VPN sin cifrado: qué son y para qué sirven

VPN sin cifrado: qué son y para qué sirven

Javier Jiménez

Contar con una herramienta VPN es algo muy común hoy en día. Tenemos muchas opciones, tanto gratuitas como de pago, para navegar haciendo uso de este tipo de servicios en nuestros ordenadores o móviles. Sin embargo no todas son iguales, como podemos imaginar. Hay opciones que están más centradas en la seguridad, otras cuentan con más servidores, más países disponibles… En este artículo vamos a hablar de qué es una VPN sin cifrado y hasta qué punto podría ser interesante en determinadas circunstancias.

Qué es una VPN sin cifrado

Una de las misiones principales de una VPN es mantener la seguridad al navegar. Son muy útiles si nos conectamos a través de una red Wi-Fi pública, como podría ser en un centro comercial o aeropuerto, por ejemplo. Su misión es cifrar esa conexión y mantener a salvo nuestra privacidad. Una manera de ocultar la dirección IP real y también evitar que posibles intrusos puedan acceder a la información que enviamos.

Dicho esto, ¿Tendría algún sentido contar con una VPN sin cifrado? Lo cierto es que para algunos usuarios sí podría tenerlo, aunque hay que tener en cuenta el riesgo lógico que esto supone. Una VPN sin cifrado básicamente es un servicio que no va a ofrecer ninguna protección. No va a tener servidores encriptados.

Lógicamente, si analizamos el funcionamiento de una VPN y vemos la opción de usar servidores sin cifrar, podría ser contradictorio. No obstante, podemos encontrarnos con esta alternativa e incluso determinados usuarios eligen que sea sin cifrado.

¿Por qué podría un usuario elegir una VPN sin cifrado? El motivo es claro: mejorar la velocidad. Es una realidad que al usar un servicio de este tipo nuestra conexión puede ralentizarse. Podemos tener problemas al navegar si usamos un servidor que no sea el adecuado, un programa que no esté optimizado y, en definitiva, un servicio que sea mejorable.

El hecho de cifrar datos puede ralentizar la velocidad. No es algo exclusivo de las VPN. Ahora bien, ¿Merece la pena optar por un programa sin cifrado para mejorar la velocidad? En este caso la respuesta una más es clara: no. Lo primero porque la velocidad prácticamente va a ser igual. No vamos a obtener una mejora considerable. Lo segundo y más importante, porque la seguridad se vería comprometida.

Mejorar velocidad VPN

Elegir una VPN que sea rápida, pero sin comprometer la seguridad

Entonces, llegado a este punto podemos preguntarnos cómo lograr que una VPN sea rápida pero a la vez mantener la velocidad lo mejor posible. Hemos visto que una VPN sin cifrado sí podría ser ligeramente más veloz, pero lo cierto es que no merece la pena y además podría comprometer nuestra navegación.

Por tanto, vamos a ver algunos factores para elegir la mejor VPN, la que funcione correctamente y mantenga la velocidad lo mejor posible. Y sí, eligiendo además una opción que tenga cifrado, que sea adecuada para proteger nuestros datos. Vamos a ver algunos factores a tener en cuenta.

Optar por una VPN de pago

Sin duda una de las mejores opciones que podemos tener en mente al elegir una VPN es que sea de pago. Es un error utilizar una versión gratuita, ya que podría no ser segura y además no va a ser rápida y lo más normal es que provoque fallos.

Tenemos muchas alternativas y hay buenas ofertas. Las opciones que son gratuitas o de prueba suelen ofrecer un rendimiento pobre. Es esencial que optemos por una de pago y no solo por el rendimiento, sino también por mantener la seguridad y privacidad.

Elegir una que pueda conectarse en muchos países

Una buena VPN va a permitir que podamos conectarnos a muchos países diferentes. Es otro punto a tener en cuenta y no elegir una VPN sin cifrado para intentar mejorar la velocidad. En muchas ocasiones tendremos que conectarnos a un servidor en un determinado país, como sería por ejemplo al jugar por Internet.

El hecho de tener un amplio abanico de posibilidades disponible va a permitir que nos conectemos al que más nos convenga, al que mejor rendimiento pueda ofrecernos. Sin duda esto va a ser clave de cara a la velocidad.

Que tenga también muchos servidores

Pero no solo es necesario que tenga una gran cantidad de países a los que poder conectarnos, sino también muchos servidores. Mientras más, mejor. Más opciones para elegir el que mejor funcione en un momento determinado y así evitar estar conectado a uno que pueda funcionar mal.

Este va a ser uno de los principales factores a tener en cuenta cuando elijamos un programa VPN con el que busquemos la máxima velocidad. Algunas de las principales herramientas se cuentan por miles los servidores que tienen disponibles.

Señales de problemas con las VPN

Evitar las que restringen la velocidad

¿Todas las VPN permiten conectarnos a la máxima velocidad? Lo cierto es que no. Muchas de ellas tienen limitaciones para poder ofrecer un mejor servicio a los clientes, ya que los recursos con los que cuentan son limitados. Por ello, en determinadas circunstancias podrían limitar bastante la velocidad. Un problema importante si queremos que nuestra conexión funcione lo mejor posible.

Por ello debemos elegir un servicio VPN que no restrinja la velocidad. Podemos realizar una búsqueda en Google para observar qué opinan otros usuarios, ver la información disponible para ver si hay algún límite o no, etc. Toda la información que recopilemos va a venirnos muy bien para elegir el mejor programa disponible.

Analizar los puertos y protocolos que utiliza

También debemos hacer mención a los puertos y protocolo que utiliza una VPN. Muchas de ellas van a permitir cambiarlos con facilidad. No todos son iguales y eso es importante también para mejorar la  velocidad. Conectarnos a un puerto específico (UDP o TCP) podría mejorar sustancialmente el rendimiento.

Protocolo WireGuard

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta cuando elijamos un servicio VPN es que cuente con el protocolo WireGuard. Sirve para crear conexiones seguras de punto a punto, pero además mantiene la velocidad lo mejor posible. Es de software libre y código abierto.

WireGuard está muy indicado especialmente para aquellos que quieran utilizar la VPN para jugar por Internet. Para hacer uso de este tipo de servicios vamos a requerir de una buena velocidad, que no provoque cortes ni fallos de estabilidad.

En definitiva, una VPN sin cifrado es considerada en algunas ocasiones como una opción a tener en cuenta por velocidad. Sin embargo, si queremos que la VPN vaya más rápido y no limitar la seguridad, ni comprometer nuestros equipos, podemos tener en cuenta los puntos que hemos explicado. De esta forma podremos navegar por Internet con una conexión perfectamente cifrada y además tener una buena velocidad, sin sufrir cortes ni ningún tipo de problema.