No caigas en estos errores al usar bombillas inteligentes

No caigas en estos errores al usar bombillas inteligentes

Javier Jiménez

Utilizar bombillas inteligentes con Wi-Fi es algo que está cada vez más extendido. Sin embargo debes tener en cuenta que es importante no cometer errores. Por ello en este artículo vamos a explicarte qué fallos no debes cometer si vas a usar bombillas con Wi-Fi en casa. El objetivo es aprovechar al máximo estos dispositivos y poder gestionar mejor su uso para incluso llegar a ahorrar energía.

Fallos que debes evitar al usar bombillas con Wi-Fi

El uso principal de las bombillas inteligentes es poder controlarlas en remoto. Vamos a poder decidir cuándo encenderlas o apagarlas, ajustar también el brillo o el color. Pero a veces podemos cometer ciertos errores que provoquen que realmente no podamos aprovecharlas y estemos desperdiciando toda su usabilidad.

Ponerlas donde no las necesitas

Un error importante es poner las bombillas inteligentes donde realmente no las necesitas. Piensa bien a la hora de comprar este tipo de dispositivos dónde vas a utilizarlo, ya que tener bombillas en habitaciones donde no las necesitas o no vas a poder aprovecharlas al máximo puede ser un fallo.

Hay sitios de la vivienda donde va a resultar más útil tenerlas. Por ejemplo en la puerta de entrada, para que se enciendan cuando entras en casa. También en un pasillo o en una habitación donde quieras que se enciendan y apaguen con un sensor de movimiento o a través de la voz.

No mirar bien la luminosidad

En este caso es un error que podemos cometer al comprar las bombillas. Cuidado con esto, ya que podemos llegar a comprar un dispositivo que luego no va a servir para lo que necesitamos. Mira bien las especificaciones y eso incluye la luminosidad. La idea es tener bombillas que iluminen correctamente.

Evita usar bombillas que tengan una luminosidad muy baja. Puede que te veas tentado por modelos muy baratos, pero es probable que una vez los uses veas que no te sirven de mucho. Es esencial tener modelos que iluminen bien y sean de calidad.

Puedes ver algunas opciones:

Ajustar mal la intensidad o el color

Este tipo de bombilla permite también que ajustemos la intensidad y el color. Podemos hacer que iluminen más o menos, así como que se iluminen de un color u otro. De hecho, hay modelos que tienen tonalidades prácticamente infinitas. Es algo que debes tener muy en cuenta siempre.

Según la intensidad, puedes llegar a consumir más o menos electricidad. Respecto al color, puede que sea más o menos adecuado en función de dónde las vas a usar. Revisa bien esto, ajusta correctamente la intensidad y el color y evita así problemas que puedas tener.

No tenerlas bien configuradas en el móvil

Una de las ventajas de usar bombillas inteligentes con Wi-Fi es que vas a poder controlas desde el móvil. Vas a poder crear una planificación para que se enciendan o apaguen a determinadas horas, controlarlas en remoto, ajustar el color, etc. Pero un error es no configurarlas correctamente.

¿A qué nos referimos con esto? Por ejemplo, no agrupar las bombillas que tienes en casa. Podrías separar las que tienes en una habitación en concreto del resto de la sala, agrupar únicamente las del comedor, etc. De esta forma vas a poder controlarlas mejor, sin ningún problema.

En definitiva, estos son algunos de los principales errores que puedes tener al utilizar bombillas inteligentes con Wi-Fi. Utilizarlas correctamente es fundamental para aprovechar este tipo de dispositivos al máximo, ahorrar energía y no tener problemas.

1 Comentario