Las estafas más frecuentes en redes sociales y cómo evitarlas

Escrito por Javier Jiménez

Cuando navegamos por Internet siempre estamos expuestos a amenazas. Éstas pueden ser muy variadas. Diferentes tipos de malware como virus, troyanos, ransomware… Pero también otros riesgos que llegan a través de mensajes, correos y que normalmente necesitan la interacción del usuario. En este artículo vamos a dar algunas recomendaciones para evitar las estafas mediante las redes sociales. En los últimos tiempos han aumentado las amenazas a través de estos medios, ya que aprovechan ciertas vulnerabilidades de los usuarios.

Estafas a través de las redes sociales

Links fraudulentos

Una de las más frecuentes son los links fraudulentos. Estos enlaces son enviados por los atacantes a través de redes sociales como Facebook, pero también programas de mensajería instantánea. Buscan que la víctima entre en ese link y a partir de ahí llevarlos a una web fraudulenta o incluso descargar algún archivo malicioso.

Hemos visto casos concretos de malware que se han distribuido a través de este método. Cosas como supuestos vídeos que nos envía un amigo por Facebook, pero que realmente se trata de un fraude.

Hay que prestar atención a estas cosas. No hacer nunca clic en enlaces que consideremos extraños, posibles fraudes o que nos ofrezcan cosas sin mucho sentido. En ocasiones, como hemos mencionado, esto puede venir de algún contacto de confianza que haya sido infectado previamente.

Supuestos premios

Otro de los cebos más típicos a través de redes sociales, correos electrónicos o mensajería instantánea son supuestos premios. Yo creo que todos alguna vez hemos recibido un mensaje de este tipo donde nos indican que hemos sido premiados con algo. Bien puede ser un viaje, cierto dinero que nos ha tocado, un equipo informático, etc.

A cambio pueden pedir rellenar un formulario, a través del cual el atacante se hace con los datos de la víctima. También incluso pueden pedir cierto dinero por “costes de gestión”.

Todo esto no se trata más que una estafa a través de redes sociales. Un engaño que realizan mediante ingeniería social.

En caso de recibir algún tipo de mensaje similar, lo mejor es ignorarlo y borrarlo. Si podemos, incluso evitar abrirlo.

Phishing

Esto se aplica no solo a las redes sociales, sino a muchos otros ámbitos. Los ciberdelincuentes intentan hacerse con las credenciales de la víctima. Para ello utilizan la ingeniería social con la idea de que el usuario introduzca su nombre y contraseña para iniciar sesión, pero realmente esos datos van a un servidor controlado por los atacantes.

Pueden enviarlo a través de correo, diciendo que iniciemos sesión porque hay que actualizar datos, por ejemplo. También mediante la red social, indicando que hay que iniciar sesión para ver un vídeo en el que aparecemos.

Hay que huir de estos mensajes. No hacerles caso y borrarlos. Facebook, Twitter o cualquier red social, jamás nos enviarán un mensaje de ese tipo pidiendo las credenciales.

Dinero fácil

Últimamente han aparecido muchas estafas relacionadas con las criptomonedas. Promesas de generar dinero rápido y fácil utilizando nuestro ordenador. Nos indican que instalemos un programa para minar monedas digitales. Es cierto que hay formas de hacerlo de manera legítima, pero en muchos casos no buscan más que aprovecharse de la víctima.

Otras veces nos llegan links de páginas para invertir en negocios que resultan ser falsos o cadenas de correos para generar ganancias.

Proteger nuestras redes sociales

Falsas ofertas

Seguro que en alguna ocasión hemos visto un anuncio para comprar algo por un precio de risa. Ofrecen descuentos increíbles y tientan al usuario a comprar o mínimo entrar en esa página. En muchas ocasiones detrás de ese link hay algún tipo de fraude. Alguna página cargada de adware y otras amenazas.

En estos casos es imprescindible consultar bien una web antes de comprar nada. Ver su reputación, comentarios de usuarios, qué venden…

Cómo protegernos de las estafas en redes sociales

Lo principal, como hemos ido viendo, es el sentido común. Muchos de estos engaños requieren la interacción del usuario. Bien para descargar un archivo, abrir un link, poner las credenciales… Por tanto las buenas prácticas al navegar y utilizar las redes sociales son vitales.

También es importante contar con programas y herramientas de seguridad. De esta manera haremos frente a posibles amenazas que pongan en riesgo el buen funcionamiento de nuestro equipo.

Otra cosa añadida y que puede evitarnos más de un problema, es tener una contraseña fuerte y compleja. Hay que evitar datos personales que nos relacionen. Es importante tener letras (minúsculas y mayúsculas), números y otros caracteres.