Estos son los mayores riesgos a los que se enfrentan los jugadores por Internet

Hoy en día podemos enfrentarnos a muchas amenazas en la red a través de las múltiples plataformas y servicios que usemos. Un ejemplo es a la hora de jugar por Internet. En este artículo vamos a hablar de ello. Vamos a explicar cuáles son los principales riesgos a los que se enfrentan los jugadores por Internet. Vamos a dar algunos consejos para evitar problemas que afecten a nuestra seguridad y privacidad en estos casos.

Qué riesgos ponen en juego la seguridad y privacidad de los jugadores por Internet

Los jugadores por Internet, o más comúnmente conocidos como gamers, pueden enfrentarse a problemas que pongan en riesgo su seguridad y privacidad. Hay ciertos factores que pueden provocar que su sistema funcione mal o que los datos e información puedan filtrarse, más allá del propio juego.

Virus y software malicioso

En primer lugar uno de los riesgos a los que se enfrentan los gamers son los virus y malware en general que puede entrar en los dispositivos a través de los juegos. Hablamos tanto de forma directa como indirectamente. Es decir, puede que instalemos un videojuego que en realidad sea un archivo infectado y ponga en riesgo la seguridad del sistema. También puede ocurrir que ese juego que instalamos agregue un software independiente para tener ciertas mejoras, por ejemplo, y que pueda provocar la entrada de amenazas.

Este tipo de problemas llegan principalmente cuando descargamos los juegos desde plataformas no oficiales. Puede ocurrir principalmente al bajarlos pirateados. Es algo que afecta a todo tipo de plataformas, aunque hay que mencionar que es en los dispositivos móviles donde más han aumentado en los últimos tiempos.

Lo mejor para evitar este problema es descargarlos siempre de fuentes oficiales. También conviene tener software de seguridad para detectar posible malware.

Robo de cuentas de juegos

Otro de los peligros a los que se enfrentan los gamers. En ocasiones hay videojuegos donde el jugador puede avanzar, obtener beneficios y mejoras. Esto significa que tiene que dedicarle tiempo y superar a sus adversarios.

Es por ello que un pirata informático puede tener como objetivo robar cuentas de juegos online. De esta forma posteriormente puede venderlas en la Dark Web o incluso utilizarla. ¿Cómo lo hacen? Los métodos pueden ser muy diversos. Hablamos de por ejemplo ataques Phishing que pueden llegar a través de diversos medios. También el envío de troyanos mediante parches o trucos que el usuario agregue.

Pero incluso podría averiguar la contraseña por utilizar una que sea débil. Nuestro consejo es utilizar una clave que sea fuerte y compleja. Tiene que contener letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros caracteres.

Peligros de seguridad en los juegos online

Pagos fraudulentos

En ocasiones es posible que juguemos a un juego en el que podemos comprar mejoras. Personajes, armas, herramientas… Es posible pagar por ello. El problema es que podemos toparnos con una plataforma que no sea segura o que incluso por error lo hagamos desde sitios no oficiales.

Esto podría comprometer nuestra seguridad en la red. Podría filtrar datos personales e información de pago. Nuestro consejo es siempre realizar los pagos desde pasarelas seguras y fiables. Si es posible utilizar la autenticación en dos pasos para evitar fraudes.

Complementos falsos

Muchos juegos permiten instalar complementos. Por ejemplo versiones adicionales o modos distintos para jugar por Internet con otros usuarios. Pero uno de los riesgos de seguridad a los que se enfrentan los gamers es que estos complementos añadidos sean falsos.

Esto podría derivar en problemas de privacidad y seguridad para los usuarios. El robo de información, introducir malware en el sistema que pudiera interferir en la seguridad, etc.

Páginas y plataformas maliciosas

También puede ocurrir que utilicemos páginas y plataformas donde hay juegos online muy diversos. No todos estos servicios son legítimos y no todo el contenido que albergan son seguros. Podemos toparnos con enlaces fraudulentos, descargas de archivos maliciosos, etc.

Hay que tener siempre cuidado con las páginas y plataformas donde entramos para jugar por Internet.