Por qué en verano tu router va a funcionar peor

Para tener una buena conexión de Internet, que sea veloz y funcione sin cortes, es imprescindible que el router funcione bien. Podemos decir que es una pieza clave para nuestras conexiones. Ahora bien, en determinados momentos puede funcionar peor e incluso llegar a dar fallos importantes. En este artículo vamos a explicar por qué en verano el router funciona peor y qué puedes hacer para solucionarlo.

El calor afecta al router

Como cualquier otro aparato electrónico, el router puede verse afectado por un sobrecalentamiento, por humedad o por el polvo. Sus componentes pueden verse dañados y llegar un momento en el que la vida útil disminuya, además de tener un rendimiento limitado, con ciertos problemas.

Las altas temperaturas pueden hacer que el router funcione peor. Es una realidad que el clima afecta a la velocidad del Wi-Fi y eso en verano lo podemos notar. Es cuando más calor hace y eso puede afectar a los componentes, que están diseñados para funcionar de forma óptima en un rango de temperatura.

Puede ocurrir que simplemente notes una pérdida de velocidad y de rendimiento. Incluso puede ser casi imperceptible. Pero también podría ocurrir que notes cortes continuos, que te quedes sin conexión de vez en cuando y tengas que apagar el aparato. Además, los componentes van a sufrir y eso hace que la vida útil se acorte.

En verano, en muchas ocasiones la temperatura interior de una vivienda puede pasar de 30 grados. Eso es un problema para los dispositivos electrónicos como es el router, especialmente cuando vas a utilizarlo para conectar muchos aparatos al mismo tiempo, tanto por cable como de forma inalámbrica.

Es, por tanto, una época del año en la que debemos cuidar la temperatura que hay en la ubicación del router, ya que de lo contrario podríamos tener problemas que afecten a la velocidad y rendimiento de la conexión.

El router va mal

Qué hacer para evitar problemas

Puedes intentar que el router no se vea tan afectado por las altas temperaturas si sigues una serie de consejos. El objetivo es disminuir la probabilidad de que en verano aparezcan fallos, pérdida de velocidad y cortes ocasionados por las altas temperaturas y que puedan acortar la vida útil del aparato.

Uno de los consejos es colocar el router lo más lejos posible de otros electrodomésticos y aparatos. Por ejemplo es un error ponerlo cerca de la televisión o encima de un reproductor de vídeo. Estos aparatos van a desprender más calor y eso va a hacer que se sobrecaliente más, con lo que ello conlleva.

También debes alejarlo de ventanas donde entre la luz del sol directamente. Eso haría que el aparato se sobrecaliente en exceso y sufran los componentes. Es importante que esté lo más lejos posible de estas fuentes de calor que pueden afectar especialmente en los meses de verano, cuando la temperatura es mayor.

Además, como opción alternativa siempre puedes utilizar algún tipo de refrigerador. Existen muchas opciones para poner debajo de un ordenador portátil, por ejemplo, y eso mismo puedes usar para el router en caso de necesidad y si ves que la temperatura en el interior de tu vivienda, en la zona donde tienes el router, es demasiado elevada en los meses de verano.

¡Sé el primero en comentar!