Conoce las características y velocidad del nuevo WiFi 7 o 802.11be

Conoce las características y velocidad del nuevo WiFi 7 o 802.11be

José Antonio Lorenzo

Hoy en día una parte bastante importante de los clientes de Internet en entornos domésticos, y también en entornos profesionales, hacen uso del estándar Wi-Fi 6 o también conocido como 802.11ax. Este estándar ya lleva unos años con nosotros, y ha sufrido una evolución bastante importante con el lanzamiento del Wi-Fi 6E, un estándar con las mismas características que el Wi-Fi 6 pero tenemos disponible una banda de frecuencias en 6GHz para conectar los clientes compatibles. Si pensabas que esto había parado aquí, hoy os traemos todas las características que tendrá el próximo estándar Wi-Fi 7, y es que este nuevo estándar está mucho más cerca de lo que piensas. Si quieres conocer todas las mejoras, a continuación os lo explicamos en detalle.

 

Nuevo estándar 802.11be o WiFi 7

El estándar Wi-Fi 7 es la séptima generación del estándar 802.11 que lleva evolucionando desde el año 1997, hace más de 25 años. Este nuevo estándar Wi-Fi 7 incluye todos los beneficios del estándar Wi-Fi 6 y Wi-Fi 6E, pero mejora muchos aspectos con el objetivo de proporcionar una mayor velocidad inalámbrica en los clientes, y también una mayor eficiencia inalámbrica. Este nuevo estándar es hasta 5 veces más rápido que el anterior WiFi 6 y hasta 5 veces más de capacidad, además, tenemos una latencia ultra baja en comparación con los anteriores estándares.

 

En el caso de la redes inalámbricas tenemos el estándar 802.11 que ha ido evolucionando con el paso del tiempo, la Wi-Fi Alliance hace algunos años modificó los nombres de los estándares para facilitar a los usuarios «entender» cuál es el último estándar, tal y como tenemos en el Bluetooth y otros. En cuanto al WiFi 7, para consensuar unas normas que luego implementarán todos los fabricantes lleva su tiempo. De hecho, para desarrollar y normalizar un nuevo estándar se tardan varios años hasta que se aprueba. El protagonista de hoy es el WiFi 7 que se corresponde con la normativa 802.11be y en la que se está trabajando desde el año 2019.

Actualmente cuando compramos un router, un punto de acceso, una tarjeta inalámbrica y más funcionan sin problemas. Esto sucede independientemente de que tengamos un equipamiento de red de diferentes fabricantes. La razón por la que no tenemos problemas de compatibilidad es porque hay un organismo que crea un estándar y luego los fabricantes lo aplican, y ese es el IEEE que viene de las siglas en inglés Institute of Electrical and Electronics Engineers, que traducido al castellano significa Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos. Nos encontramos ante una asociación sin ánimo de lucro dedicada a la normalización y el desarrollo en áreas técnicas.

Por supuesto, la Wi-Fi Alliance también se encarga de crear unos estándares para que todos los fabricantes cumplan con ellos y haya interoperabilidad.

 

Qué se espera del nuevo estándar WiFi 7

Este estándar 802.11be en estos momentos ya cuenta con un borrador final en el que se describe la implementación técnica necesaria para poder cumplir los objetivos que se plantearon. Así, en el ámbito de las empresas se espera que beneficiará a las aplicaciones de IoT e IIoT, también a la automatización industrial, la vigilancia y el control remoto. Además, se podría utilizar para aplicaciones futuras de realidad virtual, realidad aumentada y otras aplicaciones basadas en video que necesiten un gran ancho de banda, la mínima latencia posible y la máxima confiabilidad en la conexión.

En cuanto a los usuarios domésticos también podríamos beneficiarnos del WiFi 7 en el juego online gracias a su menor latencia. Pero eso no es todo, también contamos con servicios de hogares inteligentes y, además, aplicaciones para la realidad virtual y la realidad aumentada. Es algo que cada vez está más presente y el hecho de tener una vivienda domotizada hace que necesitemos contar con una red inalámbrica de garantías, con mayor estabilidad y también velocidad.

Respecto a las expectativas que podemos esperar de este nuevo estándar 802.11be son, básicamente, una mayor tasa de transferencia real y una menor latencia. También tendremos una mayor eficiencia del espectro y una mejor eficiencia energética, algo que ya tiene el WiFi 6 gracias al OFDMA y al TWT (Target Wake Time). Otro aspecto con el que también contaremos es que tendremos una mejor mitigación de las interferencias gracias al BSS Coloring que ya tiene el WiFi 6, y podremos tener muchos más dispositivos conectados simultáneamente sin que la red WiFi se vuelva lenta.

Ahora mismo, a fecha de enero de 2023, los principales fabricantes de routers como ASUS o TP-Link, han presentado en el CES 2023 sus nuevos equipos con el estándar Wi-Fi 7 que saldrán a mediados y finales de este mismo año. Por supuesto, el proceso de adopción de estos equipos pasa por:

  1. Lanzamiento de los routers Wi-Fi y sistemas WiFi Mesh de gama alta.
  2. Lanzamiento de modelos de gama media-alta.
  3. Comercialización de tarjetas WiFi PCIe compatibles con el nuevo estándar Wi-Fi 7.
  4. Lanzamiento de tarjetas WiFi USB compatibles con el nuevo estándar.

Tal y como ha pasado con el estándar Wi-Fi 6 y Wi-Fi 6E, pasará un año e incluso un poco más, en disponer de modelos de gama media-alta que son mucho más asequibles que los modelos de gama alta.

El estándar Wi-Fi 7 estrena una nueva trama con el objetivo de que sea compatible con futuros cambios. El Preámbulo EHT y formato de paquete en el campo de señal universal (U-SIG) nos proporcionará compatibilidad hacia adelante para futuros cambios en los formatos de trama y oportunidad de transmisión. Además, facilitará el soporte para múltiples formatos de trama PHY dentro de una misma red inalámbrica.

 

Tecnologías del estándar 802.11be o WiFi 7

Este nuevo estándar ha incorporado una gran cantidad de mejoras respecto a los estándares anteriores, sobre todo se han enfocado en proporcionar una mayor velocidad real, e incluso también una mayor capacidad. Por supuesto, con este nuevo estándar también podremos conectarnos a la nueva banda de 6GHz, perfecto para disfrutar de anchos de canal mucho más grandes y sin interferencias con otras redes inalámbricas. A continuación, os vamos a explicar las mejoras y novedades respecto al Wi-Fi 6.

 

Modulación 4096-QAM

Una mejora muy importante del nuevo estándar es la modulación de amplitud en cuadratura. En los estándares anteriores teníamos 1024QAM como máximo, sin embargo, ahora tenemos 4096 QAM. Esto significa que permite transportar 12 bits en vez de 10. Un aumento de un 20% si lo comparamos con la versión anterior del Wi-Fi. Un factor más que permitirá lograr una conexión más optimizada.

Debemos recordar que el estándar Wi-Fi 4 tenía 64 QAM, mientras que el estándar Wi-Fi 5 tenía 256QAM. Ahora tenemos hasta 4096 QAM para tener la mejor eficiencia posible en la red, y una mayor velocidad real.

 

Multi-RU

También hay que mencionar el Multi-RU. Esto permite asignar múltiples unidades de recurso (RU) únicamente a un usuario y lograr así una mayor eficiencia a la hora de transferir datos. Si lo comparamos con el Wi-Fi 6, en este caso cada usuario solo puede enviar o recibir datos en una unidad de recurso asignada. Esa limitación se supera con el nuevo estándar inalámbrico.

Otra característica muy importante es que en este nuevo estándar Wi-Fi 7, tenemos «Multi-RU» con «Puncturing», esto es perfecto para evitar las interferencias y poder aprovechar el resto del paquete que no haya interferido. Esta característica se une al BSS Coloring, haciendo que las interferencias entre redes WiFi sean mucho menos dañinas a nivel de rendimiento y estabilidad.

 

Ancho de canal de 320MHz

En WiFi 7 tendremos un ancho de canal máximo de hasta 320 MHz. Así, tras duplicar el tamaño máximo del canal respecto al Wi-Fi 6 (en la banda de 5GHz y 6GHz el ancho de canal máximo es 160MHz) podremos duplicar el rendimiento real de la conexión. En este caso permite canales de 160+160 MHz, también de 240+80 MHz y de 160+80MHz para combinar bloques de espectro no adyacentes. Esto quiere decir que no es necesario que estos sean contiguos, lo que será útil para sumar canales con poco uso repartidos a lo largo de la banda de frecuencias, ya sea de 5GHz o de la nueva banda de 6GHz que está disponible desde el estándar WiFi 6E.

Esto se traduce en que va a ofrecer velocidades máximas de hasta 46Gbps de velocidad. Sin duda, un salto importante para poder hacer frente a la creciente demanda de los dispositivos que nos rodean, por ejemplo, para jugar, reproducir vídeos en Streaming, realidad virtual… Todos ellos necesitan de una conexión óptima, con un gran ancho de banda y que no se sature por tener muchos dispositivos conectados al mismo tiempo. Estamos hablando de una velocidad cuatro veces mayor a la del Wi-Fi 6E.

 

Hasta 16 antenas MU-MIMO y OFDMA mejorado

Las 16 antenas MU-MIMO en comparación con las 8 que tiene el Wi-Fi 6 como máximo, pueden hacer que se duplique el rendimiento en algunos escenarios. También más antenas no sólo significa una mayor velocidad, si no que también vamos a tener una mejor penetración de la señal Wi-Fi. Así, al tener una señal con menos ruido en puntos próximos al router podríamos modular a 4096-QAM lo que se traduce en un aumento importante de la velocidad real. Debemos recordar que el estándar WiFi 6 permite hasta 1024QAM en todas las bandas de frecuencias.

Un OFDMA mejorado respecto al introducido en el WiFi 6 va a aumentar la eficiencia del espectro y reducir la latencia. De esta forma, se mejorará la experiencia y el soporte de los usuarios más exigentes. Esto lo va conseguir aumentando la flexibilidad de OFDMAS al permitir la asignación de unidades de recursos a una sola estación WiFi. Multi-Access Point Coordination en la que gracias a la coordinación entre puntos de acceso vecinos se consigue mejorar la utilización de recursos, el espectro, la confiabilidad, el rendimiento y la latencia. La coordinación puede incluir OFDMA, SR, TDMA, BF y procesamiento conjunto.

 

Multi-link Operation (MLO)

Con Multi-link operation MLO los dispositivos pueden transmitir y/o recibir a la vez a través de diferentes bandas de frecuencias y canales, con separación de planos de datos y control. De esta forma, gracias a los enlaces paralelos se incrementa el rendimiento del dispositivo, baja su latencia y además mejora su confiabilidad. También esos flujos de datos se pueden asignar a enlaces específicos según el programa o el dispositivo.

Esta característica MLO es también un cambio realmente importante respecto a los anteriores estándares, y es que ahora podremos utilizar varias bandas de frecuencias de forma simultánea, algo nunca visto hasta el momento en WiFi. De esta forma, un mismo cliente inalámbrico podría estar conectado a varias bandas de frecuencias WiFi y aumentar su velocidad real.

 

Comparativa estándar WiFi 7 y WiFi 6

Algunos se preguntarán si necesitamos estas velocidades que nos va proporcionar el Wi-Fi 7. La respuesta es sí, ya que cada vez demandamos un mayor ancho de banda para ver nuestros contenidos en streaming a una mayor resolución, y también tenemos más dispositivos conectados a la red inalámbrica. Además, es preciso mejorar la latencia y para diversas actividades como el gaming, que será muy apreciada para no sufrir LAG, además de las videollamadas o llamadas por VoIP.

En la siguiente tabla se puede ver la evolución que ha sufrido la red WiFi desde el estándar WiFi 4 hasta el último borrador de WiFi 7 que ya está disponible de forma oficial.

 

Gracias al Wi-Fi 6 podemos conseguir velocidades de datos de 9,6 Gbps, siempre que usemos un router con 8 antenas y utilizando un ancho de canal de 160MHz de ancho de canal. Actualmente la velocidad máxima de la banda de 5GHz es de 4,8Gbps porque no hay ningún router WiFi o punto de acceso que tenga más de 4 flujos espaciales.

Por otra parte, con WiFi 7, la velocidad máxima de datos es de 46 Gbps en un canal de 320 MHz en 6 GHz y un canal de 160 MHz en 5 GHz, con 4096-QAM y 16 flujos espaciales. La duplicación de los flujos espaciales y de los anchos de banda de los canales dan como resultado un aumento de 4.8 veces en rendimiento del WiFi 7 respecto al Wi-Fi 6. En cambio en la gráfica proporcionada por Intel que tenéis abajo se muestra cómo aumenta la velocidad de datos de Wi-Fi 7 gracias a una combinación de canales más amplios, más QAM y más flujos espaciales.

En el Wi-Fi 7 gracias a pasar a 4096-QAM se ha mejorado la velocidad de datos, sobre todo lo notaremos en lugares cercanos al punto de acceso WiFi o router. No obstante, el mayor rendimiento de esta futura generación de Wi-Fi, que ya está bastante cerca, viene de duplicar el tamaño del canal a 320MHz y aumentar el número de flujos espaciales.

 

¿Cuándo veremos el nuevo estándar WiFi 7?

La realidad es que este nuevo estándar 802.11be que va a introducir numerosas mejoras está más cerca de lo que parece. Aquí tenemos una línea del tiempo con las previsiones del WiFi 7. Se prevé que si todo sigue el plan establecido podríamos tener la normativa 802.11be aprobada para el año 2024, aunque este año 2023 ya saldrán los primeros modelos con este estándar.

A continuación, no mucho tiempo después los principales fabricantes lanzarán sus routers y otros equipamientos de red con la versión final del estándar Wi-Fi 7. Evidentemente, al principio como toda novedad, serán equipos muy caros pero con el paso del tiempo serán más asequibles para todo el mundo. Lo mismo pasó con el Wi-Fi 6, y ahora ya tenemos disponibles equipos de buena calidad en diferentes rangos de precio.

Podemos ver ya diferentes marcas que van lanzando proyectos y dispositivos que van a ser compatibles con el Wi-Fi 7. No obstante, todavía hay un largo recorrido por delante y tardaremos en ver que este estándar realmente está disponible para la mayoría. Habrá que ir saltando limitaciones como la incompatibilidad con routers y dispositivos que conectemos. Ahora bien, es un proceso que conforme avanza el tiempo se va acelerando y frecuentemente podemos ver novedades que van apareciendo, así como nuevos modelos de equipos que van a ser compatibles.

En resumen, el WiFi 7 nos va a traer velocidades de hasta 46 Gbps teóricos, un tamaño de canal de hasta 320 MHz y una menor latencia que agradecerán mucho los gamers. Está claro que el futuro del WiFi está más vivo que nunca, y con estas velocidades podremos superar fácilmente la red cableada habitual que es Gigabit.

¡Sé el primero en comentar!