uno nuevo, algo que en ocasiones puede ser necesario para lograr una mejora en el rendimiento y optar a tecnología más moderna como puede ser el Wi-Fi 6 o el sistema de cifrado WPA-3.