Así te ayudan a ahorrar los sensores de iluminación para casa

Así te ayudan a ahorrar los sensores de iluminación para casa

Javier Jiménez

La domótica tiene muchos usos que podemos aplicar en nuestro día a día. Podemos tener un mayor control de los dispositivos conectados, optimizar los recursos disponibles, automatizar tareas… En este artículo nos vamos a centrar en explicar cómo funcionan los sensores de iluminación y de qué manera nos ayudan a ahorrar energía. El precio de la luz es una de las cuestiones que más nos preocupa y podemos hacer uso de tecnología de este tipo para intentar abaratar lo máximo posible esta cuestión.

Sensores de luminosidad y ahorro

¿Qué son los sensores de luminosidad? Básicamente son pequeños dispositivos que son capaces de detectar la luz en una habitación o lugar donde los coloquemos. Esto significa que van a saber si hay bombillas encendidas o apagadas, si están al máximo o no o incluso si entra luz solar por la ventana. Todo esto va a ayudarnos a gestionar mejor el encendido de luces en nuestra vivienda.

El objetivo principal en nuestro caso es poder ahorrar electricidad. Intentar que la factura disminuya va a ser importante y nos podemos ayudar en la domótica del hogar. En este caso se trata de utilizar los sensores de luminosidad, algo que podemos instalar en cualquier habitación o lugar de una vivienda y sin duda nos serán de mucha ayuda.

Adaptar la luminosidad

Lo primero es que los sensores de luminosidad inteligentes van a permitir adaptar la luz. Es decir, no siempre vamos a necesitar la misma luminosidad. No es lo mismo en las horas de luz solar, aunque esté nublado, que por la noche. Tampoco es igual cuando tenemos otras luces encendidas o cuando únicamente vamos a encender una para leer.

Estos sensores van a gestionar la potencia de las bombillas. Van a hacer que iluminen más o menos en función de nuestras necesidades. Tal vez no necesitemos que todas las bombillas estén al máximo y podamos ahorrar así energía. Es posible que en muchos casos simplemente con que iluminen algo ya es suficiente para lo que necesitamos.

Por tanto, el primer punto positivo de los sensores de luminosidad es poder adaptar la capacidad de las bombillas. Harán que iluminen más o menos en función de la situación. Si detecta que hay mucha luz solar, por ejemplo, podría disminuir la potencia para que no consuman tanto. Igual si programamos diferentes planes, como por ejemplo que a ciertas horas iluminen menos.

Precio de las bombillas inteligentes

Encender y apagar luces

Por supuesto, los sensores de luminosidad también van a permitir apagar y encender luces de forma automatizada. Van a poder detectar movimientos y encenderlas, así como apagarla cuando ya no haya nadie en esa habitación. El objetivo es ahorrar energía y no desperdiciarla, para que la factura de la luz disminuya.

Los sensores de iluminación también van a detectar cuándo hay luz solar y no es necesario que las bombillas estén encendidas. Si te olvidas alguna encendida, por ejemplo, las apagará automáticamente. Puedes configurarlos para que así sea y evitar tenerlas encendidas cuando realmente no es necesario.

En definitiva, como ves los sensores de iluminación o luminosidad son muy interesantes de cara a ahorrar en la factura de la luz. Vas a poder utilizarlos en tu vivienda para que controlen en todo momento cuándo encender o apagar una bombilla o cuándo bajar la luminosidad.

¡Sé el primero en comentar!