Cómo habilitar el escritorio remoto en Ubuntu

Escrito por Javier Jiménez

En ocasiones puede ocurrir que necesitemos trabajar en un ordenador de forma remota. Puede ser porque tengamos que acceder a herramientas de trabajo desde otro equipo o simplemente para poder trabajar en conjunto con otra persona. De esta manera podremos enseñar o que nos enseñen algo y haya que habilitar el escritorio remoto. Hay diferentes opciones y medios para ello. En este artículo vamos a explicar cómo habilitar el escritorio remoto en Ubuntu 18.04. Es muy sencillo y puede resultar muy práctico a muchos usuarios.

Utilizar un escritorio remoto en Ubuntu

En la nueva versión Ubuntu 18.04 esto se ha convertido en algo muy sencillo. Simplemente hay que seguir una serie de pasos y configurarlo para ello. De esta manera podremos acceder a una pantalla de forma remota y poder trabajar en ella.

Lo primero que necesitamos es contar con Ubuntu 18.04. Posteriormente tener instalado en el equipo un cliente remoto, como es el caso de Remmina. Esto se aplica tanto en nuestro ordenador como en el remoto. Si vamos a conectarnos a un equipo fuera de nuestra red, hay que configurarlo correctamente.

Tenemos que saber la dirección IP del equipo remoto al que queremos acceder. Con esto, básicamente tendríamos todo para proceder a la configuración.

En primer lugar tenemos que ir a Opciones, dentro de Ubuntu. Aquí buscar Compartir. De forma predeterminada, la opción de Compartir pantalla vendrá desactivada. Simplemente tenemos que darle a habilitar, desplazando el control. Ahora ya podremos darle a compartir pantalla.

Habilitar un escritorio remoto en Windows

Nos saldrá una ventana emergente en la que nos muestra ciertos parámetros de seguridad y configuración. Tenemos que habilitar la pantalla compartida, así como la opción de Nuevas conexiones que pueden solicitar acceso. También podemos solicitar una contraseña, si no queremos aceptar directamente las solicitudes de acceso.

Podemos conectarnos a un escritorio remoto tanto por cable como por red inalámbrica. Si podemos, lo ideal es hacerlo de forma alámbrica. De esta manera aumentamos la seguridad y evitamos posibles intrusos.

Con esto tendríamos todo configurado para avanzar.

Posteriormente abrimos el cliente de escritorio remoto, como puede ser Remmina en el ejemplo que hemos puesto. Vamos al menú desplegable de la aplicación y seleccionamos VNC e introducimos la dirección IP del equipo remoto. Una vez aceptemos, podremos acceder ya de forma remota.

Si hemos configurado la conexión para solicitar una contraseña, nos pedirá que la pongoamos. Si simplemente configuramos la conexión para solicitar acceso, aparecerá una notificación emergente en el equipo remoto, pidiendo al usuario que permita la conexión.

Una utilidad interesante

Con esto ya podremos trabajar y acceder al equipo remoto. Como hemos visto son unos sencillos pasos para habilitar el escritorio remoto en Ubuntu.

Esta es una característica muy interesante para muchos usuarios. Nos permite acceder a un equipo de forma remota y poder enseñar a otro usuario a utilizar alguna herramienta, por ejemplo. Una utilidad más que nos permite la mayoría de sistemas operativos y que, como hemos visto, es sencillo en el caso de Ubuntu, una de las distribuciones de Linux más utilizadas.

Fuente > Tech Republic