Los clientes de ONO no quieren que sus equipos sean utilizados para crear una WiFi pública

Nuestros compañeros de ADSLZone informaron hace un año de la creación de redes WiFi por parte de ONO en diferentes ciudades de España. Este proyecto comenzó en Alicante y la última ciudad que se ha sumado al mismo es Santander. Sin embargo, muchos usuarios muestran su descontento ante la idea de que su equipo sea utilizado para que otras personas se conecten a él y utilicen su banda ancha.

ONO explicó cuando se creó el primer despliegue en la ciudad de Alicante que los usuarios domésticos no notarían en ningún momento reducción de la velocidad y que esto tampoco supondría un problema de seguridad para la información que circulase por su conexión a internet. Los usuarios de las red pública disponían de 30 megas que podrían utilizar a lo largo de 1.000 minutos al mes. También hay que añadir que sólo se pueden conectar a esta red todos aquellos usuarios que son clientes de los servicios de banda ancha o de televisión de la operadora.

Sin embargo, el proyecto ambicioso de la operadora española comienza a encontrarse con algunos problemas.

Los vecinos son reacios a que utilicen su router

Muchos vecinos piensan que no es adecuado que otros usuarios utilicen su equipo para acceder a internet y los más temerosos creen que eso puede repercutir seriamente en la seguridad de su conexión a internet. Otros creen que aunque se diga que el rendimiento no se ve afectado, tarde o temprano es muy probable que termine dando problemas en el servicio contratado.

Por estos motivos son muchos los vecinos que no quieren seguir formando parte del proyecto y deciden borrarse de la lista de usuarios a los que se les debe modificar la configuración del router.

ONO da la posibilidad de no participar en el despliegue

Aunque muchos usuarios se muestren contrariados por esto, es de agradecer que la operadora comunique con un mes de antelación a los usuarios que si no se decide lo contrario pasarán a formar parte de una red WiFi pública. Esto se hace por correo postal y en el caso de que el usuario no esté conforme con esto puede tomar la decisión de borrarse de la lista llamando al teléfono de atención al cliente que posee la operadora.

De momento la operadora sigue adelante con la idea de crear WiFis públicas para sus clientes en las diferentes ciudades de España conde posee cobertura. Veremos qué ciudad es la siguiente en sumarse a la lista después de la incorporación de Santander.