Domótica distribuida o centralizada: diferencias y cuál elegir

Domótica distribuida o centralizada: diferencias y cuál elegir

Javier Jiménez

La domótica cada vez está más presente en nuestro día a día. Tenemos dispositivos muy variados, como pueden ser altavoces inteligentes, hornos con Wi-Fi, aspiradores que controlamos desde el móvil… El abanico de posibilidades es muy amplio, pero a veces pueden surgir dudas cuando vemos diferentes términos. En este artículo vamos a hablar de qué es la domótica distribuida y en qué consiste la centralizada. Veremos las diferencias y podrás comprobar cuál te interesa más.

Qué es la domótica distribuida

Cuando utilizamos dispositivos inteligentes para el hogar, una opción de conexión se conoce como distribuida. ¿En qué consiste esto? Básicamente es una conexión directa entre el router y esos aparatos. Por ejemplo un electrodoméstico con conexión distribuida, va a conectarse directamente por Wi-Fi al router sin necesidad de utilizar un intermediario.

Esto lo vamos a encontrar en la mayoría de dispositivos de domótica. Por ejemplo bombillas con Wi-Fi, frigoríficos, hornos inteligentes, televisiones… Van a estar conectados a Internet a través del router Wi-Fi, por lo que necesitan tener cobertura, y posteriormente vamos a poder acceder a la configuración desde el móvil.

Resulta muy útil ya que podremos controlarlos a distancia, incluso sin necesidad de estar en casa. Simplemente necesitamos tener configurada la aplicación y desde el móvil, con conexión a Internet, podremos conectarnos a estos aparatos mediante el router Wi-Fi. Podrás encender el robot aspirador, programar la lavadora, etc.

Casa domótica

Cómo funciona la domótica centralizada

Por otra parte, otra alternativa son los dispositivos de domótica centralizada. En este caso no se va a conectar directamente al router Wi-Fi, por lo que es un punto positivo si no quieres que se sature la red. Pero claro, para poder utilizarlos vas a necesitar un aparato que haga de intermediario. A este dispositivo externo se le llama también gateway. Va a conectarse a todos los dispositivos que sean compatibles y de esta forma permitir gestionarlos.

Si tienes una bombilla o cualquier dispositivo de domótica centralizada, no se van a conectar directamente al Wi-Fi. Lo que hacen es conectarse a ese aparato intermedio. Vas a necesitar contar con otro dispositivo más para poder utilizar aparatos de este tipo.

Hay que tener en cuenta que estos dispositivos funcionan gracias a tecnologías como ZigBee o Z-wave. Por ejemplo verás muchas bombillas que utilizan estos protocolos y no se conectan directamente por Wi-Fi. En algunos casos, como es el de las bombillas, encontrarás modelos que utilizan la domótica centralizada y otros la distribuida.

Conclusiones

En definitiva, como ves hay diferencias entre domótica centralizada y distribuida. Puedes encontrar ciertas ventajas en cada uno de ellos, aunque en general la que más va a interesarte es la distribuida. De esta forma se conectarán directamente al router Wi-Fi y no necesitarás ningún intermediario. Podrás controlar los aparatos directamente desde el móvil, simplemente con tener conexión a Internet.

Vas a ver que hay modelos muy variados para poder tener una vivienda inteligente. Por ejemplo enchufes, bombillas, altavoces, electrodomésticos de todo tipo… Elegir entre todas estas opciones es importante para encontrar qué necesitas realmente y ver sus características.

¡Sé el primero en comentar!