Oculta y protege tus carpetas en Windows para mejorar tu privacidad

Si quieres ocultar y proteger tus carpetas en Windows, el propio sistema operativo tiene sus propias herramientas para hacerlo. Podemos configurar los diferentes permisos de usuario con el objetivo de que otros usuarios del PC no puedan entrar en ciertas carpetas, sin embargo, cualquier usuario con permisos de administrador podrá cambiar estos permisos, y entrar dentro de la carpeta sin problemas. En estos casos, podemos recurrir a programas externos que nos ayuden a ocultar y proteger las carpetas para mejorar nuestra privacidad.

 

Por qué tienes que ocultar o proteger las carpetas

Si estamos en un ordenador compartido con más personas, lo más normal es tener varios usuarios configurados en el sistema operativo Windows. Generalmente vamos a tener un administrador únicamente en el equipo, y el resto serán usuarios normales sin permisos de administrador. En estos casos podemos hacer uso de las herramientas de Windows con el objetivo de ocultar y proteger nuestras carpetas, pudiendo configurar diferentes permisos de usuario que tengamos, y es que vamos a poder configurar que solamente el usuario propietario tenga el control total, mientras que el resto de usuarios no tengan ningún permiso: ni lectura, escritura, ejecución, modificación etc.

Para acceder al menú de configuración de la seguridad, basta con hacer clic derecho sobre una carpeta en cuestión. Una vez dentro, pinchamos en la pestaña de «Seguridad». Si queremos editar los permisos, debemos pinchar en «Editar», entonces nos aparecerá un nuevo menú donde vamos a poder elegir los permisos de los diferentes grupos o usuarios que tengamos en el sistema operativo. En la parte inferior tendremos las diferentes opciones para permitir o denegar los diferentes permisos a los usuarios y grupos. Dependiendo de lo que nos interese, podemos quitar diferentes grupos de usuarios para que no tengan permisos:

Si tenemos varios administradores tenemos que utilizar otros métodos para ocultar y proteger nuestras carpetas y archivos, porque al ser administradores también pueden configurar los permisos que ellos quieran. A continuación, os vamos a mostrar dos soluciones para que puedas ocultar y proteger tus archivos aunque tengas varios administradores en el sistema operativo.

 

Hide Folders

Hide Folders es una herramienta comercial, es decir, no es gratuita como ocurre con otras alternativas que también os vamos a presentar. En este caso vamos a poder ocultar y bloquear cualquier carpeta de los demás usuarios, protegiéndose con una contraseña maestra que solamente tú conozcas. Si necesitas un programa que sea muy fácil de utilizar, rápido y que tenga todas las opciones de seguridad necesarias para mantener a salvo tus carpetas más importantes, este software es ideal para ti.

Algunas características de este programa es que soporta los sistemas de archivos NTFS, exFAT, FAT y FAT32. También permite un número ilimitado de carpetas protegidas, ideal para no tener problemas y proteger todas las que nosotros queramos. También nos permitirá asignar procesos de confianza que podrán acceder a los archivos, proteger el programa contra la desinstalación del mismo y está disponible en varios idiomas. Por último, las carpetas protegidas por este programa quedarán protegidas incluso en modo a prueba de fallos.

Como hemos explicado anteriormente, este programa es comercial, por lo que no es gratis. En el caso de que quieras usarlo de forma ilimitada en un ordenador, el precio de la licencia es de tan solo 39,95 dólares, no obstante, también tienes la versión familiar que podemos comprar por 79,95 dólares, ideal para poder instalarlo hasta en 5 ordenadores personales.

Una vez que ya hemos visto las principales características de este programa tan interesante, vamos a ver su descarga, instalación y también funcionamiento.

  

Descarga e instalación

La descarga de este programa la podemos hacer directamente desde la web oficial de la herramienta que os hemos indicado antes. Lógicamente, al ser un programa comercial, no es gratis, pero sí vamos a tener una versión de prueba de 30 días de duración donde vamos a poder utilizarla sin ningún tipo de límite. Si tras estos 30 días queremos seguir usándola, deberemos adquirir una licencia a través de la web oficial del programa.

Una vez descargado el programa lo instalamos como cualquier otro programa en Windows, seleccionamos el idioma de la instalación en «Español» y pinchamos en «Aceptar» para seguir con el asistente de configuración.

El asistente de instalación tiene los pasos habituales, tenemos que aceptar el acuerdo, definir una carpeta de destino donde instalar el programa, elegir el nombre de la instalación, si queremos crear accesos directos y finalmente pinchamos en instalar. Después de unos segundos ya estará instalado y listo para funcionar, podemos pinchar en «Finalizar» para cerrar el asistente de instalación.

Es posible que la instalación os devuelva un error, esto se debe a que es necesario que tenga .NET Framework instalado en el PC, nos saldrá una ventana donde nos indicará que se necesita una versión en concreto para poder funcionar, instalamos este software directamente desde Microsoft, y posteriormente volvemos a ejecutar el instalador del programa para que instale todo correctamente y no tener problemas.

  

Funcionamiento

El funcionamiento de este programa es muy sencillo. En el «Dashboard» vamos a poder ver el estado general del programa, y también cuántos días nos faltan para necesitar una licencia del programa. En la parte superior tenemos las diferentes secciones de la configuración, además, tenemos la posibilidad de activar un servidor web de control remoto, y también vamos a poder configurar una contraseña maestra en el programa para evitar cualquier cambio que se realice en el programa, de esta forma, tendremos la seguridad de que nadie más podrá usar este programa para desocultar o desproteger una carpeta en cuestión.

En la sección de «Edit List» es donde podemos añadir las diferentes carpetas a ocultar o proteger, lo que tenemos que hacer es pinchar en el botón de «Añadir» y después ponemos la ruta de la carpeta a ocultar, y finalmente elegimos el modo de protección. Este programa nos permite:

  • Desproteger: No impone ninguna protección.
  • Ocultar: Oculta la carpeta únicamente.
  • Bloquear: Bloquea con contraseña el acceso a la carpeta.
  • Ocultar y bloquear: Oculta la carpeta y pide contraseña para poder entrar a ella.
  • Read Only: Solo permite la lectura de la carpeta.

Dependiendo de lo que nos interese, tendremos que elegir una opción u otra. Debemos recordar que vamos a poder introducir una cantidad ilimitada de carpetas en el listado a proteger.

Si un usuario no permitido intenta acceder a la carpeta, tendremos diferentes errores de acceso por falta de permisos, de hecho, aunque seamos administradores no nos saldrán los menús de cambio de permisos.

En la sección de «Edit List» vamos a poder añadir las carpetas que queramos, pero también quitarlas en cualquier momento, sin necesidad de realizar complejas configuraciones.

En la sección de «Configuración» vamos a poder ver todas las opciones generales del programa, como activar las protecciones aunque se cierre el programa, integrar el programa en el menú contextual, limpiar cualquier posible pista de una carpeta oculta, y es que podrá borrar todos los datos recientes, en los elementos de la papelera de reciclaje, posibilidad de quitar el propio programa Hide Folders de los programas más usados etc.

Otras opciones disponibles son las de habilitar teclas de acceso rápido, con una combinación de teclas podremos abrir el programa, desactivar la protección, activar la protección y alternar la protección. También podemos configurar otras opciones avanzadas como activar la protección cuando se inicie el PC, después de ciertos minutos de inactividad, e incluso habilitar la protección cuando el ordenador está bloqueado.

En la sección de «Contraseña» es donde podemos introducir una nueva contraseña para proteger el programa, además, se recomienda introducir un email para permitir la recuperación de la contraseña. Si olvidamos la clave no podremos recuperarla de ninguna forma, a no ser que pongamos el correo electrónico. Finalmente, en la sección de «Herramientas» vamos a poder ver los procesos de confianza y configurarlos, modificar el idioma y el skin y otras opciones relacionadas con el programa.

Tal y como podéis ver, Hide Folders es una opción muy recomendable para proteger nuestros archivos y carpetas en el ordenador local, esto es ideal para protegernos adecuadamente.

 

Prot-On

Prot-On es una solución similar a la anterior, pero en este caso, nos permite tener el control total de nuestros archivos y carpetas estén donde estén. Si vas a compartir archivos a través de Google Drive, Dropbox o cualquier otro servicio de almacenamiento en la nube, si usas Prot-ON vas a poder definir y limitar quién puede acceder a tus archivos o carpetas. Gracias a esta herramienta tan interesante, podremos decidir cuándo y quién puede acceder a los archivos y carpetas, este servicio está disponible para sistemas operativos Windows, macOS, Android y también iOS, por lo que tenemos compatibilidad completa.

Este programa es capaz de proteger documentos en PDF, de la suite de Office, textos, vídeos, audios y también fotografías. El objetivo de este programa es controlar el acceso al archivo, podemos configurar quién, cuándo y para qué se accede a los archivos protegidos. A través del panel de control de Prot-On vamos a poder consultar los movimientos de cada documento, si ha sido modificado o editado, y también modificar remotamente los permisos que nosotros queramos, ideal para cerrar el acceso a una persona en concreto.

Una vez que conocemos las principales características de Prot-On, vamos a ver cómo se descarga, instala y su funcionamiento.

Descarga e instalación

La descarga de este programa la podemos hacer directamente desde la web oficial que hemos indicado antes. Una vez descargado el programa, vamos a poder instalarlo ejecutando el instalador, simplemente tenemos que abrirlo y seguir el asistente de instalación paso a paso, una vez instalado pinchamos en finalizar y se nos abrirá una nueva ventana en nuestro sistema operativo.

En esta nueva ventana que se nos abre, podemos elegir entre «Ya tengo una cuenta» por si estabas registrado de antes, o bien elegir «Quiero crear una cuenta gratis ahora». Nosotros hemos elegido esta segunda opción, para crear una nueva cuenta en Prot-On y empezar a proteger nuestros archivos.

Para el registro es totalmente necesario un nombre de usuario, un email real, un nombre con sus apellidos y también una contraseña de acceso. Estas credenciales las usaremos posteriormente para iniciar sesión vía web y controlar todos los permisos de los archivos que queramos.

Una vez que abramos el email y validemos la cuenta, nos indicará que nuestro registro se ha completado con éxito, y que estamos cerca de empezar a utilizar Prot-On. Ahora lo que debemos hacer es abrir el programa que tenemos disponible en el icono de la zona inferior derecha de Windows.

Ahora que ya hemos descargado e instalado correctamente este software, vamos a ver cómo funciona y qué opciones tenemos disponibles.

Funcionamiento

Si pinchamos en el icono de la zona inferior derecha, vamos a encontrarnos con las diferentes opciones que tenemos disponibles:

  • Proteger archivo: esta opción nos permite proteger un archivo de forma individual, para posteriormente gestionar los permisos a través de la web.
  • Abrir archivo: esta opción nos permite abrir un archivo protegido.
  • Proteger texto: permite proteger un texto en concreto.
  • Descifrar texto del portapapeles: lo que tengamos en el portapapeles que esté protegido por Prot-On, podremos descifrarlo fácilmente y mostrarlo en texto plano.
  • Carpetas protonizadas: si quieres proteger carpetas enteras y no solamente archivos, aquí tienes la posibilidad.
  • Gestionar permisos en la web: nos abrirá la web directamente donde podemos gestionar todos los permisos.
  • Preferencias: veremos las diferentes opciones de configuración disponibles.
  • Ayuda: nos sacará la ayuda del propio programa para que nos oriente.
  • Salir: cerramos el programa por completo en el ordenador.

Si pinchamos en «Proteger archivo» nos saldrán las diferentes opciones disponibles, simplemente tenemos que elegir el archivo a proteger, y nos saldrá un nuevo menú diciéndonos que el archivo ha sido protegido correctamente. También podemos gestionar los permisos del documento, tenemos un botón para ir directamente a la aplicación web, también tenemos la posibilidad de compartir el enlace y enviar el archivo con seguridad, ya que podemos gestionar los permisos de forma remota.

Tal y como podéis ver, cualquier archivo protegido tendrá la extensión .proton, independientemente de que sea un ejecutable, archivo de texto, documento de Office o PDF entre otros muchos.

Si protegemos un archivo de Excel con Prot-On, y no tenemos permisos para abrirlo, nos indicará que el archivo está protegido y que no podemos abrirlo. Nos invita a ir a la web oficial para proporcionarles los permisos necesarios para abrir este tipo de archivos.

En la web oficial vamos a poder ver el número de protecciones que se han realizado actualmente y también en el mes, además, tenemos la posibilidad de ver cuántas veces se ha compartido un determinado archivo. En la sección de «Permisos por defecto» vamos a poder ver todos los permisos que tenemos disponibles, veremos nuestro propio usuario y también podemos crear un grupo de «Círculo de confianza», además, tenemos la posibilidad de darle ciertos permisos a cualquier usuario de Prot-On.

Otras opciones que tenemos son las de buscar las diferentes protecciones de los archivos y carpetas, tenemos un completo buscador para ver todos los archivos y gestionar adecuadamente los permisos. Hay que tener en cuenta que, es posible tener más de 1000 archivos sin ningún problema, y tenemos que buscarlos de alguna forma para gestionar adecuadamente sus permisos.

Por último, si tenemos la versión Premium de Prot-On, vamos a poder desbloquear ciertas funciones Premium como añadir una marca de agua, que el documento caduque, e incluso que los usuarios puedan solicitar los permisos necesarios. También se podrían abrir los archivos sin conexión, e incluso que solamente se pueda abrir un dispositivo por usuario.

En la sección de «Mis grupos y políticas» vamos a poder formar varios grupos y darles permisos a todos ellos de forma simultánea, de esta manera, podemos crear un grupo que tenga unos permisos específicos sobre un archivo o carpeta en concreto.

Tal y como podéis ver, esta herramienta es muy fácil de utilizar.

 

Conclusiones

Actualmente tenemos varias herramientas para proteger nuestros archivos y carpetas de miradas indiscretas, de esta forma, podemos proteger adecuadamente nuestra información sin temor a que alguien sea capaz de abrir los archivos, modificarlos o directamente eliminarlos. Aunque en un primer momento el sistema operativo Windows nos proporciona las herramientas necesarias con el propio sistema operativo, si tenemos más de un administrador podría cambiar los accesos a las carpetas y archivos sin muchos problemas, por lo que se hace totalmente necesario contar con herramientas externas que añadan una protección adicional.

Las dos herramientas que os hemos mostrado no son las únicas que nos permitirán ocultar, proteger e incluso compartir nuestros archivos protegidos sin problemas de privacidad. También tendríamos la posibilidad de crear un contenedor cifrado con VeraCrypt, uno de los programas por excelencia para cifrar todos los datos en un contenedor y meter ahí todos los archivos y carpetas. Este programa también nos permite encriptar por completo particiones de disco duro e incluso el disco entero, por supuesto, también podríamos hacer esto mismo para memorias USB externas.

¡Sé el primero en comentar!