¿Tienes una cámara IP? Sigue estos consejos para no comprometer tu seguridad y privacidad

Hoy en día son muchos los dispositivos que podemos tener conectados a Internet. Muchos equipos que cuentan con acceso a la red para proporcionar una serie de funciones y servicios. Uno de estos equipos de lo que denominamos el Internet de las Cosas son las cámaras IP. La seguridad debe de ser un factor muy a tener en cuenta para evitar problemas. Por ello en este artículo vamos a explicar cómo mantener la seguridad de nuestras cámaras IP para evitar intrusos que puedan acceder a ellas y, a su vez, comprometer a otros equipos.

Cómo mejorar la seguridad de nuestras cámaras IP

Por suerte podemos llevar a cabo una serie de recomendaciones para mejorar la seguridad. Algunos consejos importantes que hay que tener en cuenta para ello. Vamos a dar una lista de los principales para poner a punto nuestra cámara IP y evitar problemas que comprometan nuestra seguridad y privacidad.

Cambiar los valores de fábrica

Algo básico y que debemos de llevar a cabo siempre que compremos una cámara IP o cualquier dispositivo similar es cambiar los valores que vienen de fábrica. Con esto nos referimos a no dejar nunca las credenciales o contraseñas que vienen de serie, así como la posible configuración que traiga.

Conviene dedicar un tiempo a este apartado y cambiar los valores. De esta forma dificultaremos el acceso a posibles intrusos.

Utilizar siempre contraseñas seguras

Siempre hay que utilizar claves, pero además tienen que ser fuertes y realmente seguras. Hay que evitar datos personales o información que pueda relacionarnos. Lo mejor es utilizar contraseñas totalmente aleatorias y que cuenten con letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros caracteres especiales. Es importante también no utilizarla en ningún otro dispositivo.

Para generar contraseñas seguras podemos usar gestores de claves. Hay opciones muy variadas para todo tipo de dispositivos.

Seguridad de las cámaras IP

Mantener la cámara actualizada

Sin duda es algo que no puede faltar. Lo tenemos que aplicar a cualquier dispositivo conectado a la red. Es importante tener el firmware actualizado a la versión más reciente y con sus parches de seguridad instalados.

A veces pueden surgir vulnerabilidades que son aprovechadas por los piratas informáticos para atacar. Son los propios fabricantes quienes lanzan actualizaciones para corregir esos problemas y que los usuarios debemos instalar.

Tener en cuenta la configuración de seguridad

Normalmente nuestra cámara IP va a tener un apartado para configurar diferentes aspectos, entre los que se encuentran la seguridad. Conviene dedicar un tiempo a ello y configurar los diferentes apartados que pueda tener. Todo ello con el objetivo de proteger los dispositivos y hacer más difícil la entrada a intrusos.

Software actualizado también en otros dispositivos

Hemos visto que la cámara tiene que está actualizada correctamente. Ahora bien, esto es algo que hay que aplicar también al software que utilicemos en otros dispositivos para acceder a ella. Por ejemplo si tenemos un programa para el móvil que nos permite ver la cámara de forma remota. Es importante que el software esté actualizado y evitar así vulnerabilidades.

Desactivar el protocolo RTSP si no se va a utilizar

Este protocolo permite acceder a las imágenes de una cámara IP de forma remota. Es muy interesante si queremos ver qué ocurre en el lugar donde la tenemos conectada desde otro sitio. Básicamente es la reproducción de vídeo en tiempo real de forma remota.

Lo que ocurre es que esto también podría ser aprovechado por un intruso. Por tanto si no vamos a utilizar esta opción, una buena idea es desactivar este protocolo.

En definitiva estos son algunos pasos que hay que dar y consejos a tener en cuenta para mantener siempre la seguridad en nuestras cámaras IP.

Os dejamos un listado con las mejores cámaras IP de 2019.