Cómo configurar el servidor proxy en Windows 10 y acceder a Internet

Cuando nos conectamos a Internet podemos hacerlo de diferentes formas, diferentes conexiones y dispositivos. Podemos navegar desde un móvil, ordenador, Tablet… Podemos hacerlo desde una red Wi-Fi o a través del cable. También tenemos la posibilidad de conectarnos mediante una VPN o un servidor proxy, dos opciones interesantes si queremos mejorar la privacidad o poder acceder a contenido que esté restringido geográficamente. En este artículo vamos a explicar cómo configurar un proxy en Windows 10.

Cómo configurar un proxy en Windows

Windows 10 es hoy en día el sistema operativo más utilizado en equipos de escritorio. Está presente en la mayoría de usuarios domésticos y también a nivel de empresas y organizaciones. Podemos utilizar una gran variedad de herramientas relacionadas con redes. Programas que nos permiten modificar ciertos aspectos a la hora de navegar por la red.

Pero Windows también tiene un amplio abanico de posibilidades en cuanto a funciones propias. Sin necesidad de instalar nada adicional podemos configurar determinados elementos que pueden ser útiles para las conexiones de Internet. Un ejemplo es poder configurar un proxy para que nuestra navegación pase por ahí en vez de ir directamente a los sitios que visitamos o los servicios que usamos.

Configurar un proxy en Windows es muy sencillo. Simplemente hay que seguir los pasos que vamos a mencionar. Lo primero es ir a Inicio, abrimos Configuración, vamos a Red e Internet y una vez estemos aquí debemos pinchar en Proxy, que es la última de las opciones que aparece a la izquierda.

Configurar un proxy en Windows

Cuando estemos en este punto tenemos que habilitar la opción de Usar servidor proxy. De manera predeterminada viene desactivado. Simplemente tenemos que marcar la casilla y podremos configurar los diferentes parámetros con los que cuenta.

Usar un servidor proxy

Configurarlo es muy sencillo. Simplemente tenemos que poner la dirección IP de ese proxy, así como su puerto. A partir de ese momento podemos darle a guardar los cambios y nuestra conexión pasará a través de ese servidor proxy que hemos configurado. No tendremos que instalar ningún programa adicional.

Usar el servidor proxy con excepciones

Como veremos abajo, el propio Windows 10 nos ofrece la posibilidad de utilizar el servidor proxy que hemos configurado, pero con algunas excepciones. Puede que no nos interese conectarnos a ciertas páginas a través de este servidor y queremos que utilice nuestra conexión. Esto podría ser interesante si, por ejemplo, nos conectamos a un servidor proxy de otro país y necesitamos entrar en páginas web españolas que están restringidas en otras naciones. Es muy común que las plataformas de vídeo en Streaming solo emitan en el país de origen de la cuenta. También otros muchos servicios pueden estar restringidos geográficamente.

De esta forma, simplemente con poner la dirección de ese sitio podremos evitar que se conecten a través del proxy. Podemos poner tantas direcciones como queramos, separadas todas ellas por “;” (punto y coma).

Por qué es interesante usar un proxy

Un proxy a veces se confunde con el uso de herramientas VPN, y es que su uso puede ser similar. Al menos si hablamos de forma genérica podemos decir que nos ayuda a mantener la privacidad en la red, mejorar la seguridad y también el poder acceder a determinados servicios.

Un servidor proxy actúa como un intermediario entre nuestro equipo (el cliente) y el sitio que visitamos (el servidor). De esta forma lo que recibe el servidor es la dirección IP de ese proxy que estamos utilizando. Una manera de ocultar la nuestra real.

Mantener la privacidad

Uno de los objetivos de utilizar un servidor proxy es mantener el anonimato en la red. Como hemos mencionado, cuando nos conectamos a través de este tipo de servicio podemos ocultar nuestra dirección IP real. El sitio de destino lo que obtiene es la propia IP del proxy y no la nuestra.

Hay que tener en cuenta que la privacidad es un factor muy importante a la hora de navegar por la red. Son muchos los métodos que hay a través de los cuales pueden recopilar datos y la dirección IP es uno de ellos.

Bloqueo de contenido

También lo podemos utilizar para bloquear contenido. Hay determinados servidores proxy que incluso pueden bloquear páginas que son inseguras. Una manera más de evitar la entrada de malware y terminar en un sitio modificado de forma maliciosa para atacar.

Acceder a contenido restringido geográficamente

Por supuesto sirven además para acceder a contenido que pueda estar restringido geográficamente. Pongamos como ejemplo que queremos entrar en una plataforma de series en Streaming de Reino Unido y está bloqueada en España. Podemos configurar un proxy para actuar como si estuviéramos en este país.

Lo mismo podríamos lograr si estamos de viaje en el extranjero y nos interesa acceder a contenido que únicamente está disponible en España. Tenemos, por tanto, diferentes opciones en este sentido.

Evitar ataques

Por último, también sirve para mejorar la seguridad. Podemos evitar ataques que puedan estar dirigidos contra nuestro dispositivo. A fin de cuentas estamos manteniendo a salvo nuestra privacidad y no exponemos datos.

En definitiva, configurar un proxy en Windows es algo muy sencillo. Hemos visto la utilidad que tiene y todos los pasos necesarios para poder tenerlo listo en el sistema operativo de Microsoft.

¡Sé el primero en comentar!