El malware no solo aumenta en PC y móviles: las amenazas para el Internet de las Cosas se multiplica por 3

Escrito por Javier Jiménez

Cuando hablamos de malware o ataques cibernéticos, siempre tendemos a pensar en ordenadores o móviles. Es cierto que son los dispositivos más afectados. A fin de cuentas son los más utilizados y es ahí donde los ciberdelincuentes ponen sus miras. Sin embargo las amenazas no son exclusivas de estos equipos. Ha aumentado enormemente el malware para el conocido como Internet de las Cosas. Esto afecta a muchos usuarios ya que cada vez utilizamos más dispositivos. Vamos a dar algunos consejos para protegernos.

Aumenta el malware para los dispositivos del Internet de las Cosas

Concretamente se ha multiplicado casi por 3 respecto al año anterior. Según las estadísticas ofrecidas por Kaspersky, ha detectado más de 120.000 ataques de malware hacia dispositivos del conocido como Internet de las Cosas.

¿Qué dispositivos son estos? Principalmente podemos incluir routers, impresoras, televisiones… Incluso lavadoras inteligentes conectadas a la red. Ya sabemos que cada vez son más los electrodomésticos que podemos conectar de alguna manera a Internet para facilitarnos la tarea.

Estos aparatos representan un objetivo interesante para los ciberdelincuentes. El motivo es que muchos de ellos están siempre conectados o gran parte del día. Un ejemplo es el router o incluso la televisión. Están encendidos y conectados a Internet permanentemente. No siempre la protección que le damos es la más adecuada. En un artículo anterior hablamos de antivirus para routers.

Amenazas para el Internet de las Cosas

Cómo proteger nuestros dispositivos del malware

Justo eso, la protección, es en lo que fallan los usuarios. Según Kaspersky el 93% de los ataques que han detectado utilizaron la fuerza bruta para romper las contraseñas. Esto es algo perfectamente evitable por parte de los usuarios.

El consejo principal es contar con una contraseña para todos estos dispositivos. Pero no basta con dejar la clave predeterminada de fábrica. Esto sería fácil de romper por parte de ciberdelincuentes. Tampoco vale cualquier contraseña que pongamos sencilla, que contenga nuestro nombre o datos. Hay que crear una clave fuerte y compleja. Que contenga letras (a ser posible minúsculas y mayúsculas), números y otros caracteres. De esta manera sería mucho más complicado de romper.

En general los usuarios creen que dispositivos como un televisor no pueden ser infectados por malware ni representan un peligro. Es por ello que no toman muchas precauciones y en general dejan todo como viene de fábrica, incluyendo la contraseña. Sin embargo la realidad es que representan un punto importante para los ciberdelincuentes. De hecho, como hemos mencionado, casi se ha triplicado el número de ataques a este tipo de dispositivos en el último año.

Otro consejo muy importante es mantener siempre actualizados los dispositivos. En ocasiones surgen vulnerabilidades. Problemas que pueden facilitar los ataques. Sin embargo los propios fabricantes lanzan parches de seguridad para mitigarlos. Es por ello que conviene instalar siempre las últimas versiones y estar al tanto de posibles actualizaciones. Es una manera muy importante de proteger nuestros dispositivos del conocido como Internet de las Cosas.

En caso de que ese dispositivo pueda recibir la instalación de software, debe de ser mediante la tienda o sitios oficiales. Un ejemplo es el televisor. Es frecuente, en los más recientes, que podamos instalar programas para ver YouTube, por ejemplo. Es importante que el software siempre lo instalemos desde fuentes oficiales. De esta manera evitamos que pueda haber sido modificado de manera maliciosa.

Fuente > Info Security