No utilices estos servicios de VPN si quieres proteger tu privacidad

No utilices estos servicios de VPN si quieres proteger tu privacidad

Lorena Fernández

Las redes privadas virtuales se convierten en una parte cada vez más importante a la hora de conectarnos. En sus comienzos, estas estaban reservadas solamente para que organizaciones puedan intercomunicar diferentes sedes entre ellas, para permitir que sus redes internas puedan comunicarse con las redes internas de una oficina remota. Hoy en día, las VPN tienen aplicación en el ámbito doméstico, y es que millones de personas a diario sacan provecho del uso de estos servicios VPN para proteger su privacidad. Por desgracia, existen proveedores de VPN que pueden resultar ser mucho más peligrosos que el hecho de no usar una VPN con frecuencia.

Algo que podemos darnos cuenta fácilmente es la amplia oferta de proveedores que ofrecen sus VPN de manera gratuita. Muchos de éstos se presentan como una alternativa para tener una navegación en Internet mucho más libre, y tener acceso a sitios web y otros contenidos multimedia. Esto se da principalmente porque existen países que, por restricciones varias, no pueden contar con acceso a ciertos productos y/o servicios en la web.

¿Por qué desconfiaríamos de una red privada virtual?

Un detalle que debemos considerar es que no todo lo que es gratis, puede resultar beneficioso en su totalidad. Es importante conocer qué factores debemos tener en cuenta para darnos cuenta si estamos ante un proveedor de servicios de VPN con fines sospechosos. Uno de los principales aspectos para identificar a un proveedor sospechoso es la localidad de sus servidores. Se recomienda no utilizar servicios de parte de organizaciones que provengan de países como EE.UU, Canadá e incluso países de la Unión Europea como España o Italia. Sin embargo, esto último puede resultar algo confuso, a fin de cuentas. porque consideramos que es prácticamente imposible encontrar algún proveedor que se encuentre en algún país que no tenga acceso a manipular en cierta medida, el tráfico VPN.

Recordemos que el tráfico mediante una red privada virtual está cifrado punto a punto, para que todos los datos viajen a través de este túnel VPN con confidencialidad. De esta manera, comprendemos que no es posible que nuestros datos viajen de una manera completamente transparente a través de la red de Internet.

Por otro lado, algo que deberíamos hacer siempre que accedamos a algún servicio, y no lo hacemos, es la lectura de los términos y condiciones de servicio. Esta documentación acostumbra a ser bastante extensa, por lo que una amplia mayoría no lo lee, y directamente, acepta los términos. Esas pocas ganas (o tiempo) que dedicamos a la lectura de este tipo de documentación es una gran oportunidad para que varios proveedores de VPN pasen a ser muy intrusivos. En consecuencia, cada vez que aceptamos, otorgamos el permiso para que violen nuestra privacidad.

Utilizar servicios de VPN puede ser algo super práctico. Además, ¿a quién no le gustan los servicios VPN gratis? Sin embargo, esto termina teniendo muchas desventajas. Entre ellas, el alto riesgo de que nuestros datos personales que se generan y viajan por determinada red privada virtual, sean vendidos a terceros. Existen varias organizaciones a nivel global que se nutren de las diversas bases de datos que compran para proveer servicios relacionados a la publicidad o el marketing.

Debemos tener en cuenta que, aunque el tráfico de Internet que va desde el cliente (nosotros) hasta el servidor (la empresa del servicio VPN) van cifrados y autenticados, una vez que llegan al servidor, estos datos se descifran y se enrutan a Internet, por lo que es justamente en este punto donde las empresas podrían capturar los datos que nosotros utilizamos.

Proveedores de VPN que no deberías utilizar

Un factor común encontrado en proveedores de VPN como Facebook Onavo VPN y Opera Free VPN es el hecho de que recolectan información. Esta, que viaja a través de la supuesta red privada virtual, se recolecta con el fin de poder realizar análisis que sean de utilidad para la organización, o bien, que directamente toda la información recolectada pueda ser compartida con terceros.

Facebook, mediante su servicio Onavo VPN, dio de qué hablar en el paso. Se ha demostrado que ha recolectado la información del tráfico a través del túnel, con el propósito de mejorar las prestaciones de la red social en base a las preferencias de los usuarios, entre otros datos. ¿Has escuchado varias veces que Facebook «escucha» lo que dices para que puedas tener anuncios personalizados? Pues, estamos ante una situación bastante similar.

HotSpot Shield es otro de los servicios VPN no recomendados. Es un proveedor de VPN gratuito conocido hace ya varios años. Sin embargo, empezó a tener problemas de reputación desde el momento en que se descubrió que la información de tráfico era redireccionada automáticamente a sitios web que se consideraban socios. Por ejemplo, compañías especializadas en marketing y publicidad.

PureVPN es otro proveedor que en el pasado tuvo problemas, ya que tuvo que proporcionar información al FBI sobre asuntos de delincuencia. Sin embargo, hoy en día afirman con rotundidad que no guardan ningún tipo de registro ni nada parecido, ya que han cambiado internamente las políticas de la empresa. Un detalle importante de PureVPN es su buen funcionamiento y gran velocidad que proporciona a los clientes.

Tal y como habéis visto, hay servicios VPN que no debemos usar, o al menos, no si la información que vamos a transmitir a través de Internet es personal, importante o confidencial. Si simplemente queremos saltarnos bloqueos regionales para ver Netflix, entonces podríamos usarlos sin problemas ya que no es información crítica, más allá de nuestras credenciales de usuario.