¿No encuentras redes Wi-Fi? Esto debes hacer

¿No encuentras redes Wi-Fi? Esto debes hacer

Javier Jiménez

El uso de las redes inalámbricas ha crecido mucho en los últimos años. Hoy en día contamos con una gran cantidad de dispositivos que son compatibles con el Wi-Fi. Esto significa que podremos navegar sin necesidad de utilizar cables. Hace unos años lo normal era navegar desde un ordenador conectado al router de forma alámbrica, pero esto ha cambiado. Ahora bien, hay que tener en cuenta que en ocasiones surgen problemas. En este artículo nos vamos a centrar en qué hacer si no podemos encontrar redes Wi-Fi.

Qué hacer si no aparecen redes Wi-Fi

Uno de los problemas que se les presenta a muchos usuarios en algún momento es que no aparecen las redes Wi-Fi. Realizamos una búsqueda y vemos que no nos muestran redes que sabemos que deberían de estar ahí presentes. Los problemas pueden ser varios, así como sus soluciones.

Por ello vamos a explicar cuáles son los pasos básicos que debemos hacer si en un momento dado estamos utilizando nuestro ordenador y vemos que las redes Wi-Fi no se muestran. De esta forma podremos intentar resolver el problema y que todo vuelva a la normalidad. Es algo relativamente común y que ocurre a muchos usuarios en Windows 10.

Reiniciar el router y sistema

Uno de los pasos básicos que debemos hacer si no aparecen redes Wi-Fi es reiniciar. Esto hay que aplicarlo tanto al router como al propio sistema. De esta forma podremos resolver muchos problemas que ocurren en ocasiones y que hacen que nuestros dispositivos no funcionen correctamente.

En primer lugar vamos a reiniciar el router. A veces puede haber problemas con las conexiones y se resuelven reiniciando el dispositivo. Pero vamos a hacerlo correctamente. Esto significa que vamos a mantener el router apagado al menos 30 segundos. De esta forma nos aseguramos de que el reinicio sea efectivo. Posteriormente lo volvemos a encender y comprobaremos si el problema continua.

Cuando surgen problemas con las conexiones generalmente se resuelven a través del router, pero puede que el fallo esté presente en nuestro dispositivo. Por tanto en caso de que no hayamos encontrado cambios podemos reiniciar el sistema. De esta forma es posible que posteriormente ya sí aparezcan las redes inalámbricas.

Revisar la ubicación del emisor

Si bien esto en casa normales no debería suceder, tampoco podemos descartar. Estar fuera del alcance de la red Wi-Fi es uno de los motivos por lo cuales no aparece una red. Cuanto más lejos nos encontremos, más velocidad perderemos, y menos señal llegará desde el router o el punto de acceso más cercano. Esto puede variar dependiendo de cual sea la frecuencia en la que se emite la señal Wi-Fi, las cuales son:

  • 2.4GHz: Puede alcanzar unos 45 metros en interiores, y hasta unos 90 metros en exteriores o sin obstáculos.
  • 5GHz: Es más reducida, con unos 15 metros en interiores y 30 en exteriores.

Pero en general podemos encontrarnos con muchos factores los cuales pueden hacer que una red Wi-Fi se debilite tanto que llegue a no aparecer como disponible. Estos pueden ser muy diversos. Empezando por el router o el punto de acceso, el cual debe ser de buena calidad para maximizar la señal. Si adquirimos hardware que no cumple con ciertos estándares, puede afectar mucho a la red.

Por otro lado tenemos los obstáculos, donde el que más, el que menos, es capaz de debilitar la red Wi-Fi. Las estructuras y edificios en general no benefician en nada, pero esto está muy ligado a los materiales utilizados, donde el hormigón y el metal son lo más negativos para la red, y la madera el más permisivo. Por lo cual no tendremos que preocuparnos demasiado por muebles y demás decoración, teniendo en cuenta de que un poco afectará.

La mejor forma de sortear esto, es utilizando repetidores. Para una casa normal, normalmente con uno de estos es más que suficiente, pero siempre debemos pensar todos los lugares donde vamos a utilizar la red. Una vez tenemos esto, tratamos de ubicarlos lo mejor posible para maximizar el rendimiento.

Habilita la transmisión de SSID para tu WiFi

La transmisión del Service Set Identifier (SSID) es lo que hace que tu red WiFi sea visible para tu adaptador de red, una vez que deshabilites la transmisión SSID, tu red WiFi no aparecerá en la lista.

En muchas ocasiones, las personas deshabilitan la transmisión de SSID por motivos de seguridad, y al hacer esto, pueden ocultar la red WiFi, por lo que otros no verán el nombre de la red. Pero la primera vez que te conectes a la red WiFi, deberás configurar los ajustes del perfil manualmente, incluido el nombre de la red y el modo de seguridad, después de realizar la conexión inicial, los dispositivos pueden recordar esta configuración y no será necesario volver a configurarlos de nuevo de ninguna manera especial.

Puedes probar las instrucciones a continuación para habilitar tu transmisión de SSID, la interfaz específica puede variar de diferentes computadoras. Aquí tomamos el enrutador WiFi TP-link como ejemplo:

  1. Ve donde está la dirección IP, el nombre de usuario y la contraseña en tu router inalámbrico.
  2. Abre tu navegador en la PC o teléfono móvil (conéctate a Internet a través de un cable Ethernet en tu PC o usa un teléfono móvil que tenga conexión a Internet).
  3. Escribe la dirección IP en tu navegador y presione Entrar.
  4. Escribe tu nombre de usuario y contraseña, luego haz clic en Iniciar sesión.
  5. Ve ahora a Inalámbrico > Configuración inalámbrica, luego marca la casilla junto a Habilitar difusión de SSID y haz clic en Guardar.
  6. Reinicia tu equipo y vuelve a conectarte a su red WiFi.

Reinstalar la tarjeta de red

Puede ocurrir que el fallo resida en nuestra tarjeta de red. Tal vez hemos actualizado el sistema operativo y ha generado un conflicto de compatibilidad y no reconoce redes inalámbricas por ese motivo. Por tanto si nos topamos con este problema nuestro consejo es actualizar los drivers de la tarjeta de red.

Más allá de actualizar los drivers y si el problema persiste, el siguiente paso que debemos dar es reinstalar la tarjeta. Para ello vamos a Inicio, escribimos Administrador de dispositivos y posteriormente entramos en Adaptadores de red. Allí tenemos que seleccionar el adaptador de redes inalámbricas, hacemos clic con el botón derecho del ratón y pinchamos en Desinstalar. Posteriormente el sistema volverla a instalarlo.

Reinstalar la tarjeta de red

Ejecutar el solucionador de problemas

Algo que tenemos a nuestra disposición es el solucionador de problemas de Windows. Es una herramienta que nos permite resolver ciertos fallos que pueda haber en nuestra red. Para ejecutarlo tenemos que ir a Configuración, entramos en Actualización y seguridad y allí a Solucionar problemas. Allí tenemos que seleccionar el adaptador de red.

Solucionador de problemas de Windows

Una vez completado el proceso nos mostrará los posibles errores y qué debemos hacer para solucionarlos. A veces se arreglan de forma automática, mientras que en otras ocasiones vamos a tener que realizar algo más de forma manual. Cuando finalice el proceso, conviene reiniciar el equipo para que los cambios tengan efecto.

Probar una tarjeta de red externa

Es muy común que los usuarios se conecten a Internet a través de la tarjeta de red que viene integrada en la placa base. En principio con esto es más que suficiente y no debería haber problemas. Ahora bien, en ocasiones esta tarjeta de red interna no tiene capacidad suficiente para ofrecer una buena conectividad o incluso puede que tenga algún problema. Por ello puede ser interesante probar con una tarjeta de red externa.

Los ordenadores pueden conectarse a la red también con una tarjeta externa. Suele ser simplemente un dispositivo que conectamos por USB. A veces es tan pequeño como un pendrive, mientras que en otras ocasiones puede tener también una antena externa más grande. Esto nos aporta un extra para buscar redes inalámbricas. Este tipo de dispositivos no solo ayuda a detectar redes disponibles que estén más lejos, sino también nos puede indicar que nuestra tarjeta de red integrada tiene algún problema y que debemos corregir. Tal vez el fallo no sea físico, sino simplemente que tengamos que instalar los drivers nuevamente o realizar alguna actualización.

Si tenemos problemas para detectar redes Wi-Fi y disponemos de una tarjeta de red externa, una buena idea es probar a buscar con ella. Así detectaremos mejor esas redes y podemos descartar problemas para lograr encontrar la mejor solución. Hay, además, muchas tarjetas de red disponibles.

Actualizar el sistema y tarjeta Wi-Fi

Tener todo actualizado va a ser imprescindible de cara a evitar problemas que puedan afectar al funcionamiento de la red. Si por ejemplo tienes Windows desactualizado, tal vez haya algún tipo de incompatibilidad con la tarjeta de red y por eso no aparecen redes Wi-Fi. Lo mismo puede ocurrir en el caso contrario y que tengas el adaptador con controladores obsoleto.

Por tanto, lo que vas a hacer en este caso es en primer lugar actualizar Windows a la última versión disponible. Para ello tienes que ir a Inicio, allí vas a Configuración y accedes a Windows Update. Automáticamente empezará a escanear en busca de posibles archivos pendientes de instalar y los agregará. Es algo que debes realizar de vez en cuando para siempre tener todo actualizado.

Actualizar Windows 11

Lo mismo debes hacer con el adaptador de red Wi-Fi. Es importante que siempre tengas los controladores actualizados, ya que así no habrá incompatibilidades con el sistema operativo. Puede que incluso hayas actualizado Windows y no pueda funcionar con una versión antigua de la tarjeta. Por tanto, lo que tienes que hacer es ir a Inicio, entras en Administrador de dispositivos y vas a Adaptadores de red. Allí tienes que seleccionar la tarjeta correspondiente, haces clic con el segundo botón del ratón y le das a Actualizar controlador.

Desactivar el modo avión

Si estamos utilizando un sistema operativo como Windows 10 y observamos que de repente hemos dejado de encontrar las rede Wi-Fi sin haber modificado nada en la configuración o sin haber habilitado de manera voluntaria el modo avión, es posible que lo hayamos habilitado sin querer y ahora no sepamos lo que sucede.

Por suerte, para arreglar este pequeño inconveniente, no necesitamos pasar por demasiados apuros, ya que podemos hacerlo de una manera muy sencilla y en pocos segundos. En primer lugar, debemos ir al inicio de Windows y allí vamos a configuración y posteriormente e Red e internet.

Una vez allí, tendremos en el panel que se encuentra a nuestra izquierda el modo avión, allí desactivamos este modo y posteriormente debemos cerciorarnos de que nuestro Wi-Fi se encuentra habilitado y podemos probar nuevamente a buscar redes disponibles y comprobar que ahora funciona sin problemas y podemos verlas nuevamente.

Establecer el ancho de banda del canal en automático

Otro aspecto que podemos tener en cuenta a revisar, es que existen muchos routers, aunque cada vez menos, que utilizan el mismo ancho de canal por lo que nuestra red puede verse víctima de obstrucciones o saturarse debido a que todo está siendo derivado por ese mismo canal.

Lo que podemos hacer es cambiar la configuración o el ancho del canal, para ello, solo debemos ir al inicio de Windows, buscamos el Administrador de dispositivos y una vez en esa ventana, debemos ubicar nuestro adaptador de red Wi-Fi, lo seleccionamos, hacemos clic derecho y posteriormente, hacemos clic en propiedades.

En la ventana de propiedades, debemos ir a la pestaña Avanzado y debemos establecer el valor de nuestras propiedades de protocolo Wi-Fi en automático tanto para los canales de 2,4 como para los de 5 GHz. Después de esto, reiniciamos nuestro equipo para que los cambios surtan efecto correctamente y ahora deberíamos poder observar redes Wi-Fi disponibles.

Habilita el protocolo de configuración de DHCP

En Windows 10, el Protocolo de configuración dinámica de host (o DHCP) es un proceso que se usa para personalizar y asignar una dirección IP a un dispositivo inalámbrico adecuado, que incluye nuestro ordenador. Si el proceso está desactivado, no puede conectarse a una red Wi-Fi en nuestro PC, por lo que puedes seguir estos pasos para habilitar DHCP en tu ordenador:

En la barra de búsqueda del menú Inicio, busca conexiones de red y seleccione Mejor coincidencia. Haz clic derecho en tu red Wi-Fi. Selecciona Diagnosticar.

Espera hasta que Windows finalice el proceso. Esto habilitará DHCP y solucionará tu problema de red.

Habilita la configuración automática de WLAN

WLAN AutoConfig es responsable de configurar, descubrir, conectar y desconectar de una red de área inalámbrica. Si deja de funcionar correctamente, experimentará todo tipo de problemas de red. Así es como enciende WLAN AutoConfig:

En la barra de búsqueda del menú Inicio, busca servicios. En la ventana Servicios, haga clic con el botón derecho en Configuración automática de WLAN y seleccione Propiedades. Si el estado del servicio es Detenido, haz clic en Iniciar. Establece el Tipo de inicio en Automático. Luego haz clic en Aplicar > Aceptar para guardar los nuevos cambios.

Cabe destacar que Windows 10 necesita más de un servicio para que las redes Wi-Fi funcionen correctamente. Aquí hay una lista de servicios que debemos verificar y asegurarnos de que se estén ejecutando:

  • Conciencia de ubicación de red
  • Servicio de lista de red
  • Servicio de puerta de enlace de capa de aplicación
  • Llamada a procedimiento remoto (RPC)
  • Conexiones de red
  • Administrador de conexión de acceso remoto
  • Administrador de conexión automática de acceso remoto

Eliminar el perfil inalámbrico

Un perfil inalámbrico corrupto o con errores puede ser el causante de tus problemas de red actuales. La forma más sencilla de solucionarlo es eliminar tu perfil inalámbrico mediante el símbolo del sistema. Ejecuta el símbolo del sistema como administrador y escribe netsh wlan delete profile name =NetworkName. Luego, presione Entrar.

Después de que Windows 10 elimine tu perfil inalámbrico, creará un nuevo perfil y podrás conectarte a la red Wi-Fi siempre que esté dentro del alcance.

Comprobar las interferencias

Las señales WiFi pueden verse interferidas por muchos dispositivos domésticos, como su teléfono inalámbrico, horno microondas, altavoz Bluetooth, etc., ya que utilizan las mismas frecuencias de 2,4 GHz o 5 GHz. Por lo tanto, puede verificar estos dispositivos para ver si es donde radica el problema. Apaga esos dispositivos y desconecta la fuente de alimentación. En tu ordenador, intenta conectar tu WiFi nuevamente y ver si ahora aparece.

Si el problema se resuelve, parece que se debe a la interferencia de los dispositivos, luego mueve tu módem y router inalámbrico a otro lugar, para que no estén en la misma conexión eléctrica donde están otros dispositivos domésticos.

Revisar programas instalados

¿Has instalado algún programa recientemente? Tal vez ese sea el motivo por el que han dejado de aparecer las redes Wi-Fi. A veces el software que instalamos puede afectar a algunos procesos del sistema y eso va a derivar en problemas para poder navegar o usar el sistema con normalidad.

Si has instalado algo hace poco, puedes probar a desinstalarlo y ver si de esta forma todo vuelve a la normalidad. Especialmente si instalas aplicaciones desde fuentes no oficiales podrían aparecer errores de este tipo, de ahí la importancia de siempre utilizar páginas o plataformas fiables para descargar archivos.

Revisar el hardware

En el caso de que nada funcione, llegarán un momento donde podremos empezar a pensar que la tarjeta de red está dañada. Esto es algo que puede ocurrir, y llegar a ser un dolor de cabeza. Si tenemos un equipo de sobremesa, es probable que esta se pueda cambiar por una nueva. Lo cual no tiene que suponer un gran gasto económico. Ocurre lo mismo con algunos portátiles, los cuales tienen este componente extraíble.

Pero puede ser más complicado en otros equipos. Sobre todo los que cuentan con todo integrado en la placa base. Esto hace que en muchos casos sea prácticamente irreparable.

Comprobar que los antivirus y VPN funcionan bien

Aunque tener antivirus y firewalls instalados es muy interesante de cara a la seguridad, lo cierto es que podemos tener problemas de compatibilidad en determinadas circunstancias. Además, el uso de programas VPN también podrían estar interfiriendo y provocando que no aparezcan redes Wi-Fi. Todo ello lo debemos tener controlado y revisar que funcionan correctamente.

Desactivar la VPN si la estamos usando

Puede ocurrir que el problema sea por algún software que estamos utilizando. Uno de los más comunes que pueden generar fallos es utilizar servicios VPN. Si es así y vemos que no encontramos redes Wi-Fi, un buen consejo es desactivarla y comprobar si de esta forma se soluciona el problema. Estas herramientas son muy útiles y además cada vez más utilizadas, pero también podrían generar problemas de este tipo muy frecuentemente.

Algo parecido puede ocurrir si estamos utilizando un firewall o antivirus. Puede que estén generando problemas y lo podemos comprobar simplemente con desactivarlo momentáneamente. Así podremos detectar fallos. Esto también es bastante común en programas de este tipo que instalamos en Windows 11.

Debes tener en cuenta la importancia de utilizar VPN de garantías. Es esencial de cara a proteger la seguridad y la privacidad, pero también para que el rendimiento sea óptimo. Algunas opciones disponibles son ExpressVPN, NordVPN o CyberGhost. Aunque existen muchas alternativas, debes siempre elegir bien cuál vas a instalar y evitar problemas. Las que son gratuitas o de prueba son las que en muchos casos pueden generar problemas y van a hacer que haya conflictos en la conexión.

Ver si el antivirus o firewall está creando problemas

Similar a lo que mencionábamos anteriormente de la VPN, también puede ocurrir que algún programa de seguridad esté generando conflicto. Esto es común especialmente con el cortafuegos. Son muy útiles para proteger nuestros dispositivos, por supuesto, pero también podrían ser la causa de errores relacionados con la red.

Por tanto, si tenemos problemas para que aparezcan redes Wi-Fi y todo lo que hemos mostrado anteriormente no ha tenido un efecto positivo, deberíamos ver si tenemos alguna herramienta de seguridad que esté generando algún tipo de problema en nuestro sistema. Podríamos simplemente pausar momentáneamente el antivirus o firewall y ver si así este problema se soluciona. En ese caso deberíamos configurar el programa para que no haya conflictos.

Esto especialmente puede ocurrir cuando estás usando un antivirus que no funciona bien. Por ejemplo los que son gratuitos o puedan estar obsoletos. Es importante que uses siempre uno de garantías. Algunos ejemplos son Windows Defender, Avast o Bitdefender. No obstante, hay muchos más disponibles. Puedes buscar información en Internet para elegir el que mejor se adapte a lo que necesitas y así no tener ningún tipo de problema.

Realizar un análisis en el equipo

Hay muchas variedades de malware que podrían afectarnos de una u otra forma. Muchos tipos de software malicioso pueden hacer que determinadas funciones de Windows no estén disponibles de forma correcta. Incluso podrían provocar que no funcione la red. Por tanto, si vemos que no aparecen redes Wi-Fi y aparentemente todo está correcto, una cuestión más que debemos tener en cuenta es la de realizar un análisis en busca de amenazas. Tal vez algún virus esté generando problemas de este tipo.

Para poder hacer esto debemos tener instalado un buen antivirus. Por ejemplo los que hemos nombrado de Windows Defender, Avast o Bitdefender, que son algunos de los más populares. Hay que evitar aplicaciones que sean de pruebas y no ofrezcan garantías reales. Hacer un análisis completo al equipo puede sacar a la luz ciertos problemas que impidan que aparezcan las redes inalámbricas.

Puede que no sea un problema

En algunas ocasiones, podemos llevar a cabo todas las acciones que hemos visto y no conseguir solucionar el problema. Esto puede deberse, a que existe la posibilidad de que la red se encuentre oculta. Por lo cual nunca vamos a conseguir que esta aparezca para poder conectarnos a ella. Hoy en día la red Wi-Fi es el principal método de conexión en todo el mundo. Y como tal, es una red donde se pueden realizar ataques. Lo cual compromete a todo dispositivo que se encuentre conectado. Por lo cual, se puede ocultar la red como una nueva capa de seguridad.

Esto lo que hace es simplemente evitar que los dispositivos la muestren. Esta es una opción que los routers permiten, y lo que obliga a los usuarios a no solo introducir la contraseña. También será necesario establecer el nombre exacto de la red Wi-Fi a la que nos vamos a conectar. Pero, actualmente, esto es ya prácticamente innecesario. Existen mecanismos para poder ver estas redes Wi-Fi. A pesar de que esta no sea mostrada por el listado genérico que nos dan los dispositivos, podremos utilizar alguna aplicación o programa de ordenador para descubrir ese nombre. Por lo cual, podríamos decir que es un método de seguridad obsoleto. Por lo cual, es totalmente recomendable establecer contraseñas lo más seguras posibles.

En definitiva, siguiendo esos pasos que hemos mencionado podemos solucionar el problema cuando no aparecen redes Wi-Fi. Son pasos básicos que podemos tener en cuenta cuando surge este tipo de inconveniente que está tan presente entre los usuarios de Windows. Como medida adicional, para asegurarnos de que el problema está en nuestro dispositivo, siempre podremos buscar redes con otro equipo.

¡Sé el primero en comentar!