Cómo solucionar los principales problemas de conexión de impresoras IP

Cada vez son más los usuarios que optan por tener en su casa una impresora IP o impresora Wi-Fi. Cuentan con diferentes funciones interesantes para el día a día de una persona que necesite constantemente imprimir documentos, por ejemplo. Sin embargo en ocasiones pueden generar problemas. Es un tipo de aparato que requiere de que ciertos aspectos estén presentes y no se generen problemas. Vamos a explicar cómo solucionar los principales problemas con impresoras IP.

La utilidad de las impresoras Wi-Fi

Una impresora Wi-Fi puede ser útil por diferentes funciones con las que cuentan, por comodidad y por ofrecer un abanico de posibilidades tanto a nivel de usuario como a nivel empresarial.

Entre las funciones interesantes podemos destacar la posibilidad de conectarla en un lugar alejado del equipo. No siempre vamos a poder instalar una impresora cerca del ordenador, especialmente cuando en una misma vivienda tenemos diferentes equipos. Gracias a tener una impresora IP podemos instalarla donde más nos interese al no necesitar estar conectada por cable.

También es especialmente útil para poder imprimir desde varios equipos. Podemos, en definitiva, descentralizar los dispositivos que estén conectados. No vamos a tener que desconectar el cable de uno para enchufarlo en otro. Esto se evita al poder conectarse de forma inalámbrica.

Además ganamos una mayor compatibilidad con otros dispositivos. Con las impresoras tradicionales, las que se conectan a través de cable, básicamente estaban destinadas a conectarse a un ordenador. Hoy en día con las impresoras IP podemos conectar fácilmente un móvil o Tablet y enviar lo que queremos imprimir.

Cómo solucionar los principales problemas con las impresoras IP

Hemos visto que las impresoras Wi-Fi o impresoras IP realmente son dispositivos muy útiles para muchos usuarios. La cuestión es que en ocasiones pueden generarse problemas. Puede haber fallos que provoquen un mal funcionamiento, problemas al imprimir o que directamente no se conecte con nuestros dispositivos.

Vamos a ver cuáles son los principales errores y qué podemos hacer para solucionarlos.

Incompatibilidad con la seguridad del router

Un error muy frecuente en estos casos es que nuestra impresora no sea compatible con el sistema de seguridad que tenemos en nuestro router. Esto afecta especialmente a los modelos más antiguos.

Muchos usuarios pueden conectarse sin problemas cuando deshabilitan el sistema de seguridad del router. Esto demuestra que existe una compatibilidad. Es un tema complejo, puesto que la solución consiste en cambiar el sistema de seguridad del router y lo normal es que esto se traduzca en tener que reducir la seguridad.

Normalmente esto ocurre cuando nuestro router está configurado con el estándar de seguridad WPA2-PSK pero nuestra impresora solo es compatible con WPA-PSK. Es algo que no solo pasa con las impresoras Wi-Fi, sino que puede ocurrir con otros dispositivos antiguos también.

Drivers desactualizados

Quizás hemos actualizado Windows y ha provocado que nuestra impresora falle. En ocasiones puede ocurrir que determinados dispositivos necesiten actualizarse tras instalar una nueva versión del sistema operativo.

También puede pasar que tengamos una impresora sin utilizar desde hace mucho tiempo y necesite los últimos controladores para poder funcionar correctamente. Esto no solo mejora el rendimiento o la seguridad, sino que puede permitir o no que se conecte normalmente.

Para ello tenemos que entrar al Administrador de dispositivos de Windows y buscar el apartado de impresora, seleccionar la que tengamos con clic derecho del ratón y pinchar en Actualizar controlador. Un proceso similar a cuando actualizamos un dispositivo de red o cualquier otro.

Actualizar controladores de las impresoras IP

Activar la detección de redes

A veces puede ocurrir que tengamos un ordenador nuevo y no se conecte la impresora IP. Esto es algo frecuente, no solo afecta a las impresoras, sino también a otros dispositivos. La causa puede estar en que no está activada la detección de redes. De ahí que en otros equipos nos funcione sin problemas pero en uno en concreto no.

Por suerte esto lo podemos solucionar fácilmente. Tenemos que ir al Panel de control, entramos en Redes e Internet, Centro de redes y recursos compartidos y Cambiar configuración de uso compartido avanzado.

Activar detección de redes

Una vez estemos aquí tenemos que pinchar en Activar la detección de redes.

Problemas de conexión con la red inalámbrica

Algo muy habitual es que la impresora tenga problemas de conexión con la red inalámbrica. Esto provocaría fallos a la hora de conectar dispositivos y enviar la señal. Puede ocurrir que no se encuentre dentro del alcance. Algunos modelos pueden estar conectadas a bastante distancia, pero en otros casos su capacidad es menor.

Podemos probar a acercar la impresora y ver si es ese el problema por el que no tenemos conexión.

Conflicto de IP

Esto puede ocurrir con algunos modelos de impresoras IP. Básicamente significa que nuestra impresora está utilizando la misma dirección IP que otro dispositivo y se crea un conflicto. Puede pasar si tenemos la impresora apagada durante un tiempo y nuestro router ha asignado esa dirección a otro dispositivo, por ejemplo.

Podemos configurar el router para que, a través del servidor DHCP, no asigne esa dirección IP a otro dispositivo. Así solo tendríamos esa dirección estática en la impresora y no se generarían conflictos.

Os dejamos un artículo donde explicábamos cómo solucionar un conflicto de IP.