El navegador es una las principales entradas de malware; todo lo que debes saber para mantenerlo seguro y no cometer errores

El navegador es sin duda una pieza fundamental para conectarnos a Internet. Existen muchas opciones que podemos utilizar. Algunos navegadores están basados en la privacidad, otros pueden tener un mayor abanico de posibilidades en cuanto a herramientas y extensiones y otros incluso ser más veloces. Sea como sea, en todos ellos hay algo común que hay que mantener: la seguridad. Y es que esta es una de las principales fuentes de entrada del malware y las diferentes amenazas. Es una realidad. Es la aplicación que utilizamos para entrar en muchos sitios, abrir links, descargar aplicaciones… Por ello en este artículo queremos dar algunos consejos para mantener seguro nuestro navegador.

Tener nuestro equipo limpio de malware significa que podemos evitar errores y problemas al utilizarlos. Podemos mejorar también nuestra propia seguridad y privacidad. Evitamos que nuestros datos puedan ser filtrados de alguna manera. Son muchas las formas en las que podemos sufrir un ataque, pero está claro que en la mayoría de casos llegan por errores de los propios usuarios.

Es a través del navegador por donde podemos cometer algunos de los principales errores que acaben por comprometer la seguridad. Por suerte podemos tener en cuenta una serie de consejos que nos ayuden a evitar estos problemas. Vamos a dar algunos de los más interesantes.

Cómo proteger la seguridad del navegador y evitar problemas de seguridad

Descargar el navegador de sitios oficiales

El principal punto de partida es descargar el navegador. Aquí hay que tener mucho ojo, ya que tenemos la posibilidad de descargarlo de sitios de terceros y que puedan comprometer la seguridad. Lo ideal y aconsejable es bajarlo siempre de tiendas y páginas oficiales.

Al descargarlo desde fuentes oficiales nos aseguramos, o al menos tenemos más garantías, de que ese software no ha sido modificado de forma maliciosa.

Tener un control sobre las extensiones

Las extensiones son herramientas muy interesantes para agregar a nuestro navegador. Especialmente los más populares como Google Chrome o Mozilla Firefox cuentan con un gran abanico de posibilidades. Sin embargo no siempre son seguras y además no siempre actúan positivamente para el funcionamiento del navegador.

Tener un control sobre las extensiones que tenemos instaladas y cómo las instalamos, es fundamental. Con esto nos referimos a llevar un control sobre las que tenemos instaladas. Hay que ver que funcionan correctamente, que tienen la función que deberían y que no representan un problema de seguridad. Pero también es importante siempre agregarlas desde las tiendas oficiales.

Consejos para utilizar el navegador con seguridad

Mantenerlo actualizado en todo momento

Mantener los sistemas y equipos actualizados es muy importante. A veces surgen vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por ciberdelincuentes para desplegar sus amenazas. El navegador es uno de estos lugares que pueden utilizar para ello. Es importante por tanto mantenerlo siempre actualizado. Pero además hay que actualizarlo correctamente.

En un artículo anterior explicamos cómo actualizar con seguridad Google Chrome y Mozilla Firefox.

Cuidado con las páginas que visitamos

Sin duda es a través de la navegación por donde podemos cometer errores que comprometan la seguridad. Hay que observar muy bien las páginas que visitamos. Siempre hacerlo por sitios seguros y que no representen un problema de seguridad.

Nuestro consejo es utilizar también herramientas de seguridad en el navegador. De esta forma estaremos alerta de posibles problemas.

Mucho ojo con los posibles links externos

Los links externos representan uno de los mayores problemas. Es lo que podemos conocer como ataques Phishing. Podemos recibir enlaces mediante correo electrónico o redes sociales, por ejemplo, y que representan un problema de seguridad. Realmente es posible que accedamos a sitios calcados al oficial, pero modificado de forma maliciosa para robar las credenciales. Por ello al navegar hay que asegurarse de que lo estamos haciendo desde sitios que son los legítimos.

Os dejamos también una lista de navegadores que consumen pocos recursos.