Cómo pueden secuestrar tus redes sociales y cómo evitarlo

Sin duda las redes sociales son muy utilizadas hoy en día para estar en contacto con amigos y familiares, informarnos de noticias, promocionar un negocio… Ahora bien, hay que tener en cuenta que son también un objetivo claro para los piratas informáticos. Por ello, en este artículo queremos explicar cómo pueden secuestrar las redes sociales, por qué pueden hacerlo y qué opciones tenemos para estar protegidos en todo momento. Daremos algunos consejos de seguridad para proteger las redes sociales.

Métodos para secuestrar redes sociales

El secuestro de redes sociales como Facebook, Instagram o Twitter básicamente consiste en que un intruso va a lograr acceso a tu cuenta. Puede que lleguen a cambiar la contraseña y no puedas entrar o puede que simplemente entren para robar datos o leer los mensajes y puedas seguir utilizando tu cuenta con normalidad. Ahora bien, ¿cómo pueden secuestrar una red social? Vamos a explicar algunos métodos que utilizan.

Ingeniería social

El primero es a través de ataques Phishing y otros similares que buscan engañar a la víctima. Por ejemplo, un caso muy común es que envíen un correo electrónico donde indican que hay un supuesto problema en la cuenta de Facebook o que debemos configurar algo para seguir usándolo con normalidad. Nos piden que entremos en un link y hagamos algo, pero siempre vas a tener que poner la contraseña.

Al poner los datos, realmente no estás entrando en la cuenta de Facebook o de la red social que sea, sino que estás enviando esa información a un servidor controlado por los atacantes. Es una manera muy utilizada para robar cuentas de todo tipo en Internet y no solo envían un correo, sino que también puede llegarte por SMS o incluso a través de las propias redes sociales.

Malware

También podrían utilizar software malicioso para robar las contraseñas y ganar así acceso a las redes sociales. Un ejemplo claro es un keylogger, que se encarga de registrar todas las pulsaciones de teclas y de esta forma recopila también las claves de acceso que ponemos al iniciar sesión en una cuenta.

Pero pueden usar también otras variedades, como troyanos por ejemplo. Con este tipo de malware pueden controlar un dispositivo de forma remota y actuar como si estuvieran allí. Podrían, por ejemplo, entrar en la red social si has guardado la sesión en el navegador sin necesidad de poner la contraseña nuevamente.

Ataques de fuerza bruta

Otro método que utilizan para acceder de forma ilegítima a una red social son los ataques de fuerza bruta. Si utilizas una contraseña que no sea muy buena, que no cumpla los requisitos adecuados o sea predecible, un ataque de este tipo puede llegar a robar la clave de acceso y permitir que un atacante la secuestre.

Lo que hace un pirata informático en este caso es usar herramientas con las que prueban diferentes combinaciones hasta dar con la correcta. Para ello van a usar determinadas palabras o dígitos que pueden ser más comunes. Por ejemplo nombres, fechas, etc. Así logran entrar en plataformas como Facebook, Twitter y similares.

Fallo en la plataforma

Además, otra manera de secuestrar redes sociales es cuando aparece algún fallo en la propia plataforma. Una vulnerabilidad que puedan explotar, por ejemplo. También cuando hay alguna filtración de seguridad y todas las cuentas quedan expuestas. Un atacante podría aprovecharse de ello y robar las contraseñas.

En este caso no es algo que dependa del usuario, ya que se trata de un fallo de la propia plataforma. No obstante, sí que depende del usuario tomar medidas lo antes posible, como puede ser cambiar la contraseña una vez se ha detectado algún fallo que haya podido exponer la clave.

Qué logran al robar las cuentas

¿Para qué quieren los piratas informáticos secuestrar las redes sociales? Lo cierto es que van a poder usarlas con diferentes fines. Normalmente lo hacen para lucrarse de algún modo, pero también simplemente para desacreditar a una red social o hacer daño a un usuario en concreto.

Robar información personal

Lo primero que buscan al secuestrar las redes sociales es robar información personal. Por ejemplo saber dónde vivimos, dónde trabajamos, quiénes son nuestros contactos… Todo esto puede servir también para crear un perfil sobre nosotros y eso tiene un gran valor en Internet, ya que esa información la pueden vender a terceros.

Por ejemplo, podrían utilizar esos datos para incluirnos en una campaña de Spam. Pueden enviar también publicidad orientada. Al conocer más sobre nosotros, al tener información personal y de nuestro entorno, van a poder tener un control mayor sobre los datos y usarlos según su interés.

Atacar a terceros

Al tener acceso a Facebook, Instagram y otras redes sociales similares, también van a poder acceder a otros usuarios y llevar a cabo ataques. Podrían ver la lista de amigos e incluso suplantar nuestra identidad y enviarles un mensaje donde se hacen pasar por nosotros con el objetivo de que hagan clic en un enlace o descarguen algo.

De esta forma van a poder crear una cadena de ataques. Pueden llegar a ganar también acceso a otras cuentas y continuar su expansión. Así lograrán una gran cantidad de ataques y provocar un efecto dominó para llegar a más y más usuarios.

Promocionar algo

Además, otro uso muy común del secuestro de redes sociales es poder promocionar algo o aumentar las visitas o seguidores de una cuenta determinada. Por ejemplo, podrían usar nuestra cuenta de Facebook para darle a Like a una página en concreto o comenzar a seguir a un usuario en Instagram.

El objetivo aquí es simplemente aumentar de forma artificial las visitas de una página o la visibilidad de un perfil de redes sociales. Al tener acceso a nuestra cuenta van a poder darle a seguir, dar a Like y actuar en definitiva como si fuéramos nosotros.

Acceder a otros servicios vinculados

A redes sociales como Facebook vas a poder vincular otros servicios. Por ejemplo si te registras en una plataforma puedes vincularlo a la red social, alguna página web o incluso otras redes sociales. Una manera de poder acceder a otras cuentas con mayor facilidad o incluso compartir contactos entre ellas.

Ahora bien, si un atacante tiene acceso a una red social a la que has vinculado otros servicios, va a poder tener también control sobre esos otros servicios. Va a poder saber qué utilizas, suplantar tu identidad, dejar de seguir o seguir a cuentas, etc.

Cómo estar protegidos

Después de explicar en qué consiste el secuestro de redes sociales y cómo puede lograrlo un atacante, vamos a dar algunos consejos esenciales para estar protegidos. Con estas recomendaciones podrás evitar la entrada de intrusos en tus cuentas y mantener siempre tus datos a salvo.

Usar siempre contraseñas seguras

La primera barrera de seguridad debe ser contar con una buena contraseña. No basta con poner cualquier clave, sino que debe ser totalmente segura para evitar que un atacante pueda entrar. De esta forma podrás evitar ataques de fuerza bruta, ya que vas a usar una realmente fuerte que no puede ser averiguada fácilmente.

Una contraseña segura debe ser totalmente aleatoria y tener una buena longitud. Cada símbolo adicional va a hacer que la seguridad aumente de forma exponencial. Debe contar con letras (tanto mayúsculas como minúsculas), números y caracteres especiales. Nunca debes usar una misma contraseña en más de un lugar.

Activar la autenticación en dos pasos

Pero más allá de usar una buena contraseña, también debes habilitar la autenticación en dos pasos. Redes sociales como Facebook, Instagram o Twitter permiten usar esta opción. Lo que hace es habilitar una capa extra de seguridad. Así lograrás proteger la cuenta correctamente y nadie podría entrar incluso si tuviera tu clave.

La autenticación en dos pasos necesita de una verificación extra. Suele ser un código que recibimos por SMS, correo electrónico o al utilizar aplicaciones 2FA como Google Authenticator. Esto creará una seguridad reforzada para que un intruso no pueda entrar sin permiso.

Mantener los equipos en buen estado

Por supuesto, también es esencial tener los dispositivos bien protegidos. Para ello es imprescindible contar con un buen antivirus. Hay muchos tipos, tanto gratuitos como de pago, pero siempre debes elegir uno que funcione correctamente y que cumpla con lo que esperas en materia de seguridad.

Una buena opción es Microsoft Defender, el antivirus que viene integrado con Windows. Pero también puedes encontrar otras opciones como Avast o Bitdefender que también funcionan muy bien para detectar y eliminar amenazas. Es una barrera de seguridad que evitará malware como los keyloggers que pueden secuestrar tus redes sociales.

Pero para mantener la seguridad de los equipos también es necesario contar con las últimas versiones. Siempre debes tener actualizado el sistema operativo y corregir posibles vulnerabilidades que puedan aparecer. En el caso de Windows debes ir a Inicio, entras en Configuración y pinchas en Windows Update. Allí te mostrará posibles actualizaciones que pueda haber.

Actualizar Windows 11

Usar siempre aplicaciones oficiales

Siempre que vayas a usar las redes sociales, es muy importante que utilices aplicaciones oficiales. Es cierto que a veces puedes encontrarte con la opción de instalar un programa distinto, que cuente con funciones y características adicionales, pero esto podría ser un problema para la seguridad.

Esa aplicación podría ser insegura. Podría tener vulnerabilidades, estar desactualizada o incluso haber sido creada con el objetivo de robar información y poner en riesgo las cuentas. Por tanto, siempre debes usar las oficiales y además bajarlas de sitios seguros, como es la propia página web de la red social o usar tiendas como Google Play.

Sentido común

Pero si hay algo importante que no puede faltar es el sentido común. Es esencial no cometer errores. De hecho, los piratas informáticos casi siempre necesitan que la víctima cometa algún error. Por ejemplo que hagan clic en un enlace falso, que descarguen un archivo peligroso, usen un programa específico, etc.

Por tanto, lo que debes hacer es asegurarte de mantener siempre la seguridad al navegar, al abrir las redes sociales y no exponer más datos de los necesarios. De esta forma podrás estar más protegido en la red y reducirás el riesgo de que roben tu cuenta de Facebook o cualquier otra red social.

En definitiva, como has podido ver el secuestro de redes sociales es un problema evidente que puede poner en riesgo tu privacidad y seguridad. Debes tomar medidas para estar protegido lo mejor posible y no exponer en ningún momento tus datos. Puedes seguir las recomendaciones que hemos dado.

¡Sé el primero en comentar!