8.8.8.8 y 8.8.4.4, los DNS de Google, ahora son mucho más seguros y privados: llega DNS-over-TLS

Han pasado ya 8 años desde que Google revolucionó Internet lanzando sus propios DNS públicos, 8.8.8.8 y 8.8.4.4, los más conocidos y utilizados en todo el mundo con características que muy pocos tienen, como ECS (geolocalización), aunque no por ello precisamente los mejores en cuanto a seguridad y privacidad. Hoy, Google ha querido ir un paso más allá en cuanto a la seguridad y privacidad de las consultas que se realicen a través de sus servidores DNS, y por ello acaba de anunciar la implementación de DNS-over-TLS.

Una de las cosas que echa para atrás a muchos usuarios a la hora de usar los DNS de Google es la prácticamente nula privacidad que tienen estos. Si ya de por sí Google recopila datos de prácticamente todo lo que hacemos desde el navegador o su buscador, la cantidad de información capaz de manejar al realizar consultas sobre sus DNS puede ser inmensa.

Con la implementación de DNS-over-TLS, Google quiere llevar la seguridad y privacidad de sus servidores a un nuevo nivel. Gracias a este protocolo, los DNS públicos de Google ahora nos protegerán de posibles ataques informáticos que pudieran resultar en respuestas falsificadas (haciéndonos, por ejemplo, ir a otras webs para llevar a cabo ataques informáticos) y, además, protegerán mucho mejor nuestra privacidad en la red.

A partir de ahora, las conexiones con el servidor DNS estarán igual de protegidas que las que realizamos contra una página web por HTTPS. Estos DNS respetan las reglas RFC 7766 para evitar la sobrecarga y, además, cuentan con soporte para TLS 1.3, TCP Fast Open (TFO) para agilizar las peticiones y funciones para realizar varias resoluciones en una única petición.

Cómo activar DNS-over-TLS en los DNS públicos de Google

Esta medida de seguridad y privacidad depende exclusivamente de Google, por lo que nosotros no tenemos que hacer nada para poder disfrutar de ella. Además, su uso es totalmente pasivo e invisible, no notaremos ningún cambio entre el funcionamiento de siempre y este nuevo mucho más seguro y privado.

Para poder utilizar los DNS de Google, junto con DNS-over-TLS, lo único que debemos hacer es configurar en nuestro router o en nuestro PC las siguientes direcciones como DNS primario y secundario:

  • 8.8.8.8
  • 8.8.4.4

Ya podemos navegar por Internet de manera mucho más segura y privada.

Los mejores DNS para 2019

A principios de enero os recopilamos los que son los mejores DNS para 2019, comparando la velocidad y características de todos y viendo así cuáles debemos usar para una mayor velocidad y seguridad de nuestras conexiones.

En dicho artículo os recomendamos usar 1.1.1.1, el DNS de Cloudflare, debido a que, además de ser algo más rápido que el de Google, contaba con estas nuevas medidas de seguridad y privacidad para proteger las conexiones. Con la implementación de DNS-over-TLS en los DNS de Google la cosa cambia, y es que ahora realmente se ha convertido en un servidor DNS totalmente recomendable.

Aunque es muy poco probable que el DNS de Google falle al resolver cualquier dominio, si queremos estar seguros de no perder nuestra conexión en ningún momento desde RedesZone os recomendamos usar los siguientes DNS:

  • 8.8.8.8 (DNS primario de Google).
  • 1.1.1.1 (DNS primario de Cloudflare).

¿Qué te parece la llegada de DNS-over-TLS a los DNS de Google?