¿Quieres ampliar el almacenamiento de tu servidor doméstico? Estos son los mejores discos duros para un NAS

Escrito por Rubén Velasco

Cuando vamos a elegir un disco duro para un NAS debemos tener en cuenta que no nos vale cualquier tipo de disco duro, sino que debemos buscar una unidad especial pensada para este tipo de servidores. Estos equipos suelen tener unas cargas de trabajo muy elevadas y funcionan durante semanas o meses sin interrupciones, algo para lo que la mayoría de los discos duros estándar de PC no están preparados y que puede terminar pasando factura a largo plazo.

Los discos duros para NAS suelen tener unas peculiaridades que les hace estar pensados precisamente para estos entornos. La primera de ellas es que cuentan con una serie de medidas especiales para reducir la vibración, ya que podríamos tener serios problemas si utilizáramos varios discos duros normales dentro de una caja de NAS. Lo mismo ocurre con la temperatura, y es que estos discos generan menos calor que los discos duros convencionales, algo muy importante teniendo en cuenta que las cajas de NAS son más pequeñas que una caja de PC normal y los discos suelen estar mucho más juntos.

WD Red de 2TB para instalarlos en el servidor NAS QNAP TS-332X

Además de todo eso, a nivel de software los discos duros de NAS incluyen importantes mejoras de compatibilidad y fiabilidad, así como un sistema de control de recuperación de errores que nos permita recuperar los datos en caso de un error con el sistema RAID.

Los principales fabricantes de discos duros cuentan con unidades especialmente diseñadas para NAS. Seagate, por ejemplo, los llama “IronWolf NAS“, Western Digital los cataloga bajo el nombre “WD RED” y Toshiba como “NAS” a secas.

Los mejores discos duros para un NAS

Lo primero que debemos tener en cuenta al elegir un disco duro para NAS es el tamaño que necesitamos o que queremos conseguir. No todos los discos duros ofrecen la misma fiabilidad, y esto puede depender según el fabricante que elijamos y la capacidad de cada unidad. Aunque existen discos duros de 12 TB o 14 TB, es mucho mejor optar por valores como 4 TB, 6 TB u 8 TB de espacio ya que según varios informes son los que menos tasas de errores presentan.

Normalmente los discos duros denominados como para NAS no suelen tener problemas de compatibilidad con este tipo de servidores, aunque antes de comprar una unidad deberíamos revisar la hoja de compatibilidad de nuestro servidor para estar completamente seguros de que el disco duro funcionará sin problemas en nuestro NAS y no dará problemas ni de compatibilidad ni de funcionamiento al crear un RAID.

Si estamos utilizando un NAS doméstico de gama media o gama baja debemos tener en cuenta también que estos suelen tener una limitación en cuanto al tamaño máximo de cada unidad. Debemos comprobar este tamaño ya que si compramos un disco duro de 8 TB y nuestro NAS solo permite hasta 4 TB por disco duro habremos tirado el dinero.

Aunque en un principio podríamos usar discos duros de diferentes marcas sin problemas, lo ideal es que, al crear un RAID, los discos sean iguales.

Discos duros NAS PRO para los entornos más exigentes

Si nuestro servidor va a tener una carga de trabajo muy elevada y necesitamos la mejor fiabilidad, además de un gran rendimiento, algunos fabricantes como Western Digital y Seagate cuentan con gamas de discos duros “PRO” para NAS, discos duros pensados para aguantar con una carga de trabajo mucho mayor que las opciones anteriores.

Estos discos duros suelen ser más caros que los discos duros de NAS normales, aunque la fiabilidad que nos ofrecen no tiene comparación a los otros.

¿Qué discos duros son tus preferidos para montar en un NAS?