¿Usas una VPN? Esto debes hacer para asegurarte que cumple su función

Escrito por Javier Jiménez

La seguridad y privacidad es uno de los aspectos que más preocupan a los internautas. Cada vez buscan más medidas de protección. Una de ellas es el uso de VPN, que ha aumentado en los últimos tiempos. Sin embargo no todos los proveedores son buenos y confiables. Hay que elegir bien y evitar así problemas. En este artículo vamos a explicar cómo diferenciar una VPN buena de aquellas que pueden no cumplir correctamente su función.

La seguridad de una VPN

Como sabemos, una VPN es una red privada virtual. Permite, básicamente, que nuestra conexión viaje dentro de un túnel. El tráfico fluye entre nuestro dispositivo y el proveedor de Internet, pero utiliza la VPN para llegar al destino. Esto provoca que nuestra conexión vaya cifrada y, en definitiva, la IP no es la nuestra real, sino la del servicio que estamos utilizando.

Esto es muy útil para acceder a una red desde un lugar lejano, por ejemplo. Trabajadores de una empresa que en ese momento no estén allí físicamente y tengan que acceder a la red. También para evitar censura y bloqueos en una región determinada. Como sabemos, algunas páginas están bloqueadas en ciertos países. Podríamos acceder a ellas a través de una VPN.

Y por último, para lo que lo utilizan muchos usuarios: aumentar la seguridad. Especialmente si nos conectamos a una red Wi-Fi pública, como puede ser en un centro comercial o estación, supone una capa extra de seguridad. Hace que los paquetes que enviamos y recibimos, la conexión, vayan cifrados.

El problema llega cuando los usuarios no conocen o no tienen en cuenta los riesgos de un determinado servicio de VPN.

Herramientas para detectar la seguridad de una VPN

Saber si una VPN es segura

Lo primero que tenemos que tener en cuenta para determinar si es o no seguro, es informarnos de que no existen fugas. Esto significa que nuestros datos de conexión (DNS por ejemplo) no pueden filtrarse de ninguna manera. Normalmente el propio servicio debería de informar de posibles vulnerabilidades que pueda haber. Hay que tener eso presente y siempre estar actualizados.

Lo siguiente muy recomendable es realizar al menos una prueba de seguridad. No obstante, los expertos en seguridad informática recomiendan realizar al menos un par de pruebas. Esto habría que hacerlo en todos los dispositivos que vayamos a utilizar.

Una prueba muy sencilla consiste en averiguar si se están filtrando los DNS de nuestro proveedor. Simplemente tenemos que entrar en la web de DNSleaktest para realizar la prueba. Podremos ver rápidamente si todo está correcto o no.

Una página más completa es Doilleak. Nos muestra información sobre nuestro proveedor de Internet, el sistema operativo que estamos utilizando, navegador, DNS, etc. Si el servicio VPN que estamos utilizando funciona correctamente, no habría filtración de estos datos. También tenemos una herramienta que nos permite averiguar si se está filtrando nuestra dirección IP.

Una buena práctica es realizar estas pruebas de forma periódica. Al menos siempre que cambiemos de dispositivo y, por supuesto, de VPN.

En caso de comprobar que hay algo mal, que se están filtrando datos, lo mejor es ponerse en contacto con el servicio que tengamos. Si tenemos algo gratuito y vemos que la confianza no es la que esperamos, siempre podemos optar por uno de pago o probar con otras opciones.

Fuente > Torrent Freak