Solución a los errores de conexión en impresoras IP

Cada vez son más los usuarios que optan por tener en su casa una impresora IP o impresora Wi-Fi. Cuentan con diferentes funciones interesantes para el día a día de una persona que necesite constantemente imprimir documentos, por ejemplo. Sin embargo en ocasiones pueden generar problemas. Es un tipo de aparato que requiere de que ciertos aspectos estén presentes y no se generen problemas. Vamos a explicar cómo solucionar los principales problemas con impresoras IP.

Causas principales de los problemas en impresoras Wi-Fi

Una impresora Wi-Fi puede ser útil por diferentes funciones con las que cuentan, por comodidad y por ofrecer un abanico de posibilidades tanto a nivel de usuario como a nivel empresarial. Pero no están exentas de problemas. Como cualquier otro dispositivo conectado a la red, podemos tener fallos de conexión, de incompatibilidad, controladores…

Controladores desactualizados o conflictos

Puede que los drivers de la impresora estén desactualizados y esto provoque errores que afecten al funcionamiento. Siempre es importante tener las últimas versiones y más aún al usar equipos conectados a la red.

Pero además de la posibilidad de que estén actualizados, puede haber un conflicto. Quizás hemos actualizado Windows y ha provocado que nuestra impresora falle. Es algo que ocurre muchas veces cuando actualizamos el sistema operativo y se generan conflictos con los drivers de la tarjeta de red y de otros dispositivos que tenemos conectados.

Problemas de conexión con la red inalámbrica

Algo también habitual es que la impresora tenga problemas de conexión con el Wi-Fi. Esto provocaría fallos a la hora de conectar dispositivos y enviar la señal. Puede ocurrir que no se encuentre dentro del alcance. Algunos modelos pueden estar conectadas a bastante distancia, pero en otros casos su capacidad es menor.

Una de las funciones interesantes a destacar al usar este tipo de aparatos es que podemos usarla lejos del ordenador o móvil con los que vamos a enviar documentos e imprimirlos. Pero precisamente este es uno de los motivos por los que aparecen errores: la distancia. La conexión Wi-Fi puede funcionar mal y eso impedir que se conecte correctamente. Puede ocurrir tanto si el punto de acceso no tiene una  buena señal, como también si es la impresora la que no recibe bien la conexión.

Incompatibilidad con la seguridad del router

Un error muy frecuente en caso de tener un aparato antiguo es que nuestra impresora no sea compatible con el sistema de seguridad que tenemos en nuestro router. Si nuestro modelo es reciente lo podemos descartar, ya que estamos hablando de aparatos que tienen ya bastantes años.

Normalmente esto ocurre cuando nuestro router está configurado con el estándar de seguridad WPA2-PSK o incluso WPA-3, que es el más reciente, pero nuestra impresora solo es compatible con WPA-PSK y otros cifrados anteriores. Es algo que no solo pasa con las impresoras Wi-Fi, sino que puede ocurrir con otros dispositivos antiguos también.

Pasos para evitar problemas con las impresoras inalámbricas

Hemos visto algunas de las principales causas por las que las impresoras Wi-Fi o impresoras IP no funcionan correctamente. En ocasiones estos fallos pueden ser momentáneos, pero otras veces podrían ser muy frecuentes o incluso permanentes. Es importante solucionarlos lo antes posible y poder trabajar con normalidad. Vamos a ver las posibles soluciones para que funcione bien.

Actualizar los drivers

Al actualizar los controladores de la impresora vamos a asegurarnos de que no hay ningún conflicto con el sistema operativo y de que tenemos corregidos posibles errores que puedan aparecer. Incluso podríamos solucionar problemas de seguridad también, ya que los atacantes podrían aprovecharse de equipos desactualizados y con vulnerabilidades.

Para ello tenemos que ir a Inicio, buscamos Administrador de dispositivos de Windows y allí ir al apartado de Colas de impresión, seleccionar la que tengamos con clic derecho del ratón y pinchar en Actualizar controlador. Un proceso similar a cuando actualizamos un dispositivo de red o cualquier otro.

Actualizar controladores de las impresoras IP

Activar la detección de redes

A veces puede ocurrir que tengamos un ordenador nuevo y no se conecte la impresora inalámbrica. Esto es algo frecuente, no solo afecta a las impresoras, sino también a otros dispositivos. En realidad se trata de un problema de detección. La causa puede estar en que no está activada la detección de redes. De ahí que en otros equipos nos funcione sin problemas pero en uno en concreto no.

Esto lo podemos solucionar fácilmente en Windows. Tenemos que ir al Panel de control, entramos en Redes e Internet, Centro de redes y recursos compartidos y Cambiar configuración de uso compartido avanzado.

Activar detección de redes

Una vez estemos aquí tenemos que pinchar en Activar la detección de redes y guardamos los cambios. A partir de ese momento no deberíamos tener problemas para detectar la impresora y otros dispositivos que conectemos a la red.

Usar un cifrado adecuado en el Wi-Fi

Lo primero que debemos hacer es utilizar un cifrado correcto en el Wi-Fi. Es una de las causas por las que puede haber un conflicto al intentar conectar nuestro ordenador a la impresora IP. Lo primero es saber lógicamente qué compatibilidad tiene nuestra impresora. En caso de ser muy antigua lo normal es que solo sea compatible con WPA y WEP.

Para cambiar el cifrado de la red Wi-Fi tendremos que entrar en el router mediante la puerta de enlace predeterminada, que suele ser 192.168.1.1. Si no sabemos cuál es, podemos ir a Inicio, entramos en el Símbolo del sistema y ejecutamos el comando ipconfig. Allí nos mostrará una serie de información de nuestra red y uno de los datos es la puerta de enlace predeterminada. Es lo que tendremos que poner en el navegador para entrar en la configuración del router y, una vez dentro, ir al apartado del Wi-Fi y cambiar el tipo de cifrado.

Saber puerta de enlace predeterminada

Esta medida solo deberíamos tenerla en cuenta si realmente nuestra impresora es antigua y vemos que es este el problema. No es aconsejable utilizar un cifrado del Wi-Fi antiguo.

Mejorar la conexión Wi-Fi

Podemos probar a acercar la impresora y ver si es ese el problema por el que no tenemos conexión. En caso de que así fuera, siempre podemos instalar algún amplificador de señal Wi-Fi o dispositivos PLC con los que lograr ampliar la cobertura inalámbrica para permitir conectar dispositivos sin problemas.

Aunque podemos usar diferentes opciones, en el caso de las impresoras lo más conveniente suele ser usar dispositivos PLC. Son dos dispositivos: uno de ellos se conecta a la red eléctrica junto al router y el otro, también a la red eléctrica, cerca de la impresora. Así mejoraremos notablemente la calidad de la señal.

Asignación de IP

El conflicto de IP es algo que puede ocurrir con algunos modelos de impresoras IP. Básicamente significa que nuestra impresora está utilizando la misma dirección IP que otro dispositivo y se crea un conflicto. Puede pasar si tenemos la impresora apagada durante un tiempo y nuestro router ha asignado esa dirección a otro dispositivo, por ejemplo.

Podemos configurar el router para que, a través del servidor DHCP, no asigne esa dirección IP a otro dispositivo. Así solo tendríamos esa dirección estática en la impresora y no se generarían conflictos. Una vez más tendríamos que acceder al router y, en la configuración, configurar las direcciones IP estáticas. Pero lo más sencillo sería apagar ambos aparatos durante 30 segundos y que vuelva a asignar una IP.

Probar con otro equipo para descartar fallos

Puede que el problema no sea de la impresora, ni tampoco de la conexión. Puede que el error se encuentre en el equipo informático que estamos utilizando para usar esa impresora. Si por ejemplo estamos haciendo uso de un ordenador con Windows, podríamos probar con otro diferente para ver si se trata de un fallo que afecta a ese equipo por algún motivo.

En ocasiones podría haber fallos con los drivers del sistema operativo, algún tipo de malware o cualquier problema de configuración que no permitiría correctamente detectar la impresora o que ésta funcione bien. Siempre tenemos la posibilidad de probarlo con otro ordenador y ver si así se soluciona ese problema.

Si detectamos que es un fallo del ordenador, podemos probar a analizarlo con un buen antivirus, como podría ser Avast, Bitdefender o Windows Defender. También podremos verificar que no se ha quedado colgada la actualización del equipo, ya que esta es una de las causas más habituales cuando aparecen errores así.

Comprobar el cable de red

Si nuestra impresora IP está conectada por cable, puede que éste se encuentre en mal estado. Un mal cableado podría imposibilitar que nos conectemos a la red adecuadamente. También que nuestra impresora pudiera obtener conexión. Podemos usar otro cable de red diferente, asegurándonos de que esté en perfecto estado y sea compatible con este tipo de dispositivos.

Aconsejamos utilizar un cable de red que sea al menos CAT 5E. Por un lado son los que ofrecen velocidad Gigabit Ethernet, pero también van a ser menos sensible a la distancia. Si tenemos la impresora conectada por cable lejos del router, es imprescindible un buen cable de red.

Estos son, por tanto, algunos pasos que podemos realizar si nos encontramos con algún problema de conectividad en la impresora IP. La idea es poder comprobar si hay algún error detectable y, una vez sabemos cuál puede ser, asegurarnos de que lo solucionamos correctamente. Generalmente se trata de errores con los controladores, actualizaciones que se han quedado colgadas o fallos con la conexión Wi-Fi.