Cómo saber si tengo cortes Wi-Fi en mi router

En muchas ocasiones nuestra conexión de Internet puede tener problemas. Fallos que impidan que la navegación fluya correctamente, que no podamos abrir o utilizar bien aplicaciones y plataformas. Esto ocurre tanto por cable como de forma inalámbrica. Sin embargo en este artículo vamos a explicar cómo saber si hay cortes Wi-Fi. Es algo que muchos usuarios se preguntan cuando notan problemas.

Problemas habituales en el Wi-Fi

Hay que tener en cuenta que las redes inalámbricas cada vez son más utilizadas. Hace unos años lo normal era navegar con un ordenador conectado por cable al router. Sin embargo con el paso del tiempo el Wi-Fi ha ido ganando terreno. Pero claro, no siempre funcionan tan bien como nos gustaría. Son frecuentes los problemas que afectan a la velocidad o que incluso impiden que nos conectemos.

El hecho de tener más aparatos compatibles, como son los móviles, tablets, televisiones o reproductores de vídeo pueden influir también en los errores con el Wi-Fi. Hay más cantidad y eso en ocasiones puede llegar a saturar el router. No siempre sabemos dónde está la fuente del problema y es fundamental reconocerlo a tiempo para poder solucionarlo.

También, como es lógico, la calidad y estabilidad ha mejorado. Nada tiene que ver la velocidad que tenemos ahora con la de hace unos años. Sin embargo, esto no evita que puedan aparecer cortes y problemas con la estabilidad. Hay fallos que pueden provocar errores al conectarnos de forma puntual, mientras que otras veces puede ser algo continuado en el tiempo.

Fallos de la operadora

Un problema habitual es que la operadora no ofrezca un buen servicio. Puede ocurrir que la cobertura en nuestra zona no sea buena y la velocidad esté limitada. Puede pasar también que se deba a algún fallo temporal con alguna antena o por una saturación debido a una demanda excesiva por parte de los clientes.

Por tanto, la primera cuestión a tener en cuenta cuando haya problemas con el Wi-Fi es que tal vez sea debido a la operadora. Tendremos que llevar a cabo algunos pasos para detectar si es así o es algo concreto de nuestra conexión.

Problemas con el router

Otro punto importante es que pueda haber un fallo con el router. Tal vez una mala configuración, algún problema con los conectores, las antenas… Todo esto podría afectar a la red inalámbrica y hacer que funcione muy mal. Sería necesario llevar a cabo algunos pasos para solucionarlo lo antes posible.

El router es una pieza clave para las conexiones, pero un aparato delicado en cuanto a temas como la ubicación, sobrecalentamientos, la configuración que tengamos… Hay pequeños detalles que pueden influir mucho, como utilizar una banda u otra, el canal al que nos conectamos, etc.

Ofertas en routers en Amazon

Algunas recomendaciones para mantener el router de forma correcta y que minimizan las posibilidades de fallo son:

  • Mantener el firmware actualizado
  • Revisar que un canal pueda estar saturado
  • Asegurarnos que las antenas tengan la potencia adecuada, siempre y cuando sean externas
  • Aprovechar las dos bandas que el dispositivo nos facilita. La de 2,4 y 5 Ghz
  • Reiniciarlo de forma periódica
  • Elegir una buena ubicación

Algún error en los dispositivos

También debemos pensar en que el problema puede estar presente en los dispositivos que utilizamos. Puede pasar que el ordenador no funcione bien, el móvil o cualquier aparato que tengamos conectado. Igualmente los motivos son diversos, pero suelen estar relacionados con falta de actualizaciones, algún virus, mala configuración…

Si tenemos un ordenador con una tarjeta de red obsoleta, por ejemplo, eso podría afectar a la hora de conectarnos al Wi-Fi y que la velocidad sea muy limitada. Son problemas que debemos reconocer para evitarlos.

Qué aparatos afectan al Wi-Fi

Cómo comprobar cortes en el Wi-Fi

Muchos usuarios tienen problemas en sus conexiones o dudan de si hay cortes en el Wi-Fi. Hay diferentes pistas o herramientas que nos ayudan a tener esta información.

Hemos de pensar que muchas veces estos cortes en la red pueden deberse a cuestiones de seguridad, por eso debemos tener en estas opciones en consideración para verificar que esta pueda estar fallando y luego poder abordar las soluciones pertinentes.

Cortes al descargar o enviar archivos

Sin duda una de las señales más presentes que nos indican que hay cortes en el Wi-Fi es a la hora de descargar o enviar archivos. Este proceso puede durar más o menos en función de la velocidad de la conexión y también del tamaño de esos archivos.

Si durante ese proceso vemos que se interrumpe, que tenemos que volver a empezar, puede significar que nuestra conexión Wi-Fi efectivamente está teniendo pequeños cortes. Se pierden paquetes y no podemos enviar o recibir archivos con normalidad.

Fallos al cargar webs

Otra señal también muy visible es tener problemas al cargar una página web o abrir cualquier aplicación que requiera conexión. Si hay algún problema de sincronización con el router que provoque cortes en el Wi-Fi se puede reflejar en este tipo de errores.

Esto no siempre ocurre, ya que los cortes pueden ser muy pequeños y que no afecten al momento de abrir una página. Sin embargo si llevamos mucho tiempo conectados sí que podemos notar esas interrupciones molestas.

Ping para comprobar la pérdida de paquetes

No hay mejor forma de saber si hay cortes en el Wi-Fi que realizar un ping. Podemos comprobar la pérdida de paquetes y analizar posibles errores para intentar buscar una solución.

Para ello tenemos que ejecutar el comando ping –t 8.8.8.8. El parámetro –t es para hacer un ping indefinido y poder así comprobar cortes en el Wi-Fi de manera continuada. 8.8.8.8 son los servidores de Google, aunque podemos usar cualquiera.

Por tanto, tenemos que ir a Inicio, escribimos CMD, ejecutamos el Símbolo del sistema y el comando ping –t 8.8.8.8. Para saber si hay cortes en el Wi-Fi debemos dejar en ejecución ese comando durante bastante tiempo. Mientras más, mejor. Una vez queramos hay que darle a Control + C y se parará, mostrándonos los resultados. Allí veremos la cantidad de paquetes perdidos. Lo ideal es que sea 0 o una cifra muy baja (en caso de que lo hayamos dejado durante mucho tiempo). Eso significaría que no ha habido cortes.

Ping para comprobar cortes en el Wi-Fi

Prueba de velocidad

También podemos realizar una prueba de velocidad. De esta forma siempre obtendremos datos sobre nuestra conexión, si hay errores, etc. Aunque directamente no nos indica si hay cortes en el Wi-Fi, sí podremos hacernos una idea de la calidad de la señal. Además podemos analizar otros parámetros como el ping o latencia.

Todo esto puede ayudarnos a comprender mejor si nuestra conexión inalámbrica funciona adecuadamente o hay algún tipo de problema. Para realizar este tipo de pruebas podemos optar por diferentes portales que nos darán toda la información sobre el estado de nuestra conexión. Bajada, subida y ping.

Herramientas de análisis Wi-Fi

Una opción más es la de utilizar herramientas para analizar las conexiones inalámbricas. Podemos realizar diagnósticos para ver si existe algún problema, fallos en la configuración , etc.

En este sentido tenemos diferentes alternativas. Podemos nombrar NirSoft como una de las más populares y útiles para Windows. Además es gratuita. Esta realizará un análisis de las redes inalámbricas y nos mostrará elementos de información sobre la red WiFi que recibe el dispositivo. Y encontraremos todo en formato hexadecimal.

Cómo evitar problemas en el Wi-Fi

Dentro de lo que esté en nuestra mano podemos tener en cuenta diferentes aspectos para evitar problemas en el Wi-Fi que deriven en esos cortes y nos puedan perjudicar en la experiencia final al usar nuestra red.

Muchos usuarios no prestan atención a estas opciones y usan la red directamente como el operador la deja instalada, pero si trabajamos un poco sobre ella podremos mejorarla y tenerla mucho más segura.

Mejorar la cobertura

Algo fundamental es intentar mejorar la cobertura lo máximo posible. En muchas ocasiones no podemos estar cerca del router, por lo que físicamente no podemos acercarnos más. Sin embargo sí podemos mejorar la señal que recibimos.

Para ello podemos hacer uso de múltiples dispositivos como amplificadores, PLC o sistemas Wi-Fi Mesh. El objetivo no es otro que hacer que la conexión inalámbrica mejore en nuestro hogar y esté más accesible para los equipos conectados.

Si optamos por un sistema PLC (Power Line Communication), la señal de internet viajará por el cableado eléctrico de donde esté instalado. Su instalación es sencilla, pero debemos asegurarnos que la red eléctrica se encuentra en condiciones.

Una vez instalado, por el cableado pasarán dos señales, la eléctrica a una frecuencia de 50Hz y 220 voltios, y la señal de internet que usará un voltaje mucho menor y una frecuencia entre 2 y 40 Mhz. Una vez esta señal llegue a su destino, el receptor será capaz de diferenciar entre las dos señales

Para instalar uno de estos aparatos, debemos tener en cuenta diferentes consideraciones:

  • Disponibilidad de enchufes
  • Verificar que se trata de la misma red eléctrica
  • Disponer de red WiFi
  • Asegurarnos que tengan interfaz Gigabit

Mantener la red segura

Otro punto muy importante para evitar problemas de este tipo es mantener la red segura. De esta forma evitaremos la entrada de intrusos que pueda afectar a las conexiones.

Es vital que tengamos una buena contraseña tanto del Wi-Fi como de acceso al router. Debe contener letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales. Pero también cambiar los valores de fábrica, como el nombre de la red, así como usar un cifrado actual.

Para crear estas contraseñas, siempre podemos optar a servicios online, que nos ayudarán a generar un código en el cual podemos elegir desde que caracteres usar a la longitud. En algunos casos, incluso tendremos disponible una opción para que la contraseña sea fácil de recordar.

Tener actualizados los drivers

Por supuesto los drivers deben estar actualizados siempre. Por un lado vamos a mejorar el rendimiento, pero también la seguridad. Es importante que el firmware del router esté en la última versión, así como la tarjeta de red Wi-Fi. A veces aparecen errores que se solucionan a través de las actualizaciones.

Si tenemos todos los aparatos actualizados vamos a lograr que funcionen lo mejor posible. Siempre vamos a aprovechar al máximo los recursos y además reducir los problemas relacionados con la seguridad.

Para llevar a cabo esta tarea, podemos optar por activar las actualizaciones automáticas o realizarlo a mano desde el administrador de dispositivos de Windows. Otra de las posibilidades, es acudir a la sección de soporte de los fabricantes de hardware, y descargar la última versión de los drivers directamente.

No sobrecargar la red

Un consejo más es no sobrecargar la red. Esto especialmente hay que aplicarlo cuando estamos conectados a una red con una velocidad limitada y además la cobertura no es la mejor. Mientras más equipos haya conectados en un momento dado, más posibilidad de cortes y problemas.

Hoy en día es común tener muchos aparatos en casa conectados a la red. Pero claro, el hecho de tener tantos también puede llegar a lastrar la conexión, especialmente si nos conectamos de forma inalámbrica.

Conectarnos a la banda correcta

Un factor muy importante para que las redes inalámbricas funcionen bien es utilizar la banda del Wi-Fi adecuada. Como sabemos podemos conectarnos a la de 2,4 GHz o a la de 5 GHz. Cada una de ellas tiene sus ventajas. La primera podemos decir que es la más indicada para conectarnos lejos del punto de acceso. Es menos sensible a la distancia y posibles paredes y muros. En cambio la segunda es la que ofrece más velocidad, aunque es más inestable especialmente cuando nos conectamos lejos del aparato.

Por tanto, elegir adecuadamente a qué banda del Wi-Fi nos vamos a conectar puede ayudar a que la red inalámbrica funcione bien, sin cortes, y aprovechar así más los recursos disponibles. Una manera más de reducir los problemas y lograr que todo funcione adecuadamente al utilizar nuestros equipos en Internet.

Elegir el mejor canal del Wi-Fi

También hay que destacar la importancia de elegir el canal del Wi-Fi adecuado. Puede que haya interferencias por otros vecinos que tengan el mismo canal y eso provoque fallos en la conexión. Tanto si nos conectamos a la banda de los 2,4 GHz como la de 5 GHz debemos elegir un canal que esté libre, que no haya ninguna saturación y así lograr la mejor velocidad.

Existen programas para Windows con los que podemos buscar qué canales son los que están más libres y así elegir mejor. El objetivo es conectarnos al que ofrezca mayores garantías, más estabilidad y podamos tener una mejor velocidad en definitiva.

Por tanto, estas son algunas de las cuestiones principales que podemos tener en cuenta si aparecen errores con la velocidad de Internet o hay cortes y queremos detectar fallos en el Wi-Fi. Cuanto antes los detectemos, mejor para lograr un funcionamiento óptimo.

¡Sé el primero en comentar!