Cuándo deberías desconectar tu VPN para no tener problemas

Tener una VPN es algo común y a la vez interesante en muchas circunstancias. Sin embargo, también podemos tener problemas para navegar por Internet en determinados momentos, como puede ser usar ciertas aplicaciones. Por ello, en este artículo vamos a hablar de cuándo deberías desconectar la VPN y no tener problemas para navegar por Internet y ver que la conexión deja de funcionar correctamente.

Situaciones en las que hay que apagar la VPN

Encender y apagar la VPN es tan sencillo como ir a la aplicación y darle a conectar o desconectar. Vamos a tardar apenas unos segundos y la diferencia entre navegar a través de este tipo de servicios o no puede ser importante. Si estás en una red pública que pueda ser peligrosa, por supuesto siempre debes tenerla encendida. Pero a veces puede que estés en un lugar seguro y sea mejor apagarla.

Ver vídeos en Streaming

Un ejemplo es a la hora de reproducir vídeos en Streaming. Si por ejemplo vas a ver YouTube, Netflix o cualquier plataforma similar y además los vídeos están en máxima calidad, tal vez lo mejor sea que apagues la VPN. Este tipo de servicios online van a necesitar de un buen ancho de banda y si la conexión no va bien, aparecen problemas.

Es un hecho que al navegar con una VPN la conexión va a ir peor. En el caso de los vídeos pueden empezar a cortarse y te verías obligado a tener que reproducirlos en una calidad inferior para que no haya este problema.

Descargar algún archivo

Otro ejemplo de cuándo conviene apagar la VPN para no tener problemas es al descargar un archivo de Internet. Siempre y cuando estés en una red fiable, si vas a bajar algún archivo pesado, como puede ser una distribución de Linux, es importante que la conexión funcione lo mejor posible y que no tarde demasiado.

Si desconectas la VPN vas a lograr una mejora en la velocidad de Internet y, por tanto, esos archivos se descargarán antes. Esto puede ser más necesario especialmente cuando uses aplicaciones para bajar mucho contenido y vaya a necesitar que la conexión funcione lo mejor posible para que no haya cortes.

Uso de VPN en el móvil o PC

Subir contenido a la nube

Algo similar ocurre cuando utilizas la nube para alojar contenido. Por ejemplo cuando vayas a crear una copia de seguridad del móvil, que puede subir de golpe muchos archivos, tal vez si estás conectado a una VPN ese proceso sea muy lento o incluso haya problemas y se corte antes de que finalice.

En este caso también podría ser necesario desconectar la VPN y de esta forma lograr que la velocidad sea mejor y reducir el riesgo de sufrir problemas. Puedes volver a conectarla cuando el proceso finalice.

Acceder a contenido de tu país

Un motivo más relacionado con posibles restricciones es cuando intentas acceder a contenido que solo esté disponible en tu país. Si te conectas a una VPN que utiliza servidores de otro lugar, esos servicios que solo funcionen en tu país podrían estar bloqueados y no tendrías acceso a ellos.

Por tanto, si te desconectas y utilizas la conexión de Internet directamente evitarías problemas. Podrías visitar páginas web o usar programas que puedan estar restringidos más allá del país en el que te encuentres.

En definitiva, estas son algunas causas por las que podría ser interesante que desconectes la VPN. Eso sí, siempre ten en cuenta que debes hacerlo si las condiciones son las adecuadas y no estás utilizando una red Wi-Fi pública, por ejemplo. Además, a veces la VPN puede ser insegura y conviene no usarla.

¡Sé el primero en comentar!