¿Tengo que abrir puertos para que la VPN funcione mejor?

Los servicios VPN son herramientas muy utilizadas por los usuarios para navegar por Internet. Ofrecen la posibilidad de cifrar la conexión y evitar así problemas cuando, por ejemplo, nos conectamos a una red pública que no sabemos si puede ser peligrosa. También nos permite ocultar la dirección IP y acceder a contenido que pueda estar restringido geográficamente. Ahora bien, a veces hay problemas con el funcionamiento y debemos tomar medidas. En este artículo hablamos de la necesidad de abrir puertos para la VPN.

¿Es necesario abrir puertos para usar la VPN?

En muchas ocasiones es imprescindible abrir determinados puertos para que algunas herramientas funcionen adecuadamente. Hablamos por ejemplo de aplicaciones de descargas, de juegos online o de otros programas que necesitan conexión. Sin esos puertos abiertos puede haber problemas de comunicación y no poder aprovechar al máximo los recursos o incluso que sea imposible usar un servicio.

Los routers generalmente traen la mayoría de puertos cerrados por seguridad. De esta forma no podrían ser utilizados por posibles piratas informáticos para acceder a la red. Únicamente tienen abiertos de serie algunos puertos necesarios para el funcionamiento básico. Sin embargo podemos necesitar abrir algunos para determinados programas, como hemos visto.

Las VPN en ocasiones no funcionan bien. Podemos notar que la velocidad no es la mejor, que hay cortes y que incluso no podemos acceder a determinados servicios. Esto no quiere decir que sea por tener los puertos cerrados, ya que generalmente dependerá del servidor al que nos conectemos y el tipo de servicio que estemos utilizando. No obstante podemos decir que en ocasiones sí va a ser necesario abrir los puertos.

Podéis ver un artículo donde explicamos qué tener en cuenta al instalar una VPN. Algunos aspectos básicos que vienen bien para lograr que funcionen lo mejor posible y no tener problemas.

VPN en el navegador frente a programa

Protocolos VPN

Hay que indicar que existen diferentes protocolos VPN. Son los que utiliza el servicio para poder conectarse y permitir que otros equipos se conecten a la red. Cada uno de estos protocolos utiliza un puerto distinto, que puede ser UDP o TCP. Cambiar la contraseña de la VPN es interesante por seguridad.

Uno de los más populares es el protocolo OpenVPN. En este caso el puerto que utiliza, y por tanto deberíamos tener abierto para maximizar el rendimiento, es el UDP 1194.

Otros protocolos populares son L2TP y IPSec/IKEv2.El primero utiliza el puerto TCP 1701, mientras que IPSec/IKEv2 utiliza los puertos UDP 500 y 1500.

Hay otros protocolos como Wireguard, que utiliza el puerto UDP 51820, SSTP, que utiliza el TCP 443 y el protocolo PPTP, que usa el puerto TCP 1723.

Como vemos, existen diferentes tipos de protocolos según la VPN que estemos utilizando, y además cada uno de estos protocolos usa un puerto diferente. Es interesante conocer cuál es el que utiliza para, llegado el momento, abrirlos. De esta forma podremos lograr un mejor funcionamiento de nuestra conexión cuando naveguemos a través de este tipo de servicios.

Podéis ver un tutorial donde explicamos cómo comprobar los puertos abiertos del router. Así sabremos en todo momento cuáles tenemos abiertos y poder cerrarlos en caso de necesidad o para mejorar la seguridad de la red.